Crecimiento del PIB de Nuevo León duplicará al nacional
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crecimiento del PIB de Nuevo León duplicará al nacional

COMPARTIR

···

Crecimiento del PIB de Nuevo León duplicará al nacional

Para este año el alza será de 2.4 por ciento contra 1.2 por ciento.

Esther Herrera
03/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Durante este año, el crecimiento en términos reales del Producto Interno Bruto (PIB) de Nuevo León será de 2.4 por ciento respecto al año pasado, con lo que duplicará el desempeño del PIB nacional, el cual crecerá 1.2 por ciento, de acuerdo a los Indicadores Regionales de Actividad Económica (IRAE) de Citibanamex.

Comparado con las demás entidades del país, el crecimiento del PIB de Nuevo León solamente será superado por el de Baja California, que subirá 5.8 por ciento; Aguascalientes, con un alza de 3.2 por ciento; Quintana Roo, con 3.1 por ciento; Puebla, con 2.8 por ciento; y Guanajuato, con 2.7 por ciento.

El estudio estima que para el próximo año, la economía de Nuevo León creerá 2.7 por ciento, nivel superior al incremento del PIB nacional, que subirá 1.7 por ciento.

En esta ocasión, aunque supera a Puebla en crecimiento, ahora crece menos que Querétaro y Chihuahua, por ello la entidad se ubicará en la séptima posición con el mejor desempeño económico respecto a este año.

“Para el 2019 prevemos que el PIB nacional observe una desaceleración, al crecer 1.2 por ciento, mientras que para 2020 se lograría un ligero repunte, para alcanzar una tasa de crecimiento de 1.7 por ciento”, señaló Guillermina Rodríguez, de la Dirección de Estudios Económicos de Citibanamex.

Por su parte, el Banco de México (Banxico) señaló en su Informe Trimestral Enero-Marzo 2019 que “la economía mexicana exhibió debilidad durante el primer trimestre del año como resultado de la confluencia de factores externos e internos. En particular, las exportaciones manufactureras del país siguieron mostrando una desaceleración, en un contexto de debilitamiento del comercio mundial y la persistencia de tensiones comerciales entre distintos países y bloques regionales”.

“La economía mexicana continúa enfrentando riesgos que, de materializarse, podrían generar efectos adversos sobre el crecimiento. Así, los elementos de riesgo internos y externos que persisten dan lugar a que en el horizonte de pronóstico el balance de riesgos para la actividad económica se ha tornado más incierto y mantiene un sesgo a la baja”, agregó.