Crece Banco Famsa, dando el apoyo al trabajador formal
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crece Banco Famsa, dando el apoyo al trabajador formal

COMPARTIR

···
menu-trigger

Crece Banco Famsa, dando el apoyo al trabajador formal

bulletPREGUNTA Y RESPUESTA con José Luis Ochoa Bautista presidente del consejo de administración de banco ahorro FAMSA.

Édgar Rivera Juan Antonio Lara
23/03/2018
Actualización 23/03/2018 - 7:04
José Luis Ochoa Bautista presidente del consejo de administración  de Banco Ahorro Famsa
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

BANCO AHORRO FAMSA (BAF) ha sustentado su crecimiento en una estrategia para mejorar la calidad de seguridad de pago de su cartera crediticia y reducir sus índices de morosidad, lo que ha logrado en los últimos años, señaló José Luis Ochoa Bautista, presidente del Consejo de Administración de la institución bancaria.

BAF, que tradicionalmente atiende el financiamiento del consumo de la población que labora en la informalidad, ha enfocado ahora su atención en expandir el crédito hacía las personas físicas en la economía formal, indica el directivo en entrevista con EL FINANCIERO.

 ¿Cómo surgió Banco Ahorro FAMSA?

 Nosotros somos producto de la evolución de lo que es una de las líneas de negocio de Grupo FAMSA, con 47 años en el mercado, que surge como una alternativa de financiamiento para la adquisición de bienes de consumo duradero, sobre todo para la población de ingresos bajos.

La mayoría de la población requiere financiamiento para adquirir productos y Grupo FAMSA lo que hace es empezar a otorgar crédito a estos segmentos de la población de bajos ingresos para poder tener acceso al financiamiento.

Con el tiempo, se empieza a tener una mayor demanda de crédito y una expansión de las tiendas, en donde lo que recogemos de manera directa es una necesidad de un financiamiento creciente.

Y es exactamente hace poco más de 10 años, en el 2007, cuando se obtiene la autorización para poder operar una institución bancaria.

Esto significa que el crédito que tradicionalmente la tienda venía ofreciendo sobre un conocimiento empírico o básico, ahora es sometido a un proceso de bancarización.

 ¿Cómo ha evolucionado el banco y cuál es el monto de los activos que tienen?

 A 10 años de que Banco FAMSA está compitiendo en el mercado de consumo, hoy el banco ya tiene un lugar en el mercado. Un balance con 30 mil millones de pesos en activos nos permite ubicarnos dentro de los 50 bancos que hoy operan en México en el número 24.

Para nosotros va a ser muy importante que para los próximos años vayamos escalando posiciones. Queremos estar dentro de los primeros 20 bancos en un plazo de tres años, lo cual nos llevaría a mantener la expansión del crédito al consumo con tasas por arriba del crecimiento del mercado, controlando los riesgos, que al final del día forma parte de una ecuación balanceada.

Queremos seguir ganando penetración en el mercado bancario mexicano y por ello, no solamente vamos a seguir creciendo en consumo, sino próximamente estaremos entrando con mucha fuerza a competir también en el mercado de financiamiento a las pequeñas y medianas empresas.

 ¿Cómo van a lograr este crecimiento en el sistema bancario mexicano?

Para lograr estar dentro de los primeros 20 bancos, hoy nuestro balance de activos en lugar de estar en 30 mil millones de pesos debería ser del orden de 50 mil millones de pesos.

Nuestro balance cada año viene creciendo entre 5 mil y 6 mil millones de pesos, de tal manera que en tres años podremos pasar de 30 mil millones a 48 mil o 50 mil millones de pesos.

Placeholder block
FamsaFuente: Famsa

¿Cómo han orientado su atención al sector formal?

 El banco ha venido generando carteras en segmentos formales en las que se hace el descuento (de los pagos) a través de la nómina específicamente de empleados federales y estatales, que ha venido a formar una parte importante de su balance a tal grado que el financiamiento al sector formal viene ya a representar el 65 por ciento de la cartera de financiamiento total a personas físicas del banco.

Esto ha sido sumamente interesante para nosotros porque nos ha permitido no solamente entender la dinámica de los segmentos de interés, sino también la dinámica del mercado, y estarnos fijando objetivos cada vez más puntuales y estratégicos sobre cómo nos debemos ir conduciendo en términos del perfil de riesgos que debe mantener la institución.

 ¿Cómo andan en las tasas de interés para sus clientes?

 Nuestras tasas son tan competitivas en el mercado, como puede ser nuestra propia competencia.

Para poder entender el nivel de tasa que maneja Banco FAMSA es importante tomar en cuenta que nosotros llegamos a poblaciones de bajos ingresos y poblaciones informales.

Esto significa que la prima de riesgo que conlleva el estar atendiendo a este tipo de poblaciones es alto. Nuestra vocación desde que nacemos es prestarle a poblaciones de bajos ingresos.

Las tasas que actualmente estamos manejando estarían promediando entre un 65 por ciento, que son las tasas en las que se maneja también la competencia.

 ¿Cómo anda el índice de cartera vencida en la institución?

 Tenemos una constante reducción en el índice de cartera vencida, desde niveles del 14 o 15 por ciento a un nivel del 11 por ciento en un período de cuatro a cinco años.

En la medida en que tengamos usuarios educados, culturizados, en términos de que su prestigio medido como su experiencia en el Buró de Crédito sea positivo, esto ayudará a que sean poblaciones que tengan en el futuro mejores posibilidades de crédito y de precio.

En cuanto a la composición de su clientela ¿cómo anda la proporción de clientes formales e informales?

Nuestra tarjeta FAMSA, que es la que ofrecemos a estos segmentos, tiene una composición 30 por ciento de clientes formales y 70 por ciento informales. Eventualmente, la mezcla se puede ir moviendo en el año, pero fundamentalmente es una cartera donde más del 50 por ciento es informal.

Sin embargo, el banco ha venido generando carteras a segmentos formales de la economía, que es un tipo de cartera en donde se hace el descuento de créditos a través de la nómina, específicamente de nóminas de empleados federales y estatales.

Este segmento de cartera viene a formar una parte importante de nuestro balance, a tal grado que si nosotros tomamos también esa mezcla de cartera en donde el 100 por ciento es formal, y la combinamos con la tarjeta FAMSA, de inmediato se nos da un balanceo o una inversión de la mezcla, en donde el 65 por ciento es formal y el 35 por ciento es informal.