Hiram Peón: 9 de marzo, México se pone de pie
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hiram Peón: 9 de marzo, México se pone de pie

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hiram Peón: 9 de marzo, México se pone de pie

bulletNo es un día de asueto, es un día de lucha.

Opinión MTY REFLEJO INTERIOR HIRAM PEÓN
06/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Hiram Peón Lara.
Hiram Peón Lara.Fuente: Cortesía

Desde hace algunas semanas las mujeres de nuestro país han decidido tomar en sus manos la protección de su propia vida.

Han generado un movimiento que ha sido menospresiado por el gobierno del presidente Andres Manuel López Obrador y en opinión de muchos mexicanos esta podría ser la gota que derrame el vaso.

Las mujeres mexicanas son aproximadamente el 47 por ciento de la población y el 44 por ciento de la población económicamente activa, esto significan que son la mitad de los habitantes de nuestro país y casi la mitad de la fuerza productiva de México.

Cualquiera que piense que puede menospreciar la importancia de la mujer en el país, no solo es un conservador sino además un cretino.

Muchas cosas son necesarias cambiar, desde el lenguaje que utilizamos, hasta las bases de la educación que reciben los niños en las escuelas o la manera como se estructuran las creencias en el hogar.

Es necesario establecer políticas públicas diferenciadas y efectivas, se requieren cambios en la legislación y acciones judiciales preventivas. Por ejemplo, cuando el agredir sucede en casa, las denuncias suelen ser ignoradas o tomadas como un problema de pareja No lo es, es un asunto de violencia contra el débil que no se debe soslayar.

Esto muestra la urgencia, no porque una vida valga más que otra, sino que faltan mecanismos para abordar este problema.

Debemos pensar que el movimiento, que inicia con una marcha el día 8 de marzo y culmina con un paro nacional el día 9, es un movimiento en el que México se pone de pie y establece un ya no más.

El paro nacional busca demostrar que la presencia de la mujer en la sociedad es algo valioso y que la mujer no necesita que le den permiso de faltar al trabajo o de dejar de hacer lo que sea. Es un grito en la cara, de los retrógados y conservadores del gobierno y del resto de la población, que dice NO MÁS.

Ahora reproduzco un texto que me enviaron a nombre de las mujeres asesinadas en todo México, bajo las narices de las autoridades, mientras la autoridad mira hacia otro lado.

Las mujeres asesinadas no llegan al trabajo.

Las mujeres asesinadas no llegan a clases.

Las mujeres asesinadas no llegan a la escuela por sus hijas e hijos.

Las mujeres asesinadas no van a hacer sus compras o al súper.

Las mujeres asesinadas no van al cine.

Las mujeres asesinadas no salen por un café.

Las mujeres asesinadas no van a visitar a sus familias.

Las mujeres asesinadas no van a pasear.

Las mujeres asesinadas no contestan los correos ni publican en redes sociales.

Las mujeres asesinadas no salen a correr, al gimnasio ni a entrenar.

Las mujeres asesinadas no contestan llamadas.

Algunas mujeres asesinadas ni siquiera llegaron a un féretro. Están tiradas en un canal, en una barranca o a un lado de una carretera.

La principal manera de apoyar el movimiento radica en el paro de actividades porque las mujeres asesinadas YA NO ESTÁN y probablemente el día de mañana alguna más de nosotras tampoco.

No es un día de asueto, es un día de lucha.

No "nos están dando permiso".

Estamos conmemorando a quienes ya NO ESTÁN.

Termina el texto.

¡Hasta la próxima!

En memoria de Ma. Adriana Yan Chong, una luchadora incansable.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM

Opine usted: hirampeon@gmail.com

Twitter: @Hirampeon

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.