¿Cuál sería el costo de las amenazas de Trump?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cuál sería el costo de las amenazas de Trump?

COMPARTIR

···

¿Cuál sería el costo de las amenazas de Trump?

La industria manufacturera mexicana sería la más afectada, pues el 80 por ciento de las exportaciones de México van hacia EU, con un flujo de exportación de mil millones de dólares diarios.

Opinión MTY
11/04/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Gabriela Siller Pagaza.
Gabriela Siller Pagaza.Fuente: Cortesía

El tipo de cambio ha bajado a un nivel de 18.81 pesos por dólar, como consecuencia del debilitamiento generalizado del dólar. Asimismo, hace evidente que el mercado está ignorando las amenazas de Trump sobre cerrar la frontera con México e imponer aranceles a la industria automotriz. ¿Qué pasaría si Trump cumple con sus amenazas?

La industria manufacturera mexicana sería la más afectada, pues el 80 por ciento de las exportaciones de México van hacia EU, con un flujo de exportación de mil millones de dólares diarios. Así, las pérdidas directas e inmediatas en caso de que EU cerrara su frontera con México sería por ese monto, que es equivalente al 0.05 por ciento del PIB de México. De igual forma, si la frontera permaneciera cerrada por ejemplo durante una semana, los costos ascenderían a 0.35 por ciento del PIB de México.

Se estima que las pérdidas totales serían mayores, por los efectos indirectos sobre otras industrias que proveen de insumos a la industria manufacturera de exportación. Asimismo, la parte financiera de la economía también sufriría, con el tipo de cambio subiendo a niveles cercanos a 20 pesos por dólar.

De hecho, la política actual de Trump de hacer mucho más lento el cruce fronterizo no es la primera vez que se aplica. Al igual que con otras políticas proteccionistas, Trump parece estar siguiendo el ejemplo de Richard Nixon, que en septiembre de 1969 implementó la “medida intercepción”, política que estuvo vigente durante 20 días y generó amplios retrasos en el cruce de trabajadores y bienes. Esto llevó al gobierno mexicano a implementar la “operación dignidad” que pretendía evitar el consumo de productos estadounidenses. Ambos países fueron afectados por la medida. Sin embargo, las pérdidas para México fueron mucho mayores.

Por otro lado, si Trump decidiera imponer un arancel del 25 por ciento a las importaciones automotrices provenientes de México, se vería reflejado en un retroceso anual de 11.75 por ciento (adicional a lo que actualmente están cayendo) en las exportaciones de automóviles ligeros, mientras que las exportaciones del sector automotriz mostrarían una caída anual de 13.25 por ciento. Aunque en el T-MEC se acordó una cláusula para exentar de aranceles a 2.4 millones de vehículos y 108 mil millones de dólares en autopartes, el nuevo tratado todavía no está en vigor y el país sigue expuesto a la imposición de aranceles. De hecho, recientemente se habló de que Estados Unidos quería que México aplicara una política de restricción voluntaria a las exportaciones, para poder eliminar los aranceles al acero y al aluminio que están vigentes desde junio de 2018. Sin embargo, la restricción voluntaria de las exportaciones es una medida equivalente a las cuotas, que se supone están prohibidas por la OMC desde hace muchos años.

Más allá de lo económico, pareciera que Trump se está fijando en lo político, por lo que las amenazas podrían tener como objetivo complacer a su base de votantes con miras a las elecciones presidenciales del 2020.

Debido a que las implicaciones económicas de un cierre de la frontera o de la imposición de aranceles a las exportaciones automotrices serían graves, no se pueden ignorar las amenazas de Trump ni las consecuencias que esto podría traer sobre el tipo de cambio y sobre las exportaciones mexicanas.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Opine usted: gsiller@bancobase.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.