Empresa Familiar: ¿Convivencia o Desafío Generacional?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Empresa Familiar: ¿Convivencia o Desafío Generacional?

COMPARTIR

···

Empresa Familiar: ¿Convivencia o Desafío Generacional?

Gracias a los avances médicos, hoy vivimos más y mejor. En consecuencia, la carrera laboral (tiempo en activo) de las generaciones al mando se ha extendido.

Opinión MTY empresas familiares Rosa Nelly Trevinyo-Rodríguez
03/04/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Dra. Rosa Nelly Trevinyo Rodríguez.
Dra. Rosa Nelly Trevinyo Rodríguez.Fuente: Cortesía

Hoy en día, la empresa familiar está cambiando; se está adaptando. Y esto está ocurriendo a una mayor velocidad. Cada vez son más los negocios en que podemos encontrar varias generaciones trabajando y tomando decisiones juntas. ¿Ventaja competitiva o reto? Todo depende… Y es que, en definitiva, durante la última década, en la empresa familiar hemos pasado de la sucesión, a la convivencia.

Así, mientras la sucesión implica un momento en el tiempo de transición completa (una decisión), la convivencia requiere un trabajo más arduo y continuo; entraña vivir, trabajar y tomar decisiones a lo largo del tiempo en compañía de otros—o mejor dicho, conjuntamente con los otros. Justamente por esto, es que el período de convivencia generacional requiere intensos esfuerzos por parte de todos los que conviven.

Ciertamente, existen ciertas dimensiones particulares que pueden ayudar o complicar la convivencia. ¿Cuáles?

1.- La Duración de la Interacción.

Gracias a los avances médicos, hoy vivimos más y mejor. En consecuencia, la carrera laboral (tiempo en activo) de las generaciones al mando se ha extendido.

Hoy, los Pre-Boomers (74-99 años) y los Baby Boomers (57-73 años) conviven en el trabajo, el gobierno y, a veces, la propiedad con la Generación X (39-56 años) y los millennials—también llamados generación Y (19-38 años). Claro está que esta convivencia es atrayente y compleja al mismo tiempo. Y es que, para bien o para mal, cada grupo tiene actitudes y comportamientos relacionados con los tiempos en que nacieron y vivieron—hechos históricos que marcaron su ciclo de vida: guerra, escasez, devaluación, tecnología, etc. La oportunidad yace en saber alinear sus diferentes visiones y ambiciones; en aprender a complementar e integrar sus puntos de vista de manera que el negocio crezca, se diversifique y escale al siguiente nivel.

2.- La Extensión de la Familia.

Entre más grande la familia y la amplitud en los rangos de edad de sus integrantes, mayor la probabilidad de tener varios grupos de generaciones dentro de la “misma generación” de hermanos o primos. Y, aunque esto puede significar una ventaja competitiva al impulsar la creatividad, la integración y la adopción de métodos de trabajo flexibles, también puede ser un catalizador del conflicto y la desunión.

Y es que, no debemos olvidar que la mayor fortaleza de la empresa familiar es la unidad de la familia propietaria. Sin embargo, la unidad no se impone ni se fuerza; sino que se construye en base a la libre voluntad de cada uno de los involucrados de mantenerse “adherido” al núcleo. ¿Cómo logramos que la familia se mantenga unida y que conviva? Impulsando la comunicación, la armonía, el aprendizaje conjunto y la socialización,…y poniendo reglas claras (protocolo familiar).

3.- Las Cualidades de los Miembros de la Familia.

Entre más valores y virtudes humanas practiquen todos y cada uno de los miembros de la familia, más fácil y negociable será la convivencia. ¿O es que acaso podemos convivir con alguien que no cumple su palabra; que no practica valores alineados a los nuestros?

Por ello, en este camino hacia la unidad y la convivencia generacional, la práctica por parte de todos los involucrados de virtudes como la prudencia, justicia, paciencia, moderación y generosidad será esencial.

En conclusión: Si no queremos que la convivencia se convierta en un desafío, debemos construirla, alimentarla, re-construirla y cuidarla. No es magia, ¡es un proceso continuo!

Socia de Trevinyo-Rodríguez & Asociados, Fundadora del Centro de Empresas Familiares del TEC de Monterrey y Miembro del Consejo de Empresas Familiares en el sector Médico, Petrolero y de Retail. 

Opine usted: rosanelly@trevinyorodriguez.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.