El futuro económico de NL
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El futuro económico de NL

COMPARTIR

···

El futuro económico de NL

Monterrey es una ciudad del tamaño de Madrid, que presume más de 10 líneas de metro además de otras vías de comunicación que promueven la productividad.

Opinión MTY Visión Económica Jesús Garza
29/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Jesús GarzaFuente: Cortesía

Recientemente el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) publicó las cifras más recientes de crecimiento económico por entidad federativa para el segundo trimestre del año. Si bien, Nuevo León volvió a crecer por encima del promedio de país (2.6 por ciento), es claro que la economía de la entidad está perdiendo dinamismo.

En esta década el promedio de crecimiento de la entidad es de aproximadamente cuatro por ciento, cuando hace una década era de seis por ciento. Lo anterior se deriva por una pérdida de competitividad, principalmente por la falta de movilidad.

Monterrey es una ciudad del tamaño de Madrid, que presume más de 10 líneas de metro además de otras vías de comunicación que promueven la productividad. El tiempo perdido en el tráfico, la contaminación y el alto costo de transportarse merman a la actividad económica. Desde la época de la gubernatura de Alfonso Martínez Domínguez se pensaba que para esta época Monterrey ya tendría alrededor de 10 líneas de Metro. Lo cierto es que el año pasado la Federación sólo destinó mil millones de pesos para la construcción de la Línea 3 del Metro, que tiene un costo de 3.5 mil millones.

Lo anterior en un contexto donde el estado es el segundo que más aporta recursos a la federación, alrededor de 254 mil millones de pesos en el 2017, recibiendo en total alrededor de 57 mil millones de pesos de regreso. Como comparativo, el estado de México recibió solo para infraestructura 26 mil millones de pesos. De continuar esta tendencia la federación estará mermando el crecimiento de una de las entidades que más aportan recursos.

Ahora, ¿qué nos depara para 2019? Todas las obras de infraestructura están dirigidas hacia el Centro y Sur del país. Si bien es cierto que el Centro-Sur del país requiere de mayor impulso económico, el Norte también, en particular Nuevo León. Recordemos que el índice de informalidad de las regiones que recibirán estas inversiones es más del 70 por ciento del total. Nuevo León presume el menor índice de informalidad del país. Así, gran parte del financiamiento de estas obras serán gracias a los que aportamos al erario público.

Más grave aún es que se esté desvirtuando a la economía neoliberal, de libre mercado, que ha traído prosperidad y grandes beneficios al estado de Nuevo León. Se debería de fomentar aún más la competencia y la apertura de empresas y no desinhibirla. Hasta el momento impera mucha incertidumbre, pero lo cierto es que Nuevo León puede ser el gran perdedor hacia futuro.

El autor es director general y fundador de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas en EGADE Business School. Cuenta con una maestría en Economía Financiera y doctorado en Finanzas, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Opine usted: jgarzagg@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.