Camino fiscal: seguimos viviendo y no hemos muerto en el intento
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Camino fiscal: seguimos viviendo y no hemos muerto en el intento

COMPARTIR

···
menu-trigger

Camino fiscal: seguimos viviendo y no hemos muerto en el intento

bulletSin duda ha sido una época de muchos cambios fiscales, incluyendo las adaptaciones, aclaraciones y correcciones que se han hecho durante estos años.

Opinión MTY CAPITALIZANDO EXPERIENCIA Antonio Rodríguez
06/03/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block

La semana anterior realicé varios ejercicios de reflexión acerca de lo complejo y retador que han sido los últimos cuatro años de implementación de la llamada reforma fiscal, que hoy los quisiera compartir con ustedes.

La premisa básica de esta reforma fue: incrementar contribuyentes y recaudación apoyándose con herramientas electrónicas digitales. Y fue esto último lo que precisamente ha provocado mayores problemas en las empresas y negocios. Y ahora lo explico.

Una empresa está integrada por procesos, es decir una serie de actividades que van formando un producto o servicio en donde se involucran elementos materiales, humanos, técnicos y tecnológicos en algunos casos. Cada proceso está confeccionado a la medida de lo que requiere cada negocio, acorde a sus objetivos.

Ya sabemos que un jugador clave para la autoridad fiscal es la factura electrónica que en su versión 3.3 ha querido “encuadrar” a todos con una serie de catálogos de información, pues con ello se incrementa su “poder” de fiscalización. Todos los contribuyentes, independientemente de su tamaño, han tenido que acoplarse a esta arbitrariedad teniendo un costoso impacto en sus procesos administrativos, tanto de ventas como de compras y almacenamiento, que algunos aún no han logrado resolver del todo. Esto sin duda, alentó a la economía.

Tenemos adicionalmente la revisión electrónica, como otro jugador clave de la reforma fiscal. Un proceso mediante el cual la autoridad fiscaliza silenciosamente a los contribuyentes para determinar diferencias. Se recibe información electrónica de diferentes fuentes: facturas, sistema financiero, notarios públicos, autoridades extranjeras, de los mismos contribuyentes, entre otros; todo esto en un formato electrónico y estándar. Además con la facultad de revisar hasta 5 años hacia atrás.

Tenemos también la contabilidad electrónica, como otro elemento de esta reforma. Que implica que se adecúe el catálogo de cuentas de la empresa a uno definido por la autoridad. Además se debe entregar mensualmente una balanza de comprobación mensual. Este documento es la fuente para todo estado financiero, desde el cual mediante la construcción de un estado de resultados se pueden analizar márgenes, costos, tendencias, comparar con otros contribuyentes de la misma industria.

Sin duda ha sido una época de muchos cambios fiscales, incluyendo las adaptaciones, aclaraciones y correcciones que se han hecho durante estos años. Se mantiene la inquietud en muchos contribuyentes con la duda ¿lo habré hecho bien? También ha habido negocios que no han logrado acoplar estos cambios y han optado por cerrar operaciones.

Los contribuyentes en su mayoría han demostrado voluntad al ir adaptando los cambios, aun siendo tan invasivos en los procesos e información. Los contadores públicos y especialistas fiscales, se han esforzado por comprender el alcance e informar a sus clientes, incluso sugiriendo cambios de hábitos administrativos y financieros. El SAT, ha tratado de difundir los cambios, los plazos han sido muy cortos y lejanos a la Realidad. Y uno de los jugadores más importantes, la autoridad administradora del recurso, el Gobierno Federal, parece que todo esto no lo ha valorado, pues no se percibe mejoría en el gasto público ni en el nivel de corrupción.

Mi reflexión final: si las empresas siguen vivas es por la necesidad y la voluntad expresada por los empresarios, y porque han sabido escuchar y atender recomendaciones de expertos. Ojalá pronto el Gobierno Federal juegue también en nuestro equipo.

VP de Relaciones y Difusión ICPNL. vpdifusion@icpnl.org.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.