Monterrey

Eduardo Carbajal: Inversiones sostenibles y rentables

Invertir en 3 tipos de instrumentos financieros.

El calentamiento global es un problema cada vez más preocupante, no solo entre la comunidad científica o los activistas del medio ambiente. Los efectos del aumento de la temperatura promedio en el planeta, los sentimos todos cuando enfrentamos eventos climáticos cada vez más extremos como sequías, tormentas, huracanes, inundaciones y tornados, entre otros.

Esto ha hecho que cada vez sea más frecuente que diversas áreas traten resolver, desde su perspectiva, un problema que amenaza nuestra forma de producir bienes y servicios, de consumirlos y de desecharlos. El modelo tradicional de producción, supone el uso de fuentes de energía que emite grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global.

William Nordhaus y Paul Romer, ganadores del Premio Nobel de Economía en 2018, fueron los primeros en desarrollar un modelo cuantitativo que reproduce la interacción entre el desarrollo económico y la evolución del clima a escala global. Para ellos, la solución para frenar el cambio climático consiste en ponerle un precio disuasorio a las emisiones de CO2, ya que el actual es demasiado bajo y no les genera suficientes incentivos a los productores para buscar alternativas como las energías renovables. De no hacerlo, estamos contribuyendo a hacer más grande esta falla de mercado.

Desde el área de las finanzas del mercado y específicamente desde la perspectiva de las inversiones, podemos hacer mucho al respecto. No solo sería en aumentar el precio de emisiones de carbono, sino una estrategia más integral. Mi recomendación sería invertir en tres tipos de instrumentos financieros:

◦ Empresas que hagan Economía Circular

◦ Empresas que desarrollen Energías Renovables

◦ Empresas que se comprometan con el Medio Ambiente (ESG)

◦ Empresas que emitan bonos verdes o de carbono

El enfoque de la economía circular propone, entre otros conceptos, que los residuos de un proceso productivo formen parte de la cadena de valor de otras empresas y que reutilicemos los recursos de una manera más sustentable, incluso, para que las empresas tengan mayores utilidades económicas. En los últimos 18 meses se ha producido un fuerte aumento de la creación de instrumentos de deuda y renta variable relacionados con la economía circular. Las empresas más activas son Google, BASF, Daiken Corporation, Henkel, Intesa Sanpaolo, Kaneka Corporation, MOWI, Owens Corning, PepsiCo y Philips. Empresas que además de emitir estos activos financieros, hacen economía circular en sus procesos de producción.

Si piensan que podrían contribuir mejor con su inversión en empresas de energía, estas son las que mejor se desempeñan en el estudio y aplicación de energías renovables y que no emiten gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono: NextEra Energy Inc. (NEE) es la empresa de energía limpia de servicios eléctricos más grande de Estados Unidos, por capitalización de mercado. NEE es el mayor productor mundial de energía eólica y solar con 45,900 megavatios de capacidad de generación. También recomiendo a Cosan S.A. (CZZ), empresa brasileña con operaciones en Sudamerica y Reino Unido. La empresa genera 940 MW de bioetanol de caña de azúcar a través de su empresa Raízen Energia, colocándolo entre los principales productores de bioenergía. Por último, recomiendo a la empresa JinkoSolar Holdings Co. (JKS), quien es el mayor fabricante de módulos fotovoltaicos del mundo, con una porción del 12,8% del mercado, para producción de energía solar. Con sede en Shanghai, China, la empresa produjo un récord de 11.4 GW de módulos en 2019.

Otra recomendación son las empresas que tienen actividades en pro del medio ambiente, que cuidan la seguridad y remuneración de sus empleados y que además tiene prácticas corporativas éticas. Estas empresas son ESG, por sus siglas en inglés y lo que más se negocia en los mercados financieros son sus índices referenciados conocidos como ETF's. Mis recomendaciones de inversión son las siguientes: SAWD: ETF que excluye empresas de armas nucleares, tabaco, carbón para la generación de energía térmica, arenas bituminosas, infractores de los principios del Pacto Mundial de la ONU y armas de fuego de uso civil. XVV: ETF que elimina la exposición a áreas comerciales que dañan el medio ambiente y que pertenecen al mercado de acciones estadounidenses Estándar & Poors 500. ESGE: ETF que accede a valores de mercados emergentes de alta y mediana capitalización con prácticas ambientales, sociales y de gobierno corporativo favorables. Y mi última recomendación aquí sería ESGMEX: Un ETF que busca replicar los resultados de inversión de un índice ESG compuesto exclusivamente por empresas mexicanas.

Y ustedes podrían preguntarse ¿Estas empresas generan rendimientos atractivos para los inversionistas privados? Bueno, creo que sí. El promedio de rendimientos de las acciones de empresas de Economía Circular fue de 44 por ciento en 2020. Los rendimientos netos de las 3 empresas de energía que les recomiendo fueron de 29.5 por ciento el año pasado. Los ETF's de empresas ESG de las que les hablo, tuvieron un rendimiento del 37.1 por ciento en 2020 de acuerdo con BlackRock.

Desde las finanzas podemos hacer mucho por tratar de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y por mitigar el cambio climático. La motivación para hacer inversiones en activos financieros que combatan el cambio climático no solo debe radicar en la maximización de los rendimientos. El inversionista debe tener cierto compromiso con los principios de sustentabilidad y darse cuenta que, en el largo plazo, los rendimientos en inversiones verdes siempre serán positivos. Invertir en estos instrumentos financieros, podría ayudar a reducir las posibilidades de que tengamos una crisis ambiental global e irreversible, que amenace nuestra propia existencia.

El Dr. Eduardo Carbajal es economista y profesor de Finanzas y Economía de la Escuela de Negocios del Campus Monterrey.

Opine usted: edcarbaj@tec.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.