Fraudes inmobiliarios, a la orden del día
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fraudes inmobiliarios, a la orden del día

COMPARTIR

···
menu-trigger

Fraudes inmobiliarios, a la orden del día

bulletLos métodos y las formas cada día se han vuelto más sofisticados y perfeccionados.

Opinión MTY CON-CIENCIA INMOBILIARIA Guillermo Godinez Palma
11/03/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Guillermo Godínez
Guillermo GodínezFuente: Cortesía

Hace unos días la gente de Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), que preside Daniel Cebrián Ramírez, presentó la conferencia Fraude Inmobiliario, un tema que está siendo cada vez más reiterativo en la Ciudad y que está afectando a muchos regiomontanos en diferentes formas, pero al final del día es con un bien inmueble.

Los fraudes inmobiliarios pueden darse por enajenar, vender, hipotecar, empeñar o facilitar en garantía una propiedad que no es suya y que fue utilizada para engañar a terceros.

Los métodos y las formas cada día se han vuelto más sofisticados y perfeccionados.

Les comento que en el caso de la falsificación de documentos, como poderes y escrituras, representa un 60 por ciento del recurso a través del cual hacen sus triquiñuelas estas personas, haciendo fraudes inmobiliarios de toda índole.

Aunque la suplantación de identidades representa un 30 por ciento hoy en día, aquí en la Ciudad.

Pero la forma más ordinaria y que están sufriendo en estos momentos varios regiomontanos, y que también les han metido unos “golazos” a los departamentos hipotecarios de varios Bancos, pero que se han quedado callados para no quedar en evidencia, es en la hipoteca y venta de inmuebles a terceros.

El modus operandi es que llega una familia o posible arrendatario y rentan una casa. Obvio presentan sus identificaciones y un aval, y todo es falso. Con el paso del tiempo abandonan la propiedad, obviamente dejando los recibos de los servicios principales sin pagar, para que posteriormente el propietario legítimo se entere que su casa fue vendida a terceras personas que ya habitan su inmueble o que fue dado en garantía para una hipoteca o préstamo personal.

Estas personas que rentan el inmueble se hacen pasar como los propietarios y la ofrecen a la venta o lo hipotecan, ya que con identificaciones falsas muestran ante las autoridades que tienen los mismos nombres del propietario que viene en la escritura.

Es importante señalar, que en base a la conferencia que hubo, hay falsificación de escrituras, poderes, identidades, avales y en muchos casos con papelería oficial o que pasaron ante un Notario Público.

Hay personas que se dedican a hacer escrituras falsas y ya han sido detectadas en el Registro Público de la Propiedad, porque resulta que tienen muchas propiedades a su nombre. Y con ellas las venden y revenden, empeñan y dan en garantía.

Las escrituras privadas, promesas de compra-venta y todos esos compromisos no son nada recomendables para hacer operaciones inmobiliarias.

Bueno la situación está así y ustedes se preguntarán: ¿Qué puedo hacer?

Afortunadamente ya existen en la ciudad despachos jurídicos con abogados especializados en operaciones inmobiliarias que usted los contrata para que investiguen a fondo a las personas con las que va a realizar una operación inmobiliaria como rentarles su bien inmueble. Están los de Garantía Jurídica, que preside Marco Hinojosa y que trabajan a la par con la gente de AMPI y representan una tranquilidad al momento de que renta una propiedad.

Realmente no sé cómo cobran estas empresas, pero bien puede ser material para la próxima editorial. Nos vemos. ¡Hasta la próxima!

El autor tiene más de 25 años de experiencia en comunicación, campañas y lanzamiento de proyectos inmobiliarios. Desde 1995, es miembro de la National Associaton Real Estate Editors (NARRE).

Opine usted: guillermogodinez9@hotmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.