Declaración de Arusha contra la Corrupción y Aduanas Con Responsabilidad Social
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Declaración de Arusha contra la Corrupción y Aduanas Con Responsabilidad Social

COMPARTIR

···
menu-trigger

Declaración de Arusha contra la Corrupción y Aduanas Con Responsabilidad Social

bulletEs importante que las empresas IMMEX sepan que dicho imperativo se conoce como el principio de responsabilidad, el cual al tener un impacto positivo o negativo en la sociedad se convierte en una obligación social.

Opinión MTY Espacio IMMEX Pedro Trejo Vargas
21/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Pedro Trejo Vargas.Fuente: Cortesía

Como asesor de INDEX Nuevo León les comento que la responsabilidad bajo la concepción de Hans Jonas se puntualiza como una virtud social que se configura bajo un imperativo categórico kantiano, que ordena:

“Obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles con la permanencia de una vida humana auténtica en la Tierra”.

Es importante que las empresas IMMEX sepan que dicho imperativo se conoce como el principio de responsabilidad, el cual al tener un impacto positivo o negativo en la sociedad se convierte en una responsabilidad social.

En una sociedad compleja hay bastantes cosas que permanecen sin cambio o se modifican muy lentamente de manera casi imperceptible, por ejemplo lo relativo a la familia, la religión o las comunidades; pero hay otras facetas que se encuentran en constante movimiento tales como los fenómenos sociales relacionados la migración, la economía y el comercio exterior.

A medida que cambian o se modifican los fenómenos sociales, encontramos que todos los individuos, instituciones, universidades, empresas, partidos, organismos públicos o privados, y desde luego el Estado mismo, tienen un papel preponderante en el éxito o en el fracaso de los objetivos de la sociedad en la que se encuentran y participan. De aquí deriva su responsabilidad social que se ve reflejada en ese éxito o fracaso.

En la sociedad mexicana las Aduanas del país tienen una responsabilidad social preponderante, al margen de otros tipos de responsabilidades que le atañen a sus funciones naturales, así como del respeto a los derechos humanos; resumido todo ello en la trilogía: facilitación, control y seguridad.

En este sentido, el Administrador General de Aduanas, en su primer mensaje presentado el 13 de diciembre ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público, manifestó los nuevos mecanismos para el combate a las actividades ilícitas y la corrupción en las aduanas, apoyado en los lineamientos y guías del Convenio de Kyoto de la OMA.

Un elemento que puede contribuir de manera positiva con la responsabilidad social en las Aduanas, lo prevé la Declaración de Arusha contra la corrupción, emitido por el Consejo de Cooperación Aduanera (OMA), considerando que las aduanas son un instrumento esencial para el manejo eficaz de una economía.

El Consejo también reconoció que la corrupción se puede combatir con eficacia y con el esfuerzo nacional; por lo que declaró “como alta prioridad para todos los gobiernos asegurarse que las Aduanas estén libres de corrupción”. De igual forma, señala que “Esto requiere el firme compromiso en los niveles políticos y administrativos más altos para mantener un nivel de integridad en la función pública y particularmente en las Aduanas”.

En suma, la responsabilidad social de las Aduanas es compartida con sus principales usuarios, cámaras, agentes aduanales, transportistas, empresas, etcétera, y por otro lado, con otras autoridades que participan en el otorgamiento o regulación de medidas no arancelarias, quienes ante la creciente complejidad del comercio internacional hacen necesaria la participación lícita de todos en las operaciones de comercio exterior.

El autor es Socio Director de Consultoría y Servicios ENCOR.

Opine usted: servicios@indexnuevoleon.org.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.