Cesáreo Gámez: La amenaza de la inseguridad
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cesáreo Gámez: La amenaza de la inseguridad

COMPARTIR

···

Cesáreo Gámez: La amenaza de la inseguridad

La delincuencia sigue siendo una de las cuentas pendientes de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Opinión MTY UANL Cesáreo Gámez
04/10/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
 Cesáreo Gámez
Cesáreo Gámez Fuente: Cortesía

Durante 2018 se estima en 24.7 millones el número de víctimas de la delincuencia en el país. El 33.9 por ciento de los hogares de México contó con al menos un integrante víctima del delito y en 93.2 por ciento de los delitos no hubo denuncia, o bien, la autoridad no inició una averiguación previa o carpeta de investigación.

Estos son algunos de los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE) 2019, dada a conocer recientemente por el INEGI.

La ENVIPE estima 24.7 millones de víctimas de 18 años y más, lo cual representa una tasa de prevalencia delictiva de 28 mil 269 víctimas por cada cien mil habitantes durante 2018.

El delito de extorsión presentó una reducción en su frecuencia, al pasar de 19.6 por ciento del total de los delitos ocurridos durante 2017 a 17.3 por ciento en 2018. Dicha reducción tiene un impacto en la disminución de la incidencia delictiva total durante 2018. En cuanto al pago o la entrega de lo solicitado en dichas extorsiones, pasó de 6.8 por ciento de los casos en 2017, a 7.1 por ciento en 2018.

En 2018, el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en hogares representó un monto de 286.3 mil millones de pesos, es decir, 1.54 puntos porcentuales del PIB. Lo anterior equivale a un promedio de seis mil 468 pesos por persona afectada por la inseguridad y el delito.

La cifra negra, es decir el nivel de delitos no denunciados o denunciados que no derivaron en averiguación previa o carpeta de investigación, fue de 93.2 por ciento a nivel nacional durante 2018.

La ENVIPE 2019 estima que los principales motivos que llevan a la población víctima de un delito a no denunciar son por circunstancias atribuibles a la autoridad, tales como considerar la denuncia como pérdida de tiempo con 31 por ciento y la desconfianza en la autoridad con 17.4 por ciento.

La preocupación por la inseguridad se manifiesta también en los analistas económicos. En la última encuesta que levanta el Banco de México entre analistas del sector privado, el 14 por ciento de ellos manifestó que la inseguridad es uno de los factores que podrían obstaculizar el crecimiento de la economía mexicana en el corto plazo.

La inseguridad sigue siendo una de las cuentas pendientes de la administración de Andrés Manuel López Obrador. A pesar de que fue un problema heredado de las administraciones anteriores, en lo que va de sexenio no se ha atenuado, sino que se ha incrementado todavía más.

Esta debe ser una prioridad fundamental en la agenda de la (ya no tan) nueva administración, para retomar el crecimiento y alcanzar el desarrollo del país, que no puede darse con una población amenazada por la inseguridad.

SIGUE CAYENDO LA INVERSIÓN

La formación de capital experimentó una caída de 7.3 por ciento en el segundo trimestre de 2019, de acuerdo con información proporcionada por el INEGI. Este fue el tercer trimestre consecutivo en el que se registraron variaciones negativas en esta indicador.

El consumo del gobierno registró una caída de 2.3 puntos porcentuales en el trimestre mencionado, producto en buena parte de la contracción del gasto púbico registrada en los primeros meses del año.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), eñ gasto del gobierno federal disminuyó 4.1 en términos reales en el periodo enero agosto, destacando la caída en inversión física y obras públicas.

Uno de los componentes principales de la formación de capital, que es la construcción, registró una caída de 8.4 por ciento en julio, acumulando 13 meses consecutivos registrando cifras negativas.

Cesáreo Gámez es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.