Combustibles: AMLO Va All In
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Combustibles: AMLO Va All In

COMPARTIR

···

Combustibles: AMLO Va All In

En menos de seis meses son tres los proyectos emblemáticos y, al mismo tiempo, controversiales que han marcado a la actual presidencia, la Refinería de Dos Bocas, el Nuevo Aeropuerto de Santa Lucía y la construcción del Tren Maya.

Opinión MTY hablando de energía Carlos Rubén Villarreal Mata
16/05/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Carlos Rubén Villarreal Mata
Carlos Rubén Villarreal Mata Fuente: Cortesía

El plan para crear una nueva refinería en México no es nada nuevo, fue uno de los estandartes de campaña de nuestro actual presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sin embargo, lo que sí es nuevo es la declaración que hace algunos días se dio a conocer acerca de que las empresas invitadas a participar en el proyecto para la construcción de Dos Bocas en Tabasco excedieron en costo y tiempo lo establecido por el Gobierno Federal, declarando así, desierto el concurso y “restringiendo” la invitación, dejando en manos de PEMEX y de la Secretaría de Energía (SENER) su construcción.

Lo anterior no fue visto con “buenos ojos” por los inversionistas extranjeros, las agencias calificadoras de riesgo y por algunos bancos, puesto que fue el mismo PEMEX quien escogió a las cuatro mejores empresas en el mundo para participar en el proceso, dando como veredicto un resultado que no fue aceptado.

En menos de seis meses son tres los proyectos emblemáticos y, al mismo tiempo, controversiales que han marcado a la actual presidencia, la Refinería de Dos Bocas, el Nuevo Aeropuerto de Santa Lucía y la construcción del Tren Maya. En palabras de nuestro actual Presidente, su deseo es formar parte de la historia a lado de personajes como Benito Juárez y Francisco I. Madero a través de la llamada 4ta transformación, por lo que podemos esperar que estos tres proyectos sean forzados a llevarse a cabo dentro de su actual sexenio de alguna y otra forma.

La problemática, ante las miradas externas, es que se está presentando un patrón de comportamiento del actual Gobierno a aferrarse a diversos proyectos a pesar de recomendaciones y estudios de empresas expertas en el sector; en el caso del Nuevo Aeropuerto de Santa Lucía, hace un par de semanas se anunció un aumento del 11.7 por ciento del presupuesto contemplado a causa de un mal diseño, así mismo, en el caso del Tren Maya, el presupuesto para la realización de los estudios de factibilidad aumentó en un 710 por ciento y en ambos casos, apenas se iniciará con su construcción.

Es cierto que a través de las décadas la situación de PEMEX se fue deteriorando y no se realizó la inversión necesaria, lo que generó una caída paulatina en la producción de petróleo y un abandono en la refinación, ocupando solamente el 35 por ciento de la capacidad total, también es cierto que México necesita contar con una seguridad energética, sin embargo, una industria que se ha dejado caer en décadas necesita planes y estrategia de largo plazo para no buscar corregir el problema en un sexenio. En el 2014, PEMEX era la tercera empresa petrolera más rentable a nivel mundial, antes de la caída mundial de los precios de petróleo, y hoy en día, es la empresa petrolera más endeudada del mundo.

El panorama para AMLO y para México en general no lucen del todo favorable pese a los buenos deseos de la actual administración y de todos los mexicanos; en los últimos dos trimestres se ha presentado una desaceleración económica en diferentes sectores de la industria y comercio, lo cual podría llevar a una posible contracción si el comportamiento continúa. En el caso de PEMEX, lo anterior pone en duda la seguridad y factibilidad de la refinería, en donde un aumento en el presupuesto o la falta de rentabilidad, propicien una baja en su calificación de riesgo crediticio, desincentivando la inversión y provocando que sus costos de financiamiento aumenten drásticamente, generando así, una reacción en cadena que puede afectar a todo el país.

Son grandes los retos y es arriesgada la apuesta de nuestro actual Presidente, esperemos que el equipo de trabajo que lo rodea, pueda asesorarlo con cautela, visión y estrategia.

P.D. Seguimos esperando a los verdaderos responsables del robo de combustible (huachicol).

El autor es Socio del área de Hidrocarburos y Director de Estrategias Comerciales del Despacho Elizondo Cantú SC. También es Asesor y experto en evaluación de proyectos y modelajes financieros y consultor en proyectos energéticos.

Opine usted: cvillarreal@elizondocantu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.