AMLO y el poder de la economía del Noreste, al filo de la navaja
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO y el poder de la economía del Noreste, al filo de la navaja

COMPARTIR

···
menu-trigger

AMLO y el poder de la economía del Noreste, al filo de la navaja

bulletDe acuerdo al decreto de Estímulos Fiscales para la Zona se proyecta recortar el impuesto sobre las utilidades empresariales –ISR-, de un 30 a un 20 por ciento en 43 municipios en los seis estados fronterizos con Estados Unidos –EU-, y se reducirá a la mitad, a un ocho por ciento el impuesto al valor agregado en la región.

Opinión MTY Desde Texas Javier Amieva
04/03/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Javier Amieva
Javier AmievaFuente: Cortesía

No cabe duda que las intenciones y los planes del nuevo gobierno de México para proyectar un desarrollo más estable de la región fronteriza, que acabe con la migración forzada por falta de trabajo y que minimice el impacto –natural- del paso de drogas al mercado norteamericano de los adictos, en principio está correctamente enfocado, sin embargo, como generalmente sucede la concentración de leyes y decretos es donde paran, las más de las veces, las buenas intenciones.

Hoy llaman la atención los planes del gobierno de México, de ubicar su Secretaría de Economía en Monterrey y trasladar la Dirección de Aduanas a Nuevo Laredo, -se comentó esta semana en una reunión en la Universidad de TAMIU en Laredo, Texas-, porque sin duda son situaciones importantes y con ello se vislumbra que la región se convierta en un triángulo fronterizo desde Monterrey, Nuevo León hacia el Puerto de Altamira, en Tamaulipas, y con un vértice en Port-Laredo, Texas – que abarca los puentes internacionales con ambos estados mexicanos-; en donde sumadas estas economías, son sin duda la región más fuerte de América en lo que a Comercio Exterior se refiere. Esto lo mencionaron ponentes del Centro Nacional para la Competitividad del Comercio Exterior (CENCOMEX), -un grupo independiente de especialistas que, entre otras misiones-, brinda información estratégica de soporte para legisladores y funcionarios en México.

De acuerdo al decreto de Estímulos Fiscales para la Zona se proyecta recortar el impuesto sobre las utilidades empresariales –ISR-, de un 30 a un 20 por ciento en 43 municipios en los seis estados fronterizos con Estados Unidos –EU-, y se reducirá a la mitad, a un ocho por ciento el impuesto al valor agregado en la región.

Los líderes empresariales y los representantes sindicales también acordaron duplicar el salario mínimo en la frontera, a 176.20 pesos por día, el equivalente a 9.07 dólares al tipo de cambio actual. Sin embargo por falta de una reglamentación precisa y planeación de las autoridades ejecutivas, implementar esto, ha traído problemas en maquiladoras, gasolinas, hoteles y restaurantes, desestabilizando la ya muy precaria economía y seguridad fronteriza.

Si agregamos a esto la problemática de los grupos de inmigrantes provenientes de Centro y Sudamérica – muchos creemos que promovidos por grupos con intereses en desestabilizar la frontera de México-EU, y la venia otorgada por AMLO para que Trump utilice la frontera de México para dar refugio temporal a los grupos de desplazados, que EU no desea mantener en su territorio mientras resuelve las solicitudes de asilo, hoy la frontera del lado mexicano se encuentra en una situación muy endeble.

AMLO, dijo que la idea es impulsar el crecimiento de salarios y empleos a través de incentivos fiscales y aumentos de productividad, mientras que Donald Trump, se ha quejado repetidamente de que los bajos salarios en México atraen a buscar empleo en los EU, robando – dice Trump-, ocupaciones a sus gobernados. Como solución, México se comprometió a aumentar los salarios durante las negociaciones del año pasado en el acuerdo de libre comercio en el que se incluye a Canadá.

Hablando en Ciudad Juárez, AMLO dijo que está de acuerdo con Trump en que los salarios mexicanos “deberían mejorar” y aceptó que los trabajadores mexicanos del sector automotriz ganan una fracción de lo que lo hacen sus contrapartes de EU.

Sin embargo, el plan económico llega en un momento delicado para la región. Trump amenazó recientemente con cerrar la frontera entre EU y México “por completo”, si los demócratas se negaban a otorgar el presupuesto para el muro; aunque él ya, mediante una declaratoria de emergencia se está apropiando de ocho mil millones para construirlo. Sin embargo, el real problema es que los partidos en EU, y sus gobernados están más divididos que nunca, los sentimientos racistas y supremacistas han aflorado nuevamente. Y, que si los demócratas y grupos pro-derechos humanos así como los comités de ética del senado, decidieran por alguna extraña razón ajena a sus verdaderos sentimientos mercantilistas enjuiciara a Trump, este no se iría sin antes atacar fuertemente a la frontera, ya esta semana aumento a 6 mil el número de tropas destacadas ahí, y como su bandera es “un estado de emergencia”, - que no existe tal- la situación podría tornarse peligrosa para la región con buenos planes, mala ejecución y blanco de las políticas racistas de Trump.

¿Esta, amable lector es mi opinión propositiva, usted qué me diría?

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Opine usted: javier.amieva@hispanicinternational.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.