Comisiones bancarias y regulación gubernamental
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Comisiones bancarias y regulación gubernamental

COMPARTIR

···

Comisiones bancarias y regulación gubernamental

El impacto en los mercados fue tan considerable, que al día siguiente tuvieron que salir a declarar, tanto la Presidenta de MORENA, como el mismo Presidente electo, en el sentido de que no compartían esta iniciativa y que no la apoyarían.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco A. Pérez Valtier
14/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

La semana pasada, el Senador Ricardo Monreal Ávila y la Senadora Bertha Alicia Caraveo, ambos del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), sacudieron los mercados financieros (en particular las acciones de los Bancos) al presentar una iniciativa de Reforma en el sentido de incluir trece Comisiones Bancarias más, dentro de la lista de Comisiones cuyo cobro está expresamente prohibido a los Bancos y a las Entidades Financieras.

El impacto en los mercados fue tan considerable, que al día siguiente tuvieron que salir a declarar, tanto la Presidenta de MORENA, como el mismo Presidente electo, en el sentido de que no compartían esta iniciativa y que no la apoyarían, lo que eventualmente tranquilizó a los mercados y tuvieron una leve recuperación.

Por su parte, el Senador Monreal declaró que a pesar de esta diferencia de opiniones, no retiraría esta iniciativa y que será turnada a Comisiones, ya que la considera necesaria ante los abusos que los Bancos han cometido en los cobros de Comisiones, cuyos ingresos son muy superiores en nuestro país, comparados con los ingresos que generan los mismos Bancos en sus países de origen.

Por ejemplo, mientras que Santander reporta que el 39 por ciento de sus ingresos totales provienen del cobro de Comisiones en México, en España este porcentaje es del 20 por ciento, y en BBVA la situación es parecida, de un 36 por ciento en México contra un 19 por ciento en su país de origen, mientras que en Banamex, los comparativos son de 33 por ciento y de 18 por ciento, respectivamente.

Si bien la menor penetración bancaria en México pudiera explicar una parte de estas grandes diferencias, la realidad es que si se comparan las comisiones cobradas por cuentahabiente, o por tipo de servicio, las comparaciones arrojarían los mismos resultados, que las Comisiones en México son muy superiores a las cobradas en otros países.

Sin duda, los Bancos se han ensañado en el cobro de Comisiones, y ya solo falta que nos cobren por entrar al Banco, y en muchas ocasiones los cobros, además de elevados, son injustificados, como la Comisión por pago tardío en tarjeta de crédito, ya que la falta de pago oportuno se penaliza con intereses moratorios, además de que también cargan “Gastos de Cobranza”, aún y cuando el pago sea espontáneo y sin importar el importe del pago no exhibido, lo que lleva a penalizaciones que pueden exceder varias veces el monto de lo no pagado, injusticia que nuestras autoridades permiten y toleran sin recato alguno.

Conforme la regulación Bancaria actual, es el Banco de México el encargado de regular todo lo referente a las Comisiones, aunque la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, es la que expresamente prohíbe el cobro de algunos servicios bancarios, y es precisamente la que se propone reformar, para aumentar la lista de Comisiones cuyo cobro estaría prohibido.

Si bien esto de ninguna manera atenta contra las facultades del Banco de México, como algunos editorialistas lo han querido ver, la verdad es que deja mal parado al Banco de México, porque lo exhibe en su inacción y complacencia (o complicidad) en este robo en despoblado que representan las Comisiones Bancarias, en perjuicio de sus clientes.

La ausencia de una regulación efectiva en nuestro país, que les permite a los productores actuar monopolísticamente, obteniendo beneficios económicos indebidos, no solo es característica de nuestras autoridades financieras, ya que gracias a esta laxa regulación, tenemos en México a uno de los hombres más ricos del mundo, Carlos Slim, cuya fortuna la ha amasado obteniendo altos e indebidos ingresos a costa de todos los consumidores, lo que en un País con media población en pobreza, debería ser motivo de vergüenza, más que de orgullo nacional.

Sin duda, al margen de si se cubrieron o no las “formas” (ya que en política la forma es fondo) la verdad es que este “calambre” que le acaban de propiciar a los señores Banqueros, resulta además de oportuno, necesario, y les debe llamar a la autorregulación, ante la ausencia de una auténtica regulación gubernamental, al servicio del usuario de los servicios financieros.

Esto apenas comienza.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzaspúblicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio de Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.