¿Cómo será el nuevo liderazgo en México?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo será el nuevo liderazgo en México?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo será el nuevo liderazgo en México?

bulletDe entrada requiere una voluntad original para crear un trayecto coherente.

Opinión MTY observador convergente Alejandro Zertuche
16/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Alejandro Zertuche FuenteFuente: Cortesía

Hoy podemos darnos cuenta que vivimos en un mundo dinámico, en donde nos es difícil anticipar lo que viene y al que ya no es posible enfrentarlo con los paradigmas del pasado. Las voces de líderes tradicionales que vienen de la política, de las empresas o sociales, están siendo cuestionados y en algunas ocasiones reemplazadas por voces ciudadanas del día a día.

¿Por qué se han apagado esos líderes que tenían una voz de impacto para México? Peter Drucker -considerado el padre del management moderno- expuso que “un liderazgo es aquel que ayuda a los demás a ver y actuar más allá de sus limitaciones”. Creo que pocos han sido en la historia de México los que pueden ser considerados líderes bajo este concepto y lo más probable es que la mayoría ya no se encuentren vivos.

Podemos coincidir o no en los nombres de los posibles liderazgos que cumplen o cumplieron con este concepto, pero creo que podría ser valioso preguntarnos también acerca de lo que pasó con todos los demás que se perdieron en el intento.

¿Por qué un emprendedor que desea generar empleo, cambiaría su enfoque de aprovechar a la gente para que el gane más? ¿Por qué un político que lucha por llegar a un puesto para servir y ayudar a la gente termina sirviéndose a sí mismo? ¿Por qué un líder social que inicia una gran lucha por una causa común termina siendo dueño de su propia causa?

Hay algo que en el camino se pierde y que a todos nos puede pasar en cualquier momento de nuestra vida cuando iniciamos un nuevo trayecto y es el origen de nuestra voluntad de hacerlo. Más allá de un deseo es una fuerza natural que nos mueve. Sucede igual cuando un niño de un año se lanza a dar su primer paso y no está pensando en nada más; solo lo mueve la voluntad de hacerlo. No se trata del fin, sino del origen que le da validez a cada paso.

Hemos tenido líderes que han mantenido esa consciencia de origen. Que sin ser perfectos han permitido formar ciudades como Monterrey por ejemplo. El reto es como mantener la voluntad original viva cuando ellos ya no están. Hoy vemos que generaciones después, se pierde esa voluntad por los deseos de los que llegan buscando obtener resultados fáciles y a corto plazo.

La oportunidad para los nuevos líderes está en romper con este paradigma del deseo por las cosas fáciles y al instante. De entrada requiere una voluntad original para crear un trayecto coherente. Esto es imperativo para cualquier tipo de liderazgo.

El nuevo perfil del líder requiere un rol más consciente que permita abrir nuevas oportunidades y romper los límites de la gente en colectivo. Lo interesante es que la tecnología nos está abriendo las puertas para que se desarrollen virtualmente y que a su vez haya una cantidad tal, que se convierta en fuerza de cambio para accionar ante una situación que requiera mover en colectivo a un país. En pocas palabras todos podemos ser parte.

Ante esto, estamos frente a una decisión desde una voluntad original para llevar a México hacia una consciencia integral o dejar que siga polarizado sin avanzar. La tecnología seguirá multiplicando los deseos del inconsciente colectivo mientras no aparezca una nueva ola de liderazgo cuyo motor sea un verdadero cambio para nuestro país. Es momento de hacer equipo con México, siendo uno hacia un mismo rumbo dejando nuestro ego atrás.

El autor es emprendedor por más de 20 años en la industria de la consultoría y servicios. Hoy es asesor de Liderazgos públicos y privados dónde implementa el modelo y tecnología propia llamado Liderazgo Convergente. Influencer en temas de consciente e inconsciente

Opine usted: alejandro@convergent.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.