Fragilidad emocional del conductor regiomontano
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fragilidad emocional del conductor regiomontano

COMPARTIR

···

Fragilidad emocional del conductor regiomontano

Lo que está pasando entre automovilistas en las calles del área metropolitana es alarmante.

Opinión MTY ASUNTOS PÚBLICOS S.a. Enrique Silva Téllez
15/08/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Enrique Silva Téllez
Enrique Silva TéllezFuente: Cortesía

Hace unos días, conduciendo en la ciudad, temprano por la mañana, a las 7 para ser preciso, tuve un incidente vial que quiero compartir.

Me dirigía hacia una reunión de trabajo un miércoles en la avenida Garza Sada, en Monterrey, y un auto que venía a mi lado derecho comenzó a cerrárseme. Mi reacción inmediata fue tocar el claxon. Lo hice de manera breve a manera de que el conductor notara mi presencia en el carril de su izquierda. Sin embargo, continuó acercándose al punto que casi se tocan los carros por los costados. Al ver la inminencia del golpe le toqué repetidas veces, como gritándole que se diera cuenta.

Acto seguido, el conductor corrigió brevemente el rumbo y evitó el golpe; hecho lo anterior bajó su ventana (tenía vidrios polarizados, de esos que están prohibidos) y me dirigió una mirada amenazante a lo cual no hice caso. La mañana empezaba y pensé que fue un incidente menor sin importancia.

Continuamos la marcha en medio del tráfico y de alguna manera unos minutos después (sin yo darme cuenta), el mismo carro del incidente se colocó delante de mí y comenzó a detenerse hasta llegar un punto en que casi nos detenemos totalmente. No entendí qué ocurría hasta que el mismo conductor de la mirada amenazante sacaba la mano por la ventana manoteando y escuché que gritaba algo. Como pude, giré a la derecha y me retiré para evadirlo. Él se quedó ahí parado gritando insultos y manoteando.

El conductor de ese carro de reciente modelo (un joven en sus veintes) se tomó el tiempo para enojarse, adelantarse y tratar de detenerme, supongo que para que yo me bajara y comenzáramos una pelea o discusión tan irracional como absurda.

¿Qué podría estar pasando por la cabeza de ese joven a las 7 de la mañana para enfocarse en convocar a un pleito callejero por algo que no tiene sentido? Comenté el incidente con algunos colegas y amigos y me sorprendió saber que todos han vivido situaciones similares en los últimos meses.

¿Será un asunto de salud emocional de algunos conductores? ¿Será que la frustración, el enojo o cualquier emoción reprimida está encontrando escape en las calles de la ciudad?

Según datos publicados recientemente, nuestro estado ocupa el primer lugar en accidentes viales. Me pregunto cuántos fueron provocados por individuos violentos o qué tanto es por descortesía, falta de conocimiento de las reglas de tránsito o por el uso de drogas o alcohol.

Lo que está pasando entre conductores en las calles del área metropolitana es alarmante. ¿Qué controles hay para otorgar las licencias de manejo?, ¿qué tantos conductores tienen licencia? ¿de qué manera se asegura el gobierno que quienes tenemos licencia de conducir estamos aptos para hacerlo? No lo sé y pienso que ni ellos mismos lo saben.

Todos hemos sentido desesperación, coraje y quizá hasta ira por algo que ocurre en el tráfico, sin embargo, estar dispuestos a la violencia irracional es síntoma de algo que pensaría que es muy grave.

¿Será bueno que a quienes tenemos licencia para manejar nos hagan pruebas de salud emocional? En esta ciudad ya no es opción compartir la calle de manera cordial y con sentido comunitario. Si a usted le toca toparse con alguien como el joven del incidente que narro, lo mejor es que tome aire, use su paciencia y sabiduría y evite un incidente mayor.

El autor es Director de Focus Consulting Group y Presidente del Consejo de Ellas. ABP. Es analista de Asuntos Públicos y Opinión Pública, propietario de Vinos de Baja California y socio en EMC.

Opine usted: enriquesilva@focuscg.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.