El Nuevo Entorno Laboral
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El Nuevo Entorno Laboral

COMPARTIR

···

El Nuevo Entorno Laboral

Existen factores han fomentado un incremento en los jugadores del ámbito sindical y, también, su lucha por un pedazo del pastel o por uno más grande, aunque en varios casos.

Opinión MTY Pasión por el Talento ®️ Amado Díaz Pérez
15/03/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Amado Díaz Pérez
Amado Díaz PérezFuente: Cortesía

Estimado lector, estamos viviendo un cambio histórico en la dinámica de las relaciones laborales y sindicales en México, por CINCO motivos fundamentales:

El primero, con motivo del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) que nuestro país celebró con Australia, Brunei, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, entre otros, y el ahora Tratado México Estados Unidos y Canadá (TMEC) nos comprometimos a cumplir con los estándares internacionales en derecho del trabajo que son la libertad de afiliación sindical, el derecho a la negociación colectiva y una justicia laboral independiente.

Lo anterior ya provocó la Reforma Constitucional del 24 de febrero del 2017, durante el Gobierno y Legislatura anteriores, que estableció:

La desaparición paulatina de las Juntas de Conciliación y Arbitraje y la creación de Tribunales Laborales dependientes de los Poderes Judicial Federal y Estatales.

La creación de un organismo público pero independiente del Gobierno Federal con personalidad jurídica y patrimonio propios, que tendrá funciones conciliatorias en materia federal y registrará las organizaciones sindicales y los contratos colectivos de trabajo.

La creación de los Centros de Conciliación también con personalidad jurídica y patrimonio propios e independientes de los Gobiernos Estatales que conocerán sobre la conciliación en materia local individual.

Una audiencia obligatoria como requisito para interponer un juicio laboral.

La obligación que tendrán los sindicatos de acreditar la representación de los trabajadores, para celebrar un contrato colectivo de trabajo con un empleador o previo a la admisión de los emplazamientos a huelga planteados para obtener la celebración de un contrato colectivo de trabajo.

El segundo que es la ratificación que efectuó el Senado de la República en fecha 20 de septiembre del 2018 del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relativo a los derechos de sindicalización y de negociación colectiva que acabará con las prácticas de los contratos colectivos de protección y la afiliación sindical obligatoria.

El tercero que consistió en la aplastante victoria electoral de MORENA en las pasadas elecciones federales y locales y el propio cambio de Gobierno Federal que pulverizó la hegemonía que el PRI y sus sindicatos afines tuvieron por décadas y la escisión de confederaciones sindicales tradicionales o creación de otras nuevas auspiciadas por Senadores de MORENA o por otras corrientes políticas.

Que la paz laboral la obteníamos en muchas de las fuentes de trabajo por una especie de mandato gubernamental o cupular o cierta pasividad de algunos sindicatos y no necesariamente por el convencimiento o la ejecución de prácticas laborales que generaran el cumplimiento de las leyes laborales, un ambiente laboral sano y positivo y bienestar y crecimiento para los trabajadores y las empresas, lo que considero el CUARTO motivo.

El quinto que es la inminente Reforma a la Ley Federal del Trabajo que establecerá los cómos relativos a los qués ya previstos en la Reforma Constitucional y el Convenio 98.

Es evidente que los anteriores factores han fomentado un incremento de los jugadores en el ámbito sindical y, también, su lucha por un pedazo del pastel o por uno más grande, aunque en varios casos, tal vez sólo les interese mantener lo que ya tienen.

Con todo esto, es evidente que tendremos en los siguientes años un mayor activismo sindical, por lo que recomiendo que revisen su situación legal, laboral y sindical, buscando a toda costa un ambiente laboral sano, positivo, bienestar y crecimiento para los trabajadores y la empresa, como lo mencioné anteriormente; pero sustentado en el convencimiento y no en la imposición, porque solo así evitaremos conflictos laborales colectivos o intersindicales.

El autor es Abogado especialista en litigio y consultoría laboral con 30 años de experiencia y Socio Director del Bufete Amado Díaz.

Opine usted: editorial@eriac.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.