Debates de la Pascua
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Debates de la Pascua

COMPARTIR

···
menu-trigger

Debates de la Pascua

bulletCon el tema de la Pascua algunos acuerdos se lograron: debía celebrarse en domingo y sólo una vez al año.

Opinión MTY La Propia Política Sara Lozano
28/03/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Sara LozanoFuente: Cortesía

Por allá del año 325 D.C, los patriarcados cristianos –en Roma, Constantinopla, Antioquia, Jerusalén y Alejandría- no se ponían de acuerdo. No era asunto sencillo, el cristianismo era fuerte pero aún no estaba consolidado y a poco más de tres siglos de distancia era difícil recopilar una historia fidedigna de Cristo.

Con el tema de la Pascua algunos acuerdos se lograron: debía celebrarse en domingo y sólo una vez al año. El fondo de esto encuentra sentido sólo en el pasado porque el año empezaba con el equinoccio, Aries en el cielo, durante las celebraciones de la primavera en las creencias antiquísimas. Los judíos también celebraban la Pascua, pero era menester posicionarse, el cristianismo buscaba diferenciarse de éstos, estaba haciendo su marca.

Alrededor de esas fechas inicia también la construcción histórica o recopilación de vida de la religión que hoy conocemos cristiana. Flavio Valerio Aureliano Constantino, emperador romano también conocido como Constantino el Grande o San Constantino, quien funda la monarquía absoluta y hereditaria, también permite la práctica del cristianismo entre las múltiples ofertas de fe que había en el imperio.

Una de las principales aportaciones a los cimientos religiosos, aportación de Constantino, fue darle historia. A decir de Fernando Vallejo en su diatriba La puta de Babilonia, este emperador ordenó buscar hasta por debajo de las piedras información sobre Jesucristo, documentos, lugares, reliquias y lo que se pudieran utilizar como fuente escribir los cuatro evangelios; fuentes que no se encontraron y algunas se crearon a partir de la tradición oral. Por cierto, advierto que Vallejo en este libro puede herir fibras sensibles incluso de cristianos que cuestionan su religión.

Tuvieron que pasar doscientos años, en el primer cuarto del siglo VI D.C. para que los patriarcas cristianos acordaran un cálculo cierto a fin determinar la Pascua: Jesucristo había de resucitar cada año después del equinoccio de primavera, exactamente el domingo que sigue a la primera luna llena primaveral. Entrados en cálculos, a partir de esta fecha se determina el inicio de la cuaresma y el enigmático miércoles de ceniza.

Así pues festejamos la Pascua cristiana en estos días, es el resultado de asuntos históricos, políticos, astrológicos o astronómicos. Lo místico proviene de antes, de las ofrendas para agradecer a los dioses y diosas la esperanza de vida, la renovación, el nacimiento de las frutas, granos, animales. Es el tiempo del año en que todo nace, cuando se celebra haber superado al solsticio de invierno–diciembre-, lo muerto, procurando agradar divinidades que le dieron vida y esperanza a una semilla bajo la tierra.

Celebremos la vida, que las diferencias son más políticas que ciertas, al final la esperanza proviene de las mismas raíces.

La autora es Consejera Electoral en el Estado de NuevoLeón y promotora del cambio cultura a través de la Educación Cívica y la Participación Ciudadana. loalsara@yhoo.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.