Cuidado con lo que deseas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cuidado con lo que deseas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Cuidado con lo que deseas

bulletDebemos ser muy cuidadosos con lo que anhelamos, no vaya a ser que como a AMLO y MORENA, tras casi un par de décadas, se les cumplió su deseo de llegar a la presidencia

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
31/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

Llego el no tan esperado momento del año en el que nos ponemos a hacer una lista de propósitos para el siguiente año. Desafortunadamente, algunos -o muchos- de esos propósitos, año con año, no se llegan a concretar. La inscripción al Gym, que sabemos perfectamente que por si misma no sirve de nada, pero que muchos hacemos y se convierte en un gasto que no tiene retorno financiero.

El terminar con algún proyecto que se ha postergado quizá por décadas es otra de las cosas que se van dejando y que el tiempo se encargará primero de desdibujar y luego de desaparecer. Para este año que viene quizá lo mejor sea desear cosas lo más concreto posibles y fijarnos metas alcanzables.

Sin embargo, debemos ser muy cuidadosos con lo que deseamos, no vaya a ser que como a AMLO y MORENA, tras casi un par de décadas, se les cumplió su deseo de llegar a la presidencia.

El tema es que, a pesar de que pasó tanto tiempo, no se ve que lo hubiera empleado en prepararse “por si acaso” llegaban a ganar, ya que se la han pasado enmendando sus errores que (a pesar de querer achacárselos al que ya no está en la presidencia) todo mundo de cuenta -lo acepte o no- de que han sido cometidos por ellos mismos. Además, en un tiempo récord han abierto la boquita y metido la patita.

Propuestas sin ninguna viabilidad económica. Sobrepago a los tenedores de bonos para aplacarlos y que siga adelante la necedad de cancelar el NAICM, porque “no más” como dijera un personaje de los setentas. En fin, sobran ejemplos.

Tanto señalamiento que hicieron se ratifica como infundado: los expresidentes acusados del gravísimo e inmoral delito y pecado de ser corruptos, bueno, peor aún, son neoliberales (insertar ruido de truenos); los de arriba resultaron ser unos personajes míticos porque ahora que están en el poder díganos ¿quiénes son?¿dónde están? ¡Desenmascárenlos! Lo único que hay es que, para las fanatizadas redes sociales, todos los demás, excepto su grey, son la mafia del poder (de haber sabido, me hubiera hecho de recursos para pagar la tarjeta, pero no me enteré a tiempo); los corruptos constructores del mismo NAICM a los que, a puerta cerrada y sin licitación de por medio, se les prometió asignar nuevos proyectos (ojo con las promesas que hacen ellos). Vamos, hasta el béisbol se volverá el deporte nacional porque al Rey Sol le gusta. Claro, el que manda aquí, en forma totalitaria, soy yo. Así lo deja claro él.

Caso aparte es el magnicidio (a decir del que perdió la elección en Puebla), bueno, el ahora denominado “desplome internacional” y la desgracia del colegio Rebsamen, que no serán tildados de crimen de estado como si lo fue el uso político de los 43, Tlatlaya, la Guardería ABC, etc. La única diferencia es quien está en el poder.

Tanto fue su deseo de embarrar a las anteriores administraciones, de cualquier color, que ahora, el mismo tema, simplemente no es tema: “No vamos a contrariar a AMLO con los depas”. A EPN había que acabárselo.

Tanto desearon llegar al poder, por el poder mismo, que han desilusionado de lo peor que estamos ahora, después de la promesa de que habría un cambio.

Lo que no podemos desear para este nuevo año, es asumir que el gobierno va a ser parte de la solución y no del problema. De hecho, ya ni mencionarlo. La única ayuda con la que contamos es la que, como dicen los americanos, está al final de nuestros brazos: nuestras propias manos.

Por mi parte el propósito y deseo para este año que empieza, es que logremos la creación de fuentes de trabajo productivo (no como la Transformación de 4ta. Que sólo destruye fuentes de trabajo).

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.