Hacienda le hace el trabajo “sucio” a AMLO y elimina el “subsidio” a las gasolinas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hacienda le hace el trabajo “sucio” a AMLO y elimina el “subsidio” a las gasolinas

COMPARTIR

···

Hacienda le hace el trabajo “sucio” a AMLO y elimina el “subsidio” a las gasolinas

Al inicio de este año, los precios del crudo rondaban los 60 dólares por barril y el tipo de cambio Fix que publica Banxico era de 19.66 pesos por dólar, lo que se asociaba a un precio bomba de la gasolina Magna.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco A. Pérez Valtier
28/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

Pues lo que parecía impensable, que la SHCP cobrara íntegramente el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) Federal a las gasolinas, de 4.59 pesos por litro para la gasolina Magna, la de mayor consumo en el país, ya ocurrió, pues se eliminó el “subsidio” a partir de esta semana.

Como sabemos, el mal llamado “subsidio” a las gasolinas consiste en una reducción a la Cuota del IEPS Federal, que se usa para “amortiguar” los incrementos (en pesos) de los precios internacionales de las gasolinas, los cuales aumentan con el precio del petróleo y con la devaluación de nuestra moneda.

Al inicio de este año, los precios del crudo rondaban los 60 dólares por barril y el tipo de cambio Fix que publica Banxico era de 19.66 pesos por dólar, lo que se asociaba a un precio bomba de la gasolina Magna, en Monterrey, de 16.80 pesos por litro, de los cuales el IEPS Federal era de 2.25 pesos por litro, y el “subsidio” era de 2.34 pesos por litro.

Como en los primeros meses del año el precio del crudo empezó a subir, pasando de 60 dólares a casi 73 dólares por barril, (22 por ciento) mientras que el tipo de cambio, tras una ligera apreciación, volvió a depreciarse, el “subsidio” fue creciendo y llegó a superar el 80 por ciento de la cuota efectiva del IEPS, dejándolo en niveles de un peso, ya que el “subsidio” rondaba los 3.50 pesos por litro.

No obstante este mayor “subsidio”, los precios de las gasolinas crecieron fuertemente durante el año, llegando la gasolina magna al umbral de los 20 pesos por litro, superando incluso el “gasolinazo” de dos pesos decretado al inicio de 2017, es decir, 3.20 pesos más que al inicio del año, que representa un “gasolinazo” SESENTA POR CIENTO superior al del año pasado, sin que la gente saliera a las calles a protestar.

Sin embargo, a partir de principios del mes de octubre, el precio del petróleo se cayó fuertemente, pasando, en el caso del West Texas Intermediate, que sirve de referencia para el precio de las gasolinas Texanas, de un máximo de 73.10 dólares por barril, a solo 51.10 dólares para principios de esta semana, precio incluso INFERIOR a los 60 dólares del inicio del año, evento que debió REDUCIR los precios de las gasolinas, incluso POR ABAJO de los registrados al inicio del año.

Si el precio del crudo a finales de noviembre es 15 por ciento INFERIOR al precio registrado en enero, y el precio del dólar es sólo seis por ciento SUPERIOR, el precio bomba de la gasolina, EN PESOS, debería ser MENOR a los 16.80 que costaba en enero, pero la SHCP y PEMEX, en lugar de administrar el precio de las gasolinas a la BAJA, han incrementado el precio de la molécula y el IEPS efectivo, ELIMINANDO totalmente el “subsidio”, evitando que los precios de las gasolinas regresaran a sus niveles iniciales.

Esta “puñalada” a la economía popular, obviamente opera a favor del nuevo gobierno, ya que ellos han prometido que ya no habrá más “gasolinazos” y que el precio sólo subirá con la inflación, promesa complicada y casi imposible de cumplir, ya que para esto se requiere decretar un control de precios, toda vez que ya se “liberó” la importación y el precio de las gasolinas.

Si un importador no puede aumentar el precio de las gasolinas por arriba de la inflación, (no obstante aumente el precio del petróleo o se devalúe el peso) se le tiene que “compensar” por esta merma, y para tal efecto, ya se “cargó” la pistola fiscal con 4.59 pesos de IEPS, para proporcionarle al gobierno un margen de unos 238 mmp para subsidiar al importador de gasolina, y que “aguante” por un tiempo el mismo precio real, aunque a expensas de un mayor déficit público.

La gente de Hacienda prefirió, en lugar de revertir el “GASOLINAZO 2018”, quedar bien con AMLO obsequiándole cuota LLENA de IEPS, llevando los impuestos a las gasolinas a un brutal 40 por ciento del Precio Bomba (7.80 pesos por litro) cuando en EUA son de solo dos pesos por litro.

Qué bueno que el petróleo es de la “Nación”.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio de Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.