Alejandro Zertuche: La otra cara del hashtag #PrensaProstituta
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Alejandro Zertuche: La otra cara del hashtag #PrensaProstituta

COMPARTIR

···
menu-trigger

Alejandro Zertuche: La otra cara del hashtag #PrensaProstituta

bulletLos mexicanos no nos saciamos de escuchar malas noticias y de esto no nos damos cuenta.

Opinión MTY alejandro zertuche
08/11/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Alejandro Zertuche Fuentes.
Alejandro Zertuche Fuentes.Fuente: Cortesía

¿Alguna vez hemos tenido conocimiento de que la prensa se vende al poder por dinero? Seguro es que no todos los medios informativos se hayan vendido o se vendan, sin embargo sí existe una percepción colectiva de su actuación cercana al poder, ya sea político o empresarial. Esto no es nuevo y se les conoce como el cuarto poder, por su influencia informativa.

La semana pasada se viralizaron los hashtags #PrensaProstituta, #PrensaCorrupta y #PrensaSicaria, generando un ruido informativo alrededor de este “ataque”. Los que saben como funciona el Twitter pueden descifrar que en este tipo de casos existe un impulso de dos bandos distintos, el que está a favor o en contra del Presidente.

Mas allá de quien inicia, impulsa y aprovecha la situación, es importante observar como mexicanos, el comportamiento que hemos creado en los medios informativos. Con el poder de las redes sociales mostramos quienes somos y como es que nos comportamos como sociedad.

Esto que sucede hoy es una gran oportunidad para todos. Si nos alejamos de ver esto como un conflicto y lo vemos como una reacción de quienes somos, entonces podremos entenderlo mejor.

La prensa es un espejo de nuestra sociedad. Nosotros mismos hemos impulsado su poder, dándole la credibilidad con los ojos cerrados acerca de lo que informan, aun sabiendo que tiene una posibilidad de que la información este manipulada. Al final cada medio se enfoca a su mercado y les habla como ellos lo esperan. El consumidor de la información crea esa realidad inconscientemente.

Los mexicanos no nos saciamos de escuchar malas noticias y de esto no nos damos cuenta. Queremos buscar a quien enjuiciar este día o a quién culpar por nuestros errores y fallas. Queremos buscar como llevar a las mesas de reuniones o a las redes sociales, datos que nos hagan sacar nuestro poder de apuntar y corregir a alguien más; menos a nosotros mismos. Nuestro miedo de vernos en autoreferencia nos aleja de asumir nuestra realidad y vivirla con responsabilidad.

¿Qué necesitamos que nos de la prensa para alimentar nuestro ego? Eso es lo que nos dará una y otra vez mientras no hagamos consciencia de que todos juntos estamos creando esta realidad. Lo que está sucediendo a nivel global en temas sociales, políticos y económicos nos está mandando un mensaje claro. Existe una gran desigualdad y separación en la sociedad. No es posible que podamos evolucionar como humanidad de esta forma. Los cambios que llegarán serán radicales si no despertamos colectivamente. No es fácil, pero depende de cada uno sumarse a esta nueva era de consciencia.

Cuando nos dejamos llevar por nuestros intereses desde el ego estaremos prostituyendo nuestra vida una y otra vez. Sí, se oye fuerte. La prensa no se prostituye, nosotros lo hacemos realidad cada vez que alimentamos nuestra ambición personal con las noticias que ellos generan para cumplir nuestras expectativas.

Es momento de salirnos de los acontecimientos negativos del día a día para poder entender que rol estamos tomando y así decidir conscientemente como es que podemos cambiar de rumbo. Esto abre la oportunidad de preguntarnos en lo individual ¿Cuanto tiempo estoy prostituyendo mi realidad al no aceptarla y decidir distraerme con el exterior para alimentar mi ego? .

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.