Contaminación y Derechos Humanos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Contaminación y Derechos Humanos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Contaminación y Derechos Humanos

bullet¿De verdad se cree el vocero oficial que la contaminación es un asunto de intereses económicos que quieren obligar a la verificación vehicular?

Opinión MTY La Propia Política Sara Lozano
15/02/2018
Actualización 15/02/2018 - 14:35
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Monterrey es la ciudad más contaminada entre nueve ciudades mexicanas.Fuente: Cortesía

“...Como ciudadanos podemos poner una denuncia a DDHH de NL para exigirle al Gobierno que tome medidas, hasta por e-mail”

Una vida libre de violencia y salud son Derechos Humanos, esos que se adquieren al momento de nacer y sólo por el hecho de ser persona. Los dos están siendo violentados en Monterrey por los índices de contaminación aunque oficialmente estén en promedios normales.

El Financiero publicó que Monterrey es la ciudad más contaminada entre nueve ciudades mexicanas. Nada más para dar idea, respiramos 86PM10 (concentración de partículas menores a 10 micrómetros) en comparación a la gente en la Ciudad de México, en donde sí mantienen restricciones serias y sanciones fuertes respirando un 50PM10.

Lo que se ve, ni se pregunta. Por más que se minimice en los medios de comunicación y en algunos informes especializados, cualquier otorrinolaringólogo confiesa el incremento de pacientes con problemas respiratorios, ataques de asma, cuando nunca antes se había padecido la enfermedad; en las farmacias es frecuente el desabasto de anti-estamínicos, analgésicos y paliativos para la “gripa”.

Los casos de influenza al alza, hospitalización y muertes igualmente. Añádase el costo que implica a cada familia, porque el Estado no asume el tiempo de espera en las clínicas públicas, ni la consulta del Dr. Simi.

Y no son Las Pedreras, ésas que han estado ahí por décadas, desde que la calidad de aire era un asunto completamente ajeno. Porque la geografía de nuestra ciudad y sus montañas nos protegen de la inversión térmica, no se equivocó Carvajal y de la Cueva al fundar una ciudad en este sitio, había agua, corrientes de aire y tierra fértil. En esta geografía, los niveles aceptables de contaminación no harían mella ni siquiera en los recodos que existen, como el municipio de San Pedro.

Sin embargo, la nata poluta se ve desde la entrada a Saltillo, desde la Huasteca, Rangel Frías, Chipinque e incluso en la entrada por Reynosa, y eso que no es significativa la diferencia de alturas. Es normal en los avisos de la Calzada de Valle encontrar notas que dicen: “la contaminación, otro obstáculo para quienes corren”.

Y no me resulta falso el dato, no por oficial, sino porque antes solía sacar a mis perros a caminar y recientemente me empezaron a picar los ojos, me dio una tos seca permanente con flujo nasal y, después de cuatro décadas, tuve un ataque de asma ¿Es necesario presentar una denuncia cuando esto se experimenta en cada casa? ¿De verdad se cree el vocero oficial que la contaminación es un asunto de intereses económicos que quieren obligar a la verificación vehicular? Que tampoco suena a ser la solución del problema, la industria suburbana ha crecido con permisos sin requisitos ni sanciones. A esto me refiero cuando escribo consistentemente que los problemas de participación ciudadana no son para que trabaje el gobierno en su día a día, sino para darle rumbo en una visión de Estado.

Se asume que el Estado, en este caso el gobierno de Nuevo León, existe para proteger los DDHH –Derechos Humanos- de su población. Una población que está siendo violentada en su salud y su bolsillo ¿No cree usted estimado lector?

La autora es Consejera Electoral en el estado de NuevoLeón y promotora del cambio cultura a través de la Educación Cívica y la Participación Ciudadana. loalsara@yhoo.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.