Combustibles: El dilema de bajar o no los Impuestos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Combustibles: El dilema de bajar o no los Impuestos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Combustibles: El dilema de bajar o no los Impuestos

bulletEl mensaje de campaña de nuestro actual presidente Andrés Manuel López Obrador siempre fue el de bajar los precios de los combustibles, sin embargo, la realidad es muy diferente.

Opinión MTY hablando de energía Carlos Rubén Villarreal Mata 
14/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Carlos Rubén Villarreal Mata
Carlos Rubén Villarreal Mata Fuente: Cortesía

Estimado lector, si a los últimos dos sexenios presidenciales se les ha reconocido, a uno como el de la “Guerra contra el Narcotráfico” y al más reciente como el de “Las Reformas”, creo que nos queda claro que el actual gobierno busca ser caracterizado como el de la “Guerra contra la corrupción”.

Tan sólo en el corto tiempo que va de la presente administración, se ha iniciado una clara lucha contra una red delictiva cuyas raíces están arraigadas hasta lo más profundo de las entrañas gubernamentales y la cual, por décadas, ha secado poco a poco los recursos de nuestro país, principalmente, los petroleros, sin embargo ¿Cómo podemos explicar que Petróleos Mexicanos (PEMEX) pasó de ser de una de las petroleras más relevantes a la más endeudada a nivel mundial?

En la anterior pregunta radica una parte fundamental para la decisión de bajar o no los impuestos, principalmente el IEPS, y es que ésta no es una decisión nada fácil de tomar. El mensaje de campaña de nuestro actual presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) siempre fue el de bajar los precios de los combustibles, sin embargo, la realidad es muy diferente.

En la actualidad, los precios de los combustibles en México no están respondiendo a los precios internacionales y a los demás factores macroeconómicos, de hecho, en lo que va del presente sexenio hemos pagado más impuestos por cada litro de combustible, en comparación con el anterior. En el cierre del 2018 se autorizó por la presente administración el aumento del IEPS para los combustibles y si bien, éste no representa en términos reales un alza en el precio de los mismos, si representa un mayor margen de maniobra para que el Gobierno pueda jugar con la recaudación, es decir, cuando los precios internacionales estén bajos, el gobierno puede dejar de “subsidiar” el combustible y obtener mayores ingresos como lo está haciendo actualmente. El día de hoy los impuestos que estamos pagando por cada litro de combustible rondan alrededor del 40 por ciento del costo del mismo, por ejemplo, en el caso del diésel, de cada litro casi 8 pesos corresponden a IEPS, IVA, e IVA del IEPS.

A pesar de lo anterior, y del gran porcentaje que estamos pagando de impuestos, el tema de bajar el precio de los combustibles no parece una tarea fácil ni tampoco se espera que vaya a suceder dentro de poco.

Para el 2019 el gobierno espera recaudar a través del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) cerca de un 41 por ciento más que en el año 2018 y dejar de recibir dicho ingreso representaría para las finanzas públicas un gran boquete. Adicionalmente, a PEMEX no le está yendo nada bien, hace apenas unos días, fue considerada la empresa petrolera más endeudada del mundo poniendo los bonos gubernamentales al borde del grado “basura”, lo cual hace que los planes en inversión para exploración, extracción, producción y refinación se vean más alejados y cuyo plan del gobierno actual es la exención de impuestos para liberar la carga fiscal de la misma, sin embargo, lo anterior no logró mitigar los temores del mercado.

Parece ser que Pemex se encuentra en un estancamiento de dimensiones mayúsculas en donde actualmente no cuenta con producción ni siquiera para alimentar a las refinerías propias y tampoco cuenta con recursos para poder realizar cambios a su favor.

Considero que este es un momento crucial en donde si el gobierno quiere sacar a PEMEX del estancamiento debe de determinar firmemente el modelo de negocio sobre cómo va a operar la empresa, y a su vez, establezca un Director que verdaderamente tenga los conocimientos y años de experiencia en el sector, y que no esté en el puesto por razones políticas, para que realmente pueda convertir a PEMEX, verdaderamente en una EMPRESA PRODUCTIVA DEL ESTADO.

El autor es Socio del área de Hidrocarburos y Director de Estrategias Comerciales del Despacho Elizondo Cantú S.C. También es asesor y experto en evaluación de proyectos y modelajes financieros.

Opine usted: cvillarreal@elizondocantu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.