Factor humano: pieza clave en la gestion de riesgos de la cadena de suministros
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Factor humano: pieza clave en la gestion de riesgos de la cadena de suministros

COMPARTIR

···

Factor humano: pieza clave en la gestion de riesgos de la cadena de suministros

Las disrupciones en las Cadenas de Suministro en cualquier lugar del mundo cada vez son más frecuentes y sus impactos cada vez más catastróficos, por lo que se precisa de una adecuada y efectiva gestión de riesgos a todos los niveles.

Opinión MTY espacio IMMex Jose Vidaña
28/09/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Jose VidañaFuente: Cortesía

Como asesor de INDEX Nuevo León les comento que afrontar riesgos en el entorno actual ya no es solo una labor de las grandes organizaciones financieras, de los gobiernos de países desarrollados o de las aseguradoras internacionales. Las disrupciones en las Cadenas de Suministro en cualquier lugar del mundo cada vez son más frecuentes y sus impactos cada vez más catastróficos, por lo que se precisa de una adecuada y efectiva gestión de riesgos a todos los niveles.

Pero no se puede pensar en una gestión de riesgos efectiva si no se contempla como piedra angular de la misma el factor humano, considerado el recurso más valioso y sin duda alguna el elemento clave y más importante de las organizaciones. No obstante, el factor humano es también el elemento menos analizado, el menos entendido y atendido cuando de ejecutar acciones y contramedidas se trata, pues en la mayoría de los casos se entiende que de entrada las cuestiones en relación con el mismo se tienen cubiertas en los procesos y las funciones de una empresa.

Dada la naturaleza de los negocios en la actualidad, donde los objetivos para competir en un mercado tan competido son claros y definidos para lograr la subsistencia con éxito, éstos forzosamente deben de ir apalancado del conocimiento y compromiso de las personas que forman parte de las cadenas de suministro. Esto ha enfocado los esfuerzos de este capital humano en lograr (cueste lo que cueste al final para eso fue empleado) ser más rentables, más efectivos en la venta, más eficientes en costos, flexibilidad, entregas, calidad y servicio al cliente. Hacerlo todo bien y a la primera, sin errores, con la mejor calidad, siendo efectivos y confiables, y al final dar los resultados esperados, pues en buena medida el personal está capacitado y cuenta con las herramientas para hacerlo.

En el entorno actual, las empresas y organizaciones se enfrentan día a día a la constante gestión de riesgos internos y externos de índole operativa y estratégica; la mayoría de las veces las organizaciones se olvidan de gestionar (por desconocimiento o falta de visión) riesgos de manera integral, pues dejan de lado los factores de índole político, social, tecnológico, legal y ambiental, y que sin duda alguna en los últimos años han afectado con mayor intensidad el desempeño de sus cadenas de suministro.

La realidad es contundente y en algunos casos particulares alarmante. Evidencia de lo anterior es el Informe de Riesgos Globales 2018, 13.ª, emitido por el Foro Económico Mundial, donde riesgos relacionados con el medio ambiente, la tecnología y la sociedad; han aumentado en los últimos cinco años en impacto y probabilidad y están afectando a las organizaciones y personas de todo el orbe.

Dada su relación más directa con el factor humano en su sentido más general, el entorno social merece un análisis más detallado. En la parte social llama poderosamente la atención una evidente falta de liderazgo efectivo y la constante y creciente pérdida de confianza y credibilidad en las instituciones (su efecto se presenta en todo tipo de organizaciones en diferentes niveles de las cadenas de suministro), lo que en nuestro entorno organizacional se traduce en múltiples problemas: falta de capacitación, falta de compromiso con la organización, falta de comunicación efectiva, ausentismo y falta de motivación para realizar roles y actividades clave.

Cabe señalar que este tipo de problemas y riesgos afectan directamente los procesos y proyectos de los negocios de las empresas IMMEX y en muchísimos casos están siendo los motivos principales de pérdida de productividad, de clientes clave y en algunos casos hasta de pérdida de negocios importantes cuyo principal valor es apalancarse precisamente de las cualidades de las personas.

¿Vale entonces la pena la pena gestionar riesgos poniendo como base las necesidades del factor humano?

El objetivo es claro: necesitamos gente contenta, capacitada, proactiva, comprometida y con excelentes habilidades de liderazgo. También cadenas de suministro con seres humanos consciente de su realidad y con capacidad para resolver problemas por muy complicado que sea su entorno.

El autor es Master en Logística, Analista de Riesgos y Asesor de INDEX N.L.

Opine usted: servicios@indexnuevoleon.org.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.