Monterrey

Gobierno Corporativo su implementación

Las etapas van desde la familiar con su Consejo Consultivo, a otra etapa de institucionalización con su Consejo de administración y sus Comités, a finalmente un Modelo óptimo de donde aplicaron las recomendaciones del Consejo Coordinador Empresarial (en adelante CCE).

(Parte I)

Amables lectores. En el presente artículo hablaremos sobre una de las etapas de maduración que transita la administración y operación de las empresas en su Gobierno Corporativo (en adelante GC). Las etapas van desde la familiar con su Consejo Consultivo, a otra etapa de institucionalización con su Consejo de administración y sus Comités, a finalmente un Modelo óptimo de donde aplicaron las recomendaciones del Consejo Coordinador Empresarial (en adelante CCE).

Primeramente, nos enfocaremos en la etapa familiar donde revisaremos algunos elementos prácticos a implementar y también, se mencionarán recomendaciones para que durante esa etapa los dueños lleven a buen término esta evolución y se sientan satisfechos con el desempeño de su empresa. Las mismas han sido recopiladas de diversos expertos en la materia (autores, profesionistas, documentos, etc.) así como experiencias propias del autor.

En la etapa familiar, la administración y operación se lleva a cabo por miembros de una familia (usualmente la primera y segunda generación tanto directos como miembros políticos), los cuáles concentran generalmente el control de las actividades de la empresa y toman las decisiones de la operación con base en sus criterios y experiencias personales. En algunas ocasiones se reúnen y toman decisiones en grupo y en otras en forma unilateral.

Para implantar un GC cuya evolución llegue a ser el modelo que CCE recomienda se sugerimos varias acciones, entre ellas: invitar a consejeros independientes (en adelante CI) que tengan experiencia en la industria en donde esta la empresa (e.g. si es una granja avícola entonces experiencia en la industria avícola, si es una fábrica de tornillos, entonces experiencia en la industria metal – mecánica) la ventaja que se logra así es tener un comentario o un consejo de los CI fundamentado en su experiencia y sus logros empresariales. Otra recomendación, es revisar el tablero de ejecutivos claves (en adelante EC) de la empresa y hacer dos acciones, una es definir los candidatos internos que pudieran reemplazar a los EC y que plan de actividades se le definirían basado en sus fortalezas y debilidades que tengan; otra acción, es definir los perfiles de puestos superiores con sus habilidades operativas, administrativas y empresariales que deben de ir cumpliendo para seguir creciendo a los EC en la empresa.

Otra recomendación, sería revisar la salud financiera y operativa de la empresa ya que si estaremos invitando a CI y creciendo al EC, entonces debemos de ajustar cada rubro de los Estados Financieros para que reflejen la estrategia familiar que se haya planteado. Esto se logra haciendo una labor de análisis de cada rubro, optimizando sus reglas contables de valuación, registro y presentación de acuerdo a la norma de información financiera a la que esta sujeta.

Cabe hacer mención que a través de los años en el despacho Elizondo Cantú se ha llevado a cabo diversos acompañamientos en el proceso de maduración de las empresas y así se ha logrado establecer un Gobierno Corporativo que apoye su crecimiento estratégico y prepare sus cimientos para una siguiente etapa.

Este tema lo continuáremos en una siguiente entrega.

El autor es Contador Público Corporativo con Maestría en Auditoría y Finanzas y Socio del Despacho Elizondo Cantú, S.C.

Opine usted: notrae@email.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.