Declaración anual, un ejercicio de todos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Declaración anual, un ejercicio de todos

COMPARTIR

···

Declaración anual, un ejercicio de todos

Es también una oportunidad para deducir algunos tipos de gastos personales como: honorarios y gastos médicos, intereses reales de créditos hipotecarios, colegiaturas, etc.

Opinión MTY CAPITALIZANDO EXPERIENCIA Antonio Rodríguez
02/04/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Antonio Rodríguez
Antonio Rodríguez Fuente: Cortesía

Estimado lector, iniciamos el mes de abril y con ello la obligación que como contribuyentes personas físicas tenemos: presentar nuestra declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR). Recordemos que todos los ciudadanos que obtenemos un ingreso somos sujetos a este impuesto. Se trata de una contribución de periodicidad anual, que durante el año vamos realizando pagos provisionales o anticipos según la actividad a la que nos dediquemos.

Como ya es costumbre en México, este ejercicio lo realizamos a través de Internet, lo cuál es una facilidad para todos los contribuyentes, ingresando al portal del SAT (www.sat.gob.mx) con la e-firma y/o contraseña. Todo esto debido a la alta digitalización en los medios de comprobación fiscal que se han venido implementando desde hace varios años. Aún a muchos sorprende el detalle de información que encuentran al elaborar su declaración anual, como es: montos de ingresos por salarios, honorarios, arrendamientos, intereses, así como el detalle de deducciones o gastos realizados, lo cual debe invitarnos a conocer e incrementar nuestra educación fiscal.

Durante la elaboración de la declaración anual 2017 se vivieron experiencias difíciles por la calidad de la información ingresada a la plataforma del SAT, pues habíamos transitado en un proceso de cambio de versiones de recibos de nómina y con ello mayor cantidad de información. Por tanto, fue lógico encontrar errores que modificaban los importes a pagar o a favor resultantes. Muchos contribuyentes no se percataron de esto y realizaron su pago del impuesto de una manera indebida, pues decidieron no apoyarse con un contador público capacitado, ya que para detectar esas situaciones se requería cierto conocimiento y experiencia técnica en la materia. Conforme se fueron documentando estas incidencias y reportándose a la autoridad, se fueron resolviendo por parte de ella. Esperemos que este año se hayan eliminado estas situaciones y que se hayan aprendido las lecciones del periodo anterior por ambas partes.

Recordemos que la declaración anual es un ejercicio que representa también una oportunidad para deducir algunos tipos de gastos personales como: honorarios y gastos médicos, intereses reales de créditos hipotecarios, colegiaturas, etc. por mencionar algunos. El pasado viernes 29 de marzo, se liberó la aplicación Declaración de Personas Físicas por parte del SAT, lo que nos habilitó la opción de presentarla. Muchos contribuyentes están a la expectativa de poder recuperar pronto sus saldos a favor de ISR, lo cual es totalmente válido y justo. La autoridad aún no ha publicitado plazos cortos para realizar este proceso, como en años anteriores cuando llegó a prometer 5 a 10 días posteriores a presentar la declaración, esperamos que pronto se pronuncie.

Invitamos a todos los contribuyentes, obligados a realizar este ejercicio, a cumplir como parte de nuestro civismo fiscal; en el cual también se incluyen a los funcionarios públicos, pues también forma parte de este universo de contribuyentes.

Y sugerimos que se asesoren con un Contador Público Certificado para conocer derechos y obligaciones por el tipo de ingreso y si fuera el caso, a detectar errores en la información precargada en la plataforma y así evite pagar costos innecesarios.

Llegó Abril, mes donde las personas físicas les corresponde cumplir con esta obligación.

El autor es Vice Presidente de Relaciones y Difusión del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León (ICPNL).

Opine usted: difusión.vp@icpnl.org.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.