Desmitificando a la Innovación
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Desmitificando a la Innovación

COMPARTIR

···

Desmitificando a la Innovación

Estoy consciente que, siendo mexicano, elogiar a Taco Bell probablemente no sea la más popular de las ideas.

Opinión MTY
04/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Luis Treviño Chapa
Luis Treviño Chapa Fuente: Cortesía

La innovación. Ese lugar donde viven los Steve Jobs, los Bill Gates, los Jeff Bezos; los nuevos “rock stars” de este mundo. Ese término que hoy es tan necesario en los negocios pero que, por estar tan relacionado con la tecnología (y en el entendido de que muchos no somos tan científicos que digamos), nos sentimos ajenos a él. Es común sentirse extraño a la innovación, tal vez hasta intimidado, por estar tan vinculada a temas complejos, como la Inteligencia artificial o los desarrollos de algoritmos o software. Pero en mi caso, además de asociarla con lo anterior, también la asemejo con los tacos. Sí, los tacos.

Existe una empresa muy particular de tacos que ha sorprendido por su capacidad para innovar, pero que también tiene un pequeño detalle que probablemente no va a gustar: no es una empresa mexicana. Me refiero a Taco Bell, la compañía estadounidense de comida rápida.

Estoy consciente que, siendo mexicano, elogiar a Taco Bell probablemente no sea la más popular de las ideas. Comprendo que puede provocar la rechifla de la fanaticada ya que, para muchos, son nuestro enemigo; nuestro “bad hombre”, pues se han dedicado a elaborar alimentos mexicanos que, a criterio de conocedores, ni siquiera son auténticos. Al contrario, le dieron una singular patada de tarjeta roja a nuestro sagrado alimento nacional, convirtiéndolo en un Frankenstein gastronómico.

Pero ya que terminemos de desahogarnos y de aventarnos a cumplir con nuestra obligación patriótica de defender nuestra identidad nacional, como si fuéramos Juan Escutia, quisiera que considere lo siguiente: En el 2016, la revista Fast Company incluyó a Taco Bell, junto con Facebook, Apple, Amazon y Uber, como una de las 10 empresas más innovadoras del mundo (vaya grupo con el que se codea). Iniciaron causando revuelo al hacer equipo con Frito-Lay para crear los “Doritos Locos Tacos”, donde fusionaron una tostada con la famosa botana. Durante sus primeras 10 semanas de lanzamiento, vendieron una cifra record de 129 millones de dólares. Ya encarrilados, inventaron otros productos extraños como las “Naked Chicken Chalupa” (pollo convertido en tostada) y la “Kit Kat Chocoladílla” (quesadilla con chocolate Kit Kat).

También fueron de los primeros conceptos de comida rápida en introducir quioscos interactivos. La revista “The Atlantic” menciona que, al preguntarle a Jeff Jenkins, uno de los innovadores de la empresa, por qué innovan tanto, este respondió: “El mundo cambia rápidamente…. la disrupción sucede en todas partes”. Todo cambia, incluso los gustos y preferencias. Por lo tanto, se debe analizar qué tan seguido hay que modificar los productos o si hay que introducir nuevos.

Tal vez Taco Bell sea culpable de descuartizar uno de nuestros símbolos patrios, pero en lugar de tirarles mala vibra, propongo verlo desde otra óptica pues, aunque no lo creas, probablemente no sean tan enemigos como parecen. Puede ser que tengan más en común con su negocio de lo que usted piensa. Taco Bell, no es una compañía científica, es un restaurante, como muchísimos otros. No es un negocio “fifí”; es de los de “acá de la banda” y nos ponen la muestra de que no tienes que depender de la tecnología avanzada para innovar.

Siendo realistas no es necesario ser científico de la NASA para hacer un taco con sabor a Doritos. Taco Bell nos enseña que la innovación depende más bien de la disposición para crear cosas nuevas, así como ser creativos e ingeniosos y honestamente, para eso, los mexicanos nos pintamos solos. En las sucursales de Chuck E. Cheese’s que operamos en la zona Norte y Bajío de México, por ejemplo, acabamos de lanzar la “Pizza con Chicharrón de la Ramos”, si con un toque muy regiomontano.

Lo anunciamos recientemente en las redes sociales y ha causado revuelo. Si se fija, tampoco es necesario ser Einstein para realizar este producto; lo único que necesitamos es pizza, frijoles, chicharrón, así como creatividad y ganas de hacer algo diferente.

Con esta innovación no tecnológica, esperamos obtener una buena aceptación de nuestros clientes y darles un motivo adicional para visitarnos. Aunque, por otro lado, esperamos también la rechifla de la fanaticada italiana; por haberles descuartizado su sagrado alimento nacional.

El autor es Director General de “Signal Retail and Entertainment” y dirige la franquicia Chuck E Cheese´s en el Norte de México; también es consultor de marketing y experiencia del consumidor.