Bajan expectativas y crece confianza
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bajan expectativas y crece confianza

COMPARTIR

···

Bajan expectativas y crece confianza

Los analistas privados esperan que la desaceleración se presente con más fuerza en la primera mitad del año, con tasas de 1.83 y 1.68 en los dos primeros trimestres, para después iniciar la recuperación.

Opinión MTY UANL Cesáreo Gámez
08/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Cesáreo Gámez, es profesor de la Facultad de Economía de la UANL.
Cesáreo Gámez, es profesor de la Facultad de Economía de la UANL.Fuente: Cortesía

Las proyecciones sobre el crecimiento de la economía mexicana han seguido siendo deteriorándose. Sin embargo, los indicadores de confianza de los agentes económicos se mantienen optimistas.

En una entrega anterior comentábamos que el último reporte del FMI registraba una disminución en las perspectivas de crecimiento para este año. Algo similar se observa en la más reciente Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, dada a conocer por el Banco de México.

La expectativa de crecimiento del PIB mexicano para 2019 se redujo a 1.8 por ciento, tres décimas de punto menos que el crecimiento estimado para 2018 (2.11 por ciento), lo que significaría una confirmación de la “Maldición del primer año”, que se ha registrado durante el primer año de gobierno en once de los últimos doce sexenios.

Los analistas privados esperan que la desaceleración se presente con más fuerza en la primera mitad del año, con tasas de 1.83 y 1.68 en los dos primeros trimestres, para después iniciar la recuperación.

La desaceleración se reflejará en el empleo. La última encuesta anticipa que en 2019 se crearán 599 mil plazas laborales formales, menos que lo proyectado en la encuesta anterior (634 mil).

En el frente financiero no se anticipan sorpresas, con una inflación esperada de 3.85 por ciento, el tipo de cambio en $20.16 pesos por dólar y la tasa de interés de referencia (Cetes a 28 días) de 8.18 puntos porcentuales.

En el plano internacional, se espera que la economía de Estados Unidos crezca a una tasa de 2,43 por ciento durante 2019, experimentando una desaceleración de más de seis décimas de punto y ubicarse en 1.81 puntos porcentuales en el año próximo,

A pesar de la “maldición” anticipada para este año, los analistas entrevistados por Banxico esperan una recuperación de la economía en el mediano plazo, con crecimientos proyectados de 1.92 y 2.19 por ciento en el 2020 y 2021, así como un promedio de crecimiento de 2.38 por ciento en los próximos 10 años.

Esta mejoría en las expectativas puede observarse también en los aspectos cualitativos de la encuesta. Así, vemos que la proporción de analistas privados que consideran que el clima de negocios mejorará en los próximos seis meses pasó de 10 a 17 por ciento entre diciembre y enero, mientras que los que consideran que el actual es un buen momento para invertir se incrementó de 3 a 13 por ciento en el periodo mencionado.

En cuanto a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento de la economía en el corto plazo, los analistas mencionaron principalmente a la incertidumbre política interna y la falta de estado de derecho.

Sigue creciendo confianza

Por otro lado, la confianza de los diversos agentes económicos se ha mantenido al alza. El Indice de Confianza del Consumidor (ICC) registró un crecimiento de 11.1 por ciento en enero, en relación con el mismo mes del año anterior.

El índice de confianza del consumidor ha estado creciendo a tasas de dos dígitos en los últimos siete meses, desde julio de 2018, cuando tuvieron lugar las elecciones presidenciales en las que resultó ampliamente ganador Andrés Manuel López Obrador.

Como se ha manifestado en los últimos meses, el componente del ICC que más se incrementó fue la situación económica del país esperada dentro de doce meses en comparación con la actual que se incrementó en 23.9 puntos en relación al primer mes de 2018.

Una situación similar se observa en los Indices de Confianza Empresarial (ICE), disponibles para la industria manufacturera, el sector comercial y la construcción. En los tres casos el ICE registró incremento en enero, destacando aquí también la confianza en la situación económica futura del país en comparación con la actual.

La confianza de los consumidores, empresarios y analistas es un poderoso activo del actual presidente de la república, pero no hay que olvidar que es un elemento muy volátil. Decisiones y medidas que sean percibidas como desacertadas por los agentes económicos pueden disminuir o revertir esta tendencia, con las consecuencias previsibles para el resto de la economía.

El autor es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. También es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Opine usted: cesareo.gamezgr@uanl.edu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.