Guillermo Godínez Palma: Acuerdos para convivir
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guillermo Godínez Palma: Acuerdos para convivir

COMPARTIR

···
menu-trigger

Guillermo Godínez Palma: Acuerdos para convivir

bulletEsta nueva modalidad que se está viviendo en Monterrey es hacer Convenios de Convivencia para establecer las reglas y derechos que tiene cada una de las personas que cohabitan dicho espacio juntos.

Opinión MTY
17/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Guillermo Godínez
Guillermo GodínezFuente: Cortesía

Está empezando en nuestra ciudad el concepto o necesidad de vivir en departamentos con personas que compartes la renta, mejor conocido el término como roomies.

Esta forma de cohabitar en un inmueble habitacional se da en las grandes ciudades por la necesidad de vivir en un lugar bien ubicado, amplio y por consiguiente la renta resulta incosteable para un sólo bolsillo.

El vivir dentro de un departamento con otras personas que no son tu familia consanguínea significa hacer todas las actividades propias de un hogar como cocinar juntos, hacer la limpieza del mismo y compartir espacios comunes como el refrigerador y respetar lo que no es tuyo.

Cada quien tiene sus horarios, gustos y formas de hacer las cosas y en ocasiones si no hay un acuerdo de convivencia al principio pueden existir graves problemas de convivencia, que pueden terminar en historias de terror.

La modalidad que se está viviendo ahora en Monterrey es hacer Convenios de Convivencia para establecer las reglas y derechos que tiene cada una de las personas que cohabitan dicho espacio juntos.

En estos convenios se establecen las tareas de limpieza, o reglas en cuanto al sonido y fiestas.

También se establecen sanciones a quien no cumpla con lo convenido, siempre y cuando no sean castigos que vayan en contra de los derechos humanos de una persona como quitarle el agua o no usar el baño.

Lo más recomendable es que el acuerdo de convivencia se haga con el asesoramiento de una abogado civilista o asesores de una notaría.

Sí alguno de los roomies no quiere firmar el acuerdo, pues ya vas viendo cómo va a ser la futura convivencia con dicha persona.

Me comentaba una amiga directora de ventas de una desarrolladora habitacional que las historias de problemas entre vecinos o gente que viven juntos en un inmueble surgen a cualquier nivel socio económico y son igual de fuertes y de inverosímiles.

La verdad es que vemos y conocemos gente en nuestros trabajos, en cursos o como amigos y les conocemos la parte bonita o la “mejor cara” que le quieren dar a la sociedad, pero realmente no los conocemos de “carita lavada”, es decir cómo cocinan, cómo dejan el baño, hasta cómo hacen la limpieza o qué les gusta escuchar de música o ver en la televisión.

Bien dice el refrán “vive con Inés un mes y verás quién es”. Considero que falta mucho en esta ciudad que va iniciando el concepto de vivir diferentes personas que no se conocían antes bajo un mismo techo.

Para que esto funcione Yo pienso que se deben considerar básicamente los principios de educación, ética y moral que hacen que no abusemos, violentemos o brinquemos líneas muy delgadas del respeto a los demás.

Si no sabemos mucho de esto porque no nos lo enseñaron antes o lo desconocemos podemos recurrir a especialistas del tema que ya hay en la ciudad para que nos asesoren.

Así como nos gusta vestir bonito y perfumarnos o traer un buen “body” para mostrarnos “cool”, hazlo en la convivencia con la gente que duerme o habita en el mismo inmueble que tu lo haces y sé “cool” en este mismo aspecto de tu vida, que habla mucho mas de ti que los conceptos efímeros antes mencionados.

¡Nos vemos hasta la próxima!

El autor cuenta con más de 25 años de experiencia en el ramo de los bienes raíces en materia de comunicación, campañas y lanzamiento de proyectos inmobiliarios. Desde 1995, es miembro de la National Asociation Real Estate Editors (NAREE).

Opine usted: guillermogodinez9@hotmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.