Concurso Mercantil: un As bajo la manga
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Concurso Mercantil: un As bajo la manga

COMPARTIR

···

Concurso Mercantil: un As bajo la manga

El 12 de mayo del 2000 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la nueva Ley de Concursos Mercantiles, antes Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos.

Opinión MTY factor clave Aldo Eliud Juárez Luna
20/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Aldo Eliud Juárez LunaFuente: Cortesía

Estimado lector, ¿ha escuchado con mayor frecuencia que existen empresas que han entrado a Concurso Mercantil?, recordará casos como Mexicana de Aviación, Iusacell, Comercial Mexicana, Geo, Vitro, y recientemente Grupo Senda que se encuentra en el proceso.

Pero ¿Qué es? y ¿Por qué empresas tan grandes han recurrido a este procedimiento jurídico denominado Concurso Mercantil?

El 12 de mayo del 2000 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la nueva Ley de Concursos Mercantiles, antes Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos. En esta nueva legislación en su primer artículo se establece que su objetivo es el de:

“conservar las empresas y evitar que el incumplimiento generalizado de las obligaciones de pago ponga en riesgo la viabilidad de las mismas y de las demás con las que mantenga una relación de negocios. Con el fin de garantizar una adecuada protección a los acreedores frente al detrimento del patrimonio de las empresas en concurso, el juez y los demás sujetos del proceso regulado en esta Ley deberán regir sus actuaciones, en todo momento, bajo los principios de trascendencia, economía procesal, celeridad, publicidad y buena fe”.

Para lo anterior el Concurso Mercantil consta de dos etapas:

· Conciliación.- donde se busca la conservación de la empresa del Comerciante mediante el convenio que suscriba con sus Acreedores reconocidos. Y lo que menos se pretende es,

· La Quiebra.- que es la venta de la empresa del Comerciante, para el pago a los Acreedores reconocidos.

Hay muchas razones que provocan que al final las empresas terminen en incumplimiento de pago de sus deudas. Sin embargo conforme a esta nueva Ley de Concurso Mercantil realmente el concursante tiene beneficios para hacer frente a sus problemáticas; es por eso que en nuestra experiencia en la firma Elizondo Cantú, hemos asesorado a empresas para usar el Concurso Mercantil como una estrategia que representa un verdadero as bajo la manga buscando lo siguiente:

· Tanque de Oxígeno.- Se recibe una bocanada de aire fresco porque con la reforma del 2013 a esta Ley, permite solicitar financiamiento al demostrar que se cuenta con un plan de restructuración de pasivos.

· Previsión.- Otro cambio de ley en la reforma financiera del 2013, es que ahora se puede solicitar el Concurso incluso antes de que ya no se puedan pagar sus deudas.

· Sobrevivencia.- La empresa sigue operando y permite preservar la fuente de empleo.

· Restructura de Deuda.- Mediante el convenio con los acreedores para la restructura de la deuda se logran importantes quitas y ampliaciones del plazo para pago.

· Liquidez.- Al solicitar el Concurso Mercantil las deudas se congelan, no se realizarán pagos hasta llegar a un acuerdo, por ende la compañía comienza con flujo disponible.

· Protección de Garantías.- Si hay activos fijos dados en garantía, al entrar en Concurso Mercantil los acreedores no pueden ejercer el pago con dichos bienes.

Amigo empresario, permítame poner a su disposición los más de 15 años de experiencia de nuestro grupo de especialistas del Despacho Elizondo Cantú en materia de Concurso Mercantil: Entre los que se encuentran Valuadores, Economistas, Analistas Financieros y Jurídicos, Corredores Públicos, Interventores; y sobre todo destacar que también somos Visitadores, Síndicos y Conciliadores por parte de las Autoridades.

Estamos seguros de que podremos asesorarlo.

El autor es Contador Público y Licenciado en Derecho, también es Socio de Innovación y Rentabilidad del Despacho Elizondo Cantú, S. C.

Opine usted: ajuarez@elizondocantu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.