Guillermo Godínez: Mira…mira ¿otra de Grupo Mira? la adhesión es básica
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guillermo Godínez: Mira…mira ¿otra de Grupo Mira? la adhesión es básica

COMPARTIR

···
menu-trigger

Guillermo Godínez: Mira…mira ¿otra de Grupo Mira? la adhesión es básica

bulletRecomiendan expertos conocer detalles de contratos y otros muy importantes antes de adquirir un departamento.

Opinión MTY CON-CIENCIA INMOBILIARIA Guillermo Godínez Palma
20/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Guillermo Godínez
Guillermo GodínezFuente: Cortesía

Ya hemos platicado en varias ocasiones sobre la gran oportunidad que existe en la ciudad de adquirir un patrimonio familiar, ya sea una casa particular o un departamento. Estos últimos se han vuelto un gran éxito, porque le permiten a la gente poder vivir en sectores muy bien ubicados principalmente en el primer cuadro de Monterrey.

Es tanto el éxito que además de las constructoras con amplia experiencia y dominio del tema hay nuevos inversionistas que empiezan a desarrollar sin conocimientos o sin seguir los tiempos y permisos que debe tener un desarrollo inmobiliario.

Uno de estos permisos que deben conseguir es el contrato de adhesión por parte de las autoridades, que en este caso es la PROFECO, y no me refiero al permiso de ventas que otorga el municipio, ya que esa es otra historia.

Los mexicanos realizamos dos o tres compras de casas en nuestra vida, por lo que no somos expertos en el tema y en muchas ocasiones, pues el asesor inmobiliario con tal de venderte te dirá que sí a todo y luego vas descubriendo las sorpresas, no gratas, ya cuando estás habitando el inmueble.

Empezaré por explicarte qué es un contrato de adhesión: (dos puntos).

En las relaciones de consumo, existen contratos llamados “contratos de adhesión”, en los cuales los proveedores establecen los términos y condiciones para la adquisición de un bien o servicio, así como sus garantías hacia los compradores (en este caso ese serías tu). Estos contratos están regulados por la Ley Federal de Protección al Consumidor y es la PROFECO la que los evalúa y se asegura de que los derechos de los consumidores estén protegidos. Básicamente se trata de cuidar que los proveedores no se pasen de la raya y abusen de los consumidores u ofrezcan garantías o responsabilidades por parte de ellos casi nulas o “inservibles”.

Existen giros comerciales y servicios que requieren el registro obligatorio de los contratos de adhesión, y uno de ellos es, precisamente la compra-venta de bienes inmuebles destinados a casa habitación.

Es muy importante señalar que su contrato de compra-venta no es el “contrato de adhesión”. Debe de haber un número de registro otorgado por la PROFECO y si no viene es muy posible que sus derechos básicos como consumidor vayan a ser vulnerados.

Voy ahora con la parte “densa”, pero que es muy importante. El artículo 73 de la Ley Federal de Protección al Consumidor establece todo lo que en actos relacionados con inmuebles el proveedor debe poner a disposición del consumidor, por ejemplo: (dos puntos) servicios básicos con que cuenta, proyecto ejecutivo de construcción completo, planos estructurales, arquitectónicos y de instalaciones y el contrato de adhesión.

De igual forma, la Ley prevé que en el mismo contrato de adhesión debe señalarse que el inmueble cuenta con la infraestructura para el adecuado funcionamiento de sus servicios básicos (el agua) y que las garantías obligatorias deberán ser de cinco años para cuestiones estructurales, tres para impermeabilización y un año para todo lo demás y no menos de ese tiempo según sean los rubros.

Por ejemplo, hay una desarrolladora que de plano sí se paso de “tueste” y me refiero a los de Grupo Mira que en el proyecto de condominios en Cancún Marina Condos ofrecen una garantía de un día a la entrega del inmueble en ventanas (cristales, marcos, manijas), canceles de baño, espejos, puertas, marcos, cerraduras, carpintería, sanitarios, salidas de TV, muros, plafones, tarjas, grifería y muchos otros artículos.

O sea que ese día usa tu depa y encuéntrale los detalles! Jajaja qué risa con los de Mira.

El artículo 73 también considera que cuando se haya hecho valer la garantía y no obstante a ello, persistan los defectos, el proveedor deberá volver a realizar las reparaciones necesarias y otorgar al consumidor una bonificación de un 20 por ciento del precio del bien comprado en caso de defectos o fallas graves siendo éstos aquellos que afecten la estructura o las instalaciones del inmueble y que comprometan la seguridad del inmueble, así como aquellos que impidan al consumidor el uso, goce y disfrute de la casa habitación.

La Ley también prevé que si luego de que se ejerza la garantía, y se otorgue la bonificación, el proveedor no cumple con la reparación, el consumidor podrá solicitar la sustitución del bien inmueble o solicitar la rescisión del contrato—en este caso, el proveedor debe reintegrar el monto pagado y los intereses que correspondan de acuerdo a lo previsto en la propia Ley.

Después de toda esta explicación Yo te recomendaría que sí estás por comprar tu patrimonio familiar le solicites al desarrollador una copia del contrato de adhesión que hizo ante la PROFECO y que lo verifiques con dicha autoridad para ver si es cierto.

Y no te vaya a pasar lo que les ocurrió a los inversionistas que compraron en Marina Condos y Canal Homes, en Cancún que descubrieron que no existe tal contrato ante la PROFECO y pues ahora andan desesperados buscando garantías, sin tener ninguna necesidad de ello.

Los de Grupo Mira son los mismos que hicieron Nuevo Sur aquí en Monterrey, en donde por cierto la gente se queja de que las escaleras eléctricas, por lo regular están descompuestas, siempre fallan, que el elevador es muy pequeño y que las escaleras fijas se parecen a las de la película El Exorcista, donde murió desnucado un cura, uy que miedo y eso que para el día de brujas faltan todavía 10 largos meses.

Nos vemos ¡Hasta la próxima!

El autor cuenta con más de 25 años de experiencia en el ramo de los bienes raíces en materia de comunicación, campañas y lanzamiento de proyectos inmobiliarios. Desde 1995, es miembro de la National Asociation Real Estate Editors (NAREE).

Opine usted: guillermogodinez9@hotmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.