El gran reto de AMLO, tres años para la transformación de la Industria Energética
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El gran reto de AMLO, tres años para la transformación de la Industria Energética

COMPARTIR

···
menu-trigger

El gran reto de AMLO, tres años para la transformación de la Industria Energética

bulletCuando hablamos de petróleo, de lo que realmente hablamos es de energía, movimiento, dinamismo, oportunidad de crecimiento y de grandes beneficios económicos.

Opinión MTY S-TRUCTURA ENERGÉTICA Luis González Villarreal
18/07/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Luis González Villarreal
Luis González VillarrealFuente: Cortesía

Estimado lector, el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador ( AMLO ), ha sido muy firme en su apuesta en la reactivación de PEMEX en la extracción de petróleo, la puesta al 100 por ciento en la operación de todas las refinerías y la construcción de otra nueva, la de Dos Bocas, a pesar de ser una gran inversión de recurso, y que las calificadoras lo tomen como un riesgo alto, es su proyecto es bandera, que de alcanzarse este reto, dejaremos la gran dependencia de proveeduría internacional para satisfacer por completo nuestras necesidades de suministro de gasolinas y diésel, con todo el producto refinado en el territorio nacional. Con el cual, si las condiciones son óptimas, empezaremos a obtener los beneficios a partir del tercer año de haberse realizado estas inversiones.

Pero ante todo cambio, surgen múltiples inquietudes y preguntas como: ¿Por qué es tan costoso? ¿Cuál es el proceso de refinación y extracción que se dejó de invertir en pasadas administraciones? ¿Por qué se llevará tanto tiempo? ¿Por qué ahora es tan importante reactivar Pemex? ¿Valdrá la pena todo este esfuerzo? ¿Tendremos mejores precios de las gasolinas?

Cuando hablamos de petróleo, de lo que realmente hablamos es de energía, movimiento, dinamismo, oportunidad de crecimiento y de grandes beneficios económicos.

El petróleo es un átomo de hidrógeno y carbono, que se encuentra en estado líquido y gaseoso como el gas natural (metano). Que es el producto resultante de material orgánico que se descompuso tras millones de años, quedando atrapado en capas impermeables.

Existen distintos pasos para llegar a la extracción de crudo, empezamos con su exploración, que es la búsqueda del petróleo, que en conjunto de una sísmica, los cuales son sonares en el mar y en tierra a base de pequeñas detonaciones, crean una imagen de las capas geológicas, de ahí se continúa con la perforación en la cual se determina si hay o no hidrocarburos, y de ahí se sigue con la producción del crudo, si el volumen encontrado es el suficiente, entonces ya se inicia con la extracción de crudo y gas natural. Por último, se purifica y transporta a las refinerías.

El proceso de refinación, dependiendo de qué tan pesado o ligero es el crudo, genera los tipos de productos que se van a obtener en mayor o menor cantidad, los usuarios finales estamos más familiarizados con las gasolinas y el diésel, pero son muchos otros productos que se obtienen, como es el caso del asfalto. La refinación es un proceso de calentamiento del crudo a través de hornos hasta alcanzar la temperatura de destilación, en el que los productos livianos como el propano y el butano suben y cada uno encuentra a su temperatura de condensación recolectándose en distintas bandejas.

Este proceso, desde encontrar los yacimientos, la reactivación de las refinerías hasta la construcción y puesta en marcha de Dos Bocas, ocupará grandes cantidades de personal, de equipos de alta tecnología que le permitirán a México toda vez que se comercialicen obtener grandes recursos, mismos que deberán ser bien invertidos en proyectos nacionales que conciban empleo, impulsen la industria nacional y por consecuencia mejoren la vida de todos los mexicanos, claro sin cometer los errores de las administraciones pasadas, en los que todos los recursos generados por el petróleo fueron mal utilizados, olvidando reinvertir en la industria petrolera, pensando simplemente que era su caja chica y que funcionaría por siempre.

Llevar la producción nacional al 100 por ciento y dejar la importación, podrá justificar al actual gobierno el implementar una política de precios fijos en las gasolinas y el diésel de Pemex. Los precios van a ajustarse como lo ha propuesto AMLO conforme a la inflación, en el tiempo de reactivación petrolera, muy posiblemente los precios de los combustibles seguirán fluctuando conforme a las variables internacionales, pero se esperan cambios en tres años.

El reto es muy alto en el tiempo y el presupuesto con el que se cuenta para la construcción de la refinería de dos bocas es muy justo.

Estimado lector ¿Cree usted que valdrá la pena el que AMLO tome todos estos retos y riesgos? o ¿Es mejor seguir dependiendo del suministro energético internacional?

¡Hasta la próxima!

El autor es CEO de Petroland, ex Director General de Franquicias Pemex y constructor de Estaciones de Servicio. También es Comercializador Autorizado de la CRE; miembro del PEI/NACS y Consultor en Eficiencia Energética.

Opine usted: lgonzalez@petrolandmx.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.