Bajo crecimiento y presiones fiscales: Presupuesto 2020
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bajo crecimiento y presiones fiscales: Presupuesto 2020

COMPARTIR

···

Bajo crecimiento y presiones fiscales: Presupuesto 2020

El consenso de los especialistas apunta a un crecimiento de 1.5 por ciento anual.

Opinión MTY Visión Económica Jesús Garza
12/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jesús Garza
Jesús GarzaFuente: Cortesía

El fin de semana pasado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público envió al Congreso de la Unión el Paquete Económico 2020. A primera instancia se observa un presupuesto conservador y muy optimista. Sin embargo, deja mucho que desear, ya que no ataca los problemas de fondo del país.

Elaboro. Primero, reduce el estimado de superávit fiscal de 1.3 a 0.7 por ciento del PIB para el próximo año. Cabe destacar que para cumplir con el uno por ciento de superávit fiscal este año se utilizará al Fondo de Estabilización (contra cíclico) que se creó en la administración pasada.

Los ingresos tributarios han caído este año debido a la desaceleración de la economía, recordemos que la estimación de ingresos se elaboró con un estimado de crecimiento de dos por ciento, creceremos al 0.3 por ciento según nuestros pronósticos. Además, los ingresos fiscales del próximo año dependerán de dos factores: 1) del crecimiento económico (recaudación) y 2) de la producción petrolera (se estima crecerá 10 por ciento).

Lo anterior es muy probable que genere presiones fiscales. Se está sobreestimando el crecimiento económico de 2020. El consenso de los especialistas apunta a un crecimiento de 1.5 por ciento anual, por debajo del estimado oficial. Por otro lado, la producción petrolera liga casi cuatro años de caídas consecutivas, es muy difícil que no solo se revierta esta tendencia, sino que comience a crecer a estas tasas.

Segundo, porque se estima una transferencia hacia Pemex del gobierno federal de alrededor de 4.4 mil millones de pesos (de los cuales se estima un ahorro de 2.4 mil millones en ahorros por la disminución de su carga tributaria). Estas cifras están muy lejos de los 17 mil millones de pesos que estiman las calificadoras requiere Pemex para salir adelante considerando sus pasivos.

En términos generales, el presupuesto para 2020 le apuesta al sector externo para su crecimiento. De hecho, enfatiza que, debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, México se puede beneficiar. Aquí me gustaría hacer dos aclaraciones, la primera que aún y con un auge en las exportaciones manufactureras este año, la economía está estancada (0 por ciento de crecimiento en el segundo trimestre del año). La segunda, si Estados Unidos entrase en recesión, ¿qué herramientas implementará el gobierno para mitigar este impacto?

La respuesta es clara, fomentar la inversión. Pemex no tiene la capacidad para extraer y refinar, sobre todo extraer en aguas profundas. La reactivación de las subastas petroleras en aguas profundas traería consigo una muy necesaria inversión al país y le daría más certidumbre para que otras empresas comiencen a invertir. Por otro lado, urge una reforma fiscal para incorporar al 57 por ciento de la población que no contribuye al erario público.

De Nuevo León ni hablo, el estado más neoliberal que ha observado niveles de PIB per cápita superiores al resto del país y que casi abatió la pobreza extrema, recibirá solamente 14 por ciento de lo que aporta. La idea es fomentar la productividad (que conduce al crecimiento) no inhibirla.

El autor es director general y fundador de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas en EGADE Business School. Cuenta con una maestría en Economía Financiera y doctorado en Finanzas, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Opine usted: jgarzagg@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.