menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Alejandro Zertuche: La realidad de México rumbo a las elecciones 2021

COMPARTIR

···
menu-trigger

Alejandro Zertuche: La realidad de México rumbo a las elecciones 2021

bulletEste año será relevante para la historia de nuestro país.

Opinión MTY observador convergente alejandro zertuche
13/01/2021
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Alejandro Zertuche Fuente
Alejandro Zertuche FuenteFuente: Cortesía

Más allá de las múltiples crisis que estamos viviendo en nuestro país, la forma en que se perciben se convierte en un reto para todos. Hoy tenemos diversas versiones de cada situación, por lo que se ha perdido el enfoque objetivo de lo que está pasando.

Las realidades que estamos creando de forma subjetiva dependen de cada observador y sus paradigmas. Una noticia o suceso puede ser observado desde múltiples frentes de acuerdo a la historia personal de quien lo observa y los juicios que nacen de ello. Esto sucede con todo con lo que interactuamos a nuestro alrededor y que se percibe por medio de los sentidos.

Cada realidad subjetiva termina viviendo únicamente en nuestra mente. Es una interpretación de acuerdo a nuestras creencias, miedos y sombras que acumulamos en la vida. Esto hace que las posibilidades abran un abanico de múltiples futuros inciertos alejándonos de la oportunidad para crear una nueva realidad objetiva que sea de valor para todos los mexicanos.

Una causa importante de este suceso tiene que ver con la ausencia de liderazgos que habiliten de forma clara el enfoque convergente hacia un propósito común. Un cambio de paradigma, que permita construir una nueva versión de México y que ponga en el centro al ciudadano como eje principal para la creación de las políticas públicas, es necesario para una prosperidad integral.

Vienen las elecciones más grandes en la historia de nuestro país que traerán consigo una gran oportunidad para despertar la consciencia ciudadana de participación. Será clave el compromiso de hacernos presentes mas allá de solo ir a votar. Estaremos frente a la toma de decisiones que construirán nuestro futuro y es por ello que habrá que romper paradigmas de polarización para poder observar, desde una forma centrada, una realidad mas objetiva que la que nos separa a los mexicanos.

Los partidos y sus candidatos tienen la oportunidad de abrir espacios de colaboración con los ciudadanos para construir juntos propuestas coherentes y triunfadoras. Es momento de alejarse de la guerra sucia y enfocarse a construir nuevos liderazgos que puedan representar las verdaderas necesidades de los mexicanos. El “mindset” del votante ha sido transformado después de todo lo vivido en el 2020, así que el que no logre descifrarlo estará vendiendo espejitos de ilusión siendo uno mas en el ring de la contienda.

Hay pocos estados como Nuevo León, donde hay más de dos candidatos disputando el liderazgo de las encuestas. Será el estado mas reñido entre quien tiene la marca con mas credibilidad, gobierna local y quien gobierna desde lo federal. Todos enfrentaran a un neolonés que vive en la incertidumbre y que junto a sus códigos culturales, los hacen prácticos y echados “pa-delante” como se diría en tierras norteñas. En todo México tendremos la oportunidad de empezar a interesarnos en la participación para hacer que estas elecciones sean las las primeras en donde se inicie una transformación desde el ciudadano.

¿Qué realidad es la que queremos empezar a crear para el futuro de México? ¿Hacia dónde apuntar los esfuerzos que permitan lograrlo? ¿Cómo integrar a la sociedad para participar en el cambio hacia un nuevo paradigma de prosperidad y equilibrio social? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a ceder nuestras creencias para colaborar sin distinciones por nuestro país? .

Este año será relevante para la historia de México. Es momento de empezar a observar las realidades subjetivas que estamos viviendo desde cada trinchera, entender las de los demás y ver como podemos integrar y asumir una realidad objetiva y común. Se trata de crear una visión positiva de futuro. Este año podremos llamarlo el año del ciudadano si así nos lo proponemos de forma consciente para decidir el rumbo que queremos. Podemos iniciar respondiendo cada uno ¿Cómo quiero verme y ver a México en los siguientes tres años?.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.