Anabella Dávila: Empleados sin motivación o con estrés… pruebe bleisure
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Anabella Dávila: Empleados sin motivación o con estrés… pruebe bleisure

COMPARTIR

···
menu-trigger

Anabella Dávila: Empleados sin motivación o con estrés… pruebe bleisure

bulletLas empresas están buscando nuevas formas de ofrecer a sus ejecutivos días adicionales de descanso, flexibilizando sus políticas de viaje de trabajo.

Opinión MTY EGADEBS Anabella Dávila
04/12/2019
Actualización 04/12/2019 - 9:17
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Anabella Dávila
Anabella Dávila Fuente: Cortesía

​En el pasado mes asistí a dos congresos académicos, uno en Lima, Perú y el otro en Sao Paulo, Brasil. Ambos congresos fueron muy interesantes e intensos, ya que se compactaron todas las actividades en dos días, así que para la programación de los itinerarios de vuelos no tuve ningún problema. En ambos casos, arribé y regresé justo a tiempo para el inicio y fin de las actividades. Lo curioso fue que en ambos casos mis colegas locales me preguntaron que, si iba a tener tiempo de ir a pasear por la ciudad, algo que me dejó pensando. Me hubiera encantado tomar un tour gastronómico por Lima, o visitar el Museo de Arte y la Pinacoteca de Sao Paulo, a lo que tuve que responder que “no” porque debía regresar a cumplir con mis compromisos laborales en Monterrey.

Así son la mayoría de los viajes de trabajo, las agendas son ajustadas y se programan para iniciar a la llegada del viajero y se terminan justo antes de la hora de partida del vuelo de regreso. Si viajar produce estrés, viajar por cuestiones de trabajo lo incrementa, y más cuando los viajes son en el mismo día. En México, la mayoría de los viajes a las ciudades del norte de México son de ida y regreso el mismo día. Sin embargo, los estudios demuestran que este tipo de agendas de trabajo que incluyen vuelos ajustados ya están cambiando de un tiempo atrás. Las empresas están buscando formas nuevas de ofrecer motivación y reducir el estrés que produce un viaje de trabajo. Las empresas están flexibilizando sus políticas de viaje y están permitiendo que sus ejecutivos y empleados puedan tomar unos días adicionales para descansar o conocer la ciudad o el país de destino. A esta combinación del propósito del viaje se le llama bleisure que es una palabra compuesta por business travel (viajes de negocio) más leisure travel (viajes de placer).

La industria del turismo está lista para recibir a los viajeros bleisure y ha promovido que muchas de las ciudades destino con un carácter industrial y de negocios desarrollen la infraestructura adecuada y atractiva para este nuevo perfil de viajero. Así es, es la generación del milenio la que está demandado este tipo de viaje. Ahora, es el turno de las empresas.

Para que los ejecutivos y empleados puedan utilizar bien la oportunidad de un bleisure es necesario que las empresas cambien sus políticas de viaje en varios temas. Por ejemplo, sobre el costo de los días adicionales para el descanso después de un viaje de trabajo, para algunas empresas no representa mayor problema si los empleados los cubren y si caen en días hábiles, se puedan tomar a cuenta de vacaciones. La política aquí sería permitir que el regreso del vuelo sea posterior a la terminación de las actividades laborales, independientemente si éste cae en fin de semana. En paralelo al costo, también se debe agregar el asunto del seguro de viaje o seguros que cubren al empleado durante el viaje. Otro tema de ajuste en una política de viajes es facilitar el acompañamiento de la pareja o familiares del empleado, aunque los costos extras sean cubiertos por el empleado.

Por último, con políticas claras y bien definidas se eliminaría cualquier interpretación de falta de ética por utilizar un bleisure. En algunas empresas se interpreta que si un empleado utiliza el viaje de trabajo para sus fines personales estará incurriendo en acciones no éticas y causará alguna sanción laboral. Sin embargo, cuando las políticas tienen el propósito de ofrecer una alternativa de motivación o reducir el estrés por el viaje de trabajo, la falta de ética sería presionar al empleado a regresar a trabajar sin alguna forma de reducir la tensión o descanso del viaje. No hay que olvidar, que los viajeros de trabajo no solo van a cumplir con una agenda en su lugar de destino sino que, además, siguen comunicados con su oficina y atienden los asuntos del día. En otras palabras, se dobla el trabajo y, por supuesto, el estrés.

Los viajes están relacionados con la satisfacción en el trabajo, por lo que significa que nuestros empleados pueden ser más productivos por el bleisure y desarrollar más lealtad hacia la organización.

La autora es Profesora del Departamento de Estrategia y Liderazgo EGADE Business School, Tecnológico de Monterrey.

Opine usted: anabella.davila@tec.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.