¿En los despidos fracasan los directivos o los empleados?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿En los despidos fracasan los directivos o los empleados?

COMPARTIR

···

¿En los despidos fracasan los directivos o los empleados?

Las emociones son muy fuertes, pero no solo son fuertes, también le ciegan, le cambian la realidad y le provocan a hacer lo contrario a lo que el razonamiento pide.

Opinión MTY REFLEJO INTERIOR Hiram Peón Lara
04/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Hiram Peón Lara.
Hiram Peón Lara.Fuente: Cortesía

Hablar de los Recursos Humanos (RH), del comportamiento en el interior de las empresas, de que estos entes son las personas, de la desmotivación ante la soberbia, del trato inhumano de los directivos, en fin, de todos estos temas ya se ha comentado hasta el cansancio, no solo en los medios sino a nivel global, si no me cree y quiere saber más consulte TED. Porque sabe algo ¿Sabe que ha pasado en Monterrey después de hablar sobre estos temas? La respuesta es: NADA.

Hasta se ha hecho mofa de como los señores de RH se contrataban unos a otros para dar cursos y ganar más dinero. Lo siguen haciendo, solo que ahora son coaches.

¿Tendrá esto algo que ver con el manejo de las emociones? Tampoco es nuevo. La Inteligencia Emocional (IE), la disciplina que destacó el Sicólogo Daniel Goleman, todos los señores de RH la conocen y además han asistido a miles de cursos y diplomados, o sea han dilapidado millones de pesos de las empresas para prepararse y ¿Sabe que ha resultado? NADA.

Esta semana tuve la fortuna de ser invitado a un desayuno donde se hablaba de las finanzas personales. Todos los asistentes eran personas interesadas en el capital. EN SU CAPITAL.

Me resultó muy aleccionador, porque estas personas no tenían interés en arriesgar su dinero en un emprendimiento, no, para nada.

Estas personas estaban ahí para asegurarse de NO PERDER Y GANAR MUCHO.

Los expertos ahí presentes fueron muy claros en explicar que existen modelos econométricos y algorítmos que ofrecen los puntos más importantes para optimizar la pérdida y la ganancia. O sea para saber cuándo seguir, cuando poner más dinero y cuando salirse ¿Y sabe usted porque se crearon todos estos modelos matemáticos? Por una simple razón: POR LAS EMOCIONES.

El miedo a perder y querer salirse para no perder más. O por la euforia de estar ganando y querer tener todo ese dinero en la mano, como si se los fueran a arrebatar de una manera mágica.

Las emociones son muy fuertes, pero no solo son fuertes, también le ciegan, le cambian la realidad y le provocan a hacer lo contrario a lo que el razonamiento pide.

Un ejemplo, claro que sí. Ahí tiene a todos los directivos de RH que asumen la petición del jefe sin protestar y cortar decenas, cientos y miles de empleos, solo porque los de finanzas dicen que así se haga. Tienen miedo a contestarle al dueño de la empresa. Y los de las finanzas, bueno ellos también tienen miedo de equivocarse y saben que ya se equivocaron pero buscan cubrir su error con recomendaciones muy sesudas. Recomendaciones que solo sirven para proteger su puesto y su salario. Recuerdo en 2008 el caso de las coberturas manejadas de manera equivocada en Gruma, Autlán, Grupo Posadas, Grupo Industrial Saltillo, Vitro, Alfa, Cemex y Comercial Mexicana.

¿Quién se equivocó? ¿Quién pago la cuenta? El que pagó fue el personal, los despidos fueron masivos, el resultado fue el cierre de empresas. Y ¿Quién no hizo su chamba? Usted saque sus conclusiones.

Pero mire, lo que tenemos que aprender en las empresas es a escuchar lo que pasa al nivel de los empleados ¿Sabe usted cuánta gente estaría dispuesta a irse de su empresa si pudiera? ¿Sabe usted cuánta gente opina que estaría dispuesta a hacer más trabajo o buscaría una promoción y prepararse mejor, si tan siquiera se reconociera su trabajo?

Pero a quién le toca ese trabajo. Sí, a esos señores de RH y ¿Por qué no lo hacen? Pues por sus emociones. Porque tienen miedo. Tienen miedo de fracasar, de contradecir, de equivocarse. Porque no confían en ellos mismos.

Esto tiene remedio y más vale que lo tomen en serio. Los cambios en las leyes laborales y la nueva definición del Wellness obligará a las empresas a hacer cambios ¿Sabe usted a quiénes les preguntarán en las empresas? Si, a los señores de RH. Si usted es dueño de una empresa o tiene un puesto directivo, revise sus emociones y busque o apóyese en quienes realmente saben lo que está pasando, que tal vez en este momento no necesariamente son los de RH. Buena suerte.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM.

Opine usted: hirampeon@gmail.com

Twitter: @Hirampeon

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.