El precio del crecimiento
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El precio del crecimiento

COMPARTIR

···

El precio del crecimiento

Soy de la idea que la historia se repite una y otra vez, lo único que cambia son el nombre de los protagonistas.

Opinión MTY tecnolÓgIco de monterrey Julio Puon
09/07/2018
Julio Puon.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block

Dado los jugosos rendimientos que han generado las acciones de las grandes compañías disruptivas como Facebook, Amazon, Netflix, Google y Tesla (FANG & T), entre otras, se hace bastante tentador para los inversionistas volcar su atención a este grupo de empresas, pero hay que estar conscientes de cuánto se está pagando por ellas.

Soy de la idea que la historia se repite una y otra vez, lo único que cambia son el nombre de los protagonistas.

En los últimos cinco años la acción de Facebook ha subido 727 por ciento, Amazon 456 por ciento, Netflix mil 175 por ciento, Google 160 por ciento y Tesla 235 por ciento. El índice NASDAQ (representativo del sector tecnológico) ha crecido 110 por ciento en cinco años y 200 por ciento en aproximadamente 10 años.

Para el caso del sector tradicional de la economía estadounidense, representada por el índice Dow Jones Industrial, este ha crecido 60 por ciento en cinco años y en 10 años alrededor de un 93 por ciento. En ambos periodos, la economía de nuestro vecino del norte ha crecido de manera acumulada un 21 por ciento y 35 por ciento respectivamente (considerando la gran recesión del 2008).

Evidentemente el sector tecnológico crece con mucho mayor dinamismo que la economía en su totalidad. Incluso a nivel empresas hay crecimientos cuánticos considerando el crecimiento anual compuesto para los últimos cinco años a través de ventas para cada una de ellas.

Para el caso de Tesla,53 por ciento anual en ingresos; Facebook, 51 por ciento; Amazon, 24 por ciento; Netflix, 27 por ciento; y Google, 17 por ciento. A primera vista pareciera que el incremento en el precio de sus acciones ha sido justificado por esas enormes tasas de crecimiento en sus ingresos. Corresponde hacernos la pregunta si son sostenibles esas tasas de crecimiento en el tiempo.

Además, ¿Realmente el precio pagado es lo justo (no digamos barato) de acuerdo a sus fundamentales? ¿Estamos pagando el precio de hoy por las utilidades que recibirán dentro de cinco o 10 años? ¿Estoy dispuesto a pagar ese precio justo por las acciones de esas empresas disruptivas?

Veamos que ha sucedido en la historia. En el periodo de los años 90, se generó lo que fue la revolución del internet y las telecomunicaciones. Empresas disruptivas como los distintos portales de internet, navegadores, incipientes empresas de comercio electrónico, microprocesadores, proveedores de software y hardware captaron el imaginario de los inversionistas, ante la enorme oportunidad que representaba la digitalización de la economía y el internet como medio de facilitar las comunicaciones.

Las grandes empresas disruptivas en esa fiebre loca de la burbuja punto com fueron Yahoo, Microsoft, Cisco, Intel, Oracle, etc. Del periodo de 1995 al 2000 cuando alcanzó su zenit la revolución tecnológica, el índice NASDAQ tuvo un rendimiento de casi 600 por ciento. Posteriormente este índice se desplomo casi 80 por ciento y tardó más de 15 años en volverse a recuperar.

Para el caso de Oracle, el precio se multiplicó por 20 veces y el desplome del precio posterior fue de 85 por ciento tardando lo mismo que el NASDAQ para retomar su nivel previo. Su múltiplo p/upa (cuantos veces pago por las utilidades del negocio) era de alrededor de 70 veces. Hoy, al mismo precio que hace 18 años se paga un múltiplo de 16.83 veces. Para Microsoft se pagaban 48.5 veces.

Ambas empresas palidecían contra el múltiplo de 150 veces que tuvo en el año 2000 el índice NASDAQ.

A propósito ¿Se acuerda de AOL, pets.com, Nortel, Lucent, Sun Microsystems, Nokia, Erickson, MCI Worldcom? ¿Qué pasó con ellas?.

Al día de hoy, los múltiplos p/upa considerando las utilidades del 2017 para las empresas disruptivas son: 269 veces para Amazon, Netlix 252 veces, Tesla (no genera utilidades por lo tanto es infinito) y del lado no tan irracional pero caro, Google 35 veces y Facebook 32 veces.

No sé que vaya a pasar en el futuro con el precio de estas acciones, pero si la historia se repite, esta nos indica que podríamos pagar precios mucho más atractivos por estas grandes empresas. Si no, vea lo que sucedió con las estrellas del 2000 un par de años después.

Si decide ahondar un poco más en este capítulo de burbujas en los mercados, le recomiendo el libro Investing The Templeton Way de Lauren C. Templeton. Y recuerde: compre bueno, bonito y barato.

El autor es profesor del Departamento Regional de Contabilidad y Finanzas.

Opine usted: juliopuon@itesm.mx.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.