¿Cómo va la renegociación del TLCAN?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo va la renegociación del TLCAN?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo va la renegociación del TLCAN?

bulletSi bien existen reportes de que Estados Unidos ha dejado de lado la exigencia de que las exportaciones automotrices de México y Canadá incluyan un 50 por ciento de partes estadounidenses, siguen preocupando las demandas de la delegación estadounidense de resolución de conflictos y la propuesta de una muerte súbita

Opinión MTY Entorno Macro-económico Gabriela Siller Pagaza
22/03/2018
Actualización 22/03/2018 - 7:57
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Gabriela SillerFuente: Cortesía

Han pasado ya siete rondas de renegociación y no se ve un avance significativo, más bien parece que entre más pasa el tiempo la retórica proteccionista de Trump y su irracionalidad respecto a la aplicación de medidas (como los aranceles al acero y aluminio) se incrementa. Los comisionados han dicho que la renegociación no depende de la agenda política de los países, pero es de esperarse que llevar a cabo la renegociación a la par de las campañas políticas puede generar mayor incertidumbre e inclusive, en términos de estrategia de negociación, poner en desventaja a México. Si bien existen reportes de que Estados Unidos ha dejado de lado la exigencia de que las exportaciones automotrices de México y Canadá incluyan un 50 por ciento de partes estadounidenses, siguen preocupando las demandas de la delegación estadounidense de resolución de conflictos y la propuesta de una muerte súbita.

Además, una de las características de la administración de Trump es el rápido cambio de opiniones, en ocasiones contradictorias, por lo que no existe seguridad de que se dejarán de adoptar políticas proteccionistas.

Estados Unidos tiene un déficit cercano a 800 mil millones de dólares, de los cuales México representa menos del 10 por ciento. Aún y cuando la renegociación fuera “magnífica” (utilizando las palabras de Trump), el PIB de EU subiría sólo 0.5 por ciento si el déficit se fuera a cero. Así, la agresiva renegociación no tiene sentido económico. Si de problemas con el déficit se trata, es China con quien debería equilibrar la balanza, ya que con este país tiene un déficit de más de 300 mil millones de dólares. Sin embargo, los chinos son los extranjeros con la mayor proporción de Bonos del Tesoro, por lo que Estados Unidos estaría en desventaja ante una posible guerra comercial con China. Así, es probable que EU esté aprovechando la renegociación del TLCAN para poner presión a México y a Canadá para imponer medidas arancelarias a China.

Es importante mencionar que las exportaciones de México representan aproximadamente 38 por ciento del PIB, de las cuales cerca del 80 por ciento tiene como destino Estados Unidos. Así, para México aproximadamente el 30 por ciento del PIB proviene del comercio con Estados Unidos. Por el contrario, para Estados Unidos esta proporción es de sólo 1.5 por ciento. Al analizar los datos duros pareciera que Estados Unidos no tiene ningún incentivo para seguir en el TLCAN. Sin embargo, desde el punto de vista político la salida y afectación del comercio de algunos productos puede costarle a Trump el segundo mandato.

México es el tercer mayor importador de maíz estadounidense y los estados que comprenden el cinturón de maíz son en su mayoría republicanos. Asimismo, el 14.7 por ciento de las exportaciones de petróleo de Estados Unidos son enviadas a México y varios de los estados del sur estadounidense también forman parte de la base republicana de Donald Trump. Si a Trump le interesa cuidar su base de votantes, buscará que estos sectores no se vean afectados. Por lo anterior, aunque en monto y proporción del total estos sectores no son una parte significativa del comercio entre ambos países, sí podrían ser un punto relevante para el proceso de renegociación, sobre todo si el gobierno de México está dispuesto a importarlos desde otros países para ejercer presión sobre Trump. Para eso es necesario estar dispuestos a levantarse de la mesa de negociación, sin importar el costo político, de otra forma Trump seguirá presionando con palabras y nuevos aranceles.

Es Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey. gsiller@bancobase.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.