Alejandro Zertuche: ¿Estaremos creando el infierno en internet?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Alejandro Zertuche: ¿Estaremos creando el infierno en internet?

COMPARTIR

···

Alejandro Zertuche: ¿Estaremos creando el infierno en internet?

Hay muchas formas de ver la realidad y esta dependerá siempre del prisma que cada persona tiene para verlo.

Opinión MTY OBSERVADOR CORVERGENTE ALEJANDRO ZERTUCHE
10/10/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Alejandro Zertuche Fuentes.
Alejandro Zertuche Fuentes.Fuente: Cortesía

Vivimos en una época en donde el juicio colectivo se ha convertido en un deporte inconsciente que se practica con la mínima información y con la emoción del enojo.

El linchamiento digital colectivo que se vive es un reflejo del estrés crónico que nos ha estado generando la polarización con la que vivimos en nuestro país. No hemos tomado consciencia de que cada uno se suma al polo que le convenga según sus intereses individuales. Aunque terminemos culpando a alguien por nuestra experiencia de separación en la sociedad, no logramos nada para poder resolverlo.

Existe una frase milenaria que dice “El que esté libre de culpa, que arroje la primera piedra”. Poderosa frase que en pocas palabras nos invita a ser auto-referentes para alejarnos de culpar y apuntar a los demás. Para hacerlo, solo necesitamos preguntarnos ¿Qué estoy aportando con mi forma de ser, a esta situación que está sucediendo? .

Hay muchas formas de ver la realidad y esta dependerá siempre del prisma que cada persona tiene para verlo. Por ejemplo, los casos de #Ladies y #Lords que se generan en las redes sociales se convierten en un escaparate colectivo para soltar el enojo, la ansiedad y la culpa. No se trata de perdonar el mal comportamiento, sino de que se lleve a las instancias correspondientes y tratar que esto no influya más allá del individuo que lo llevó a cabo. Normalmente estos acosos de culpa terminan dañando a las familias también.

Tenemos el caso en Monterrey de la foto del #SrDavid en donde se aprecia que toca un pecho a una jugadora de un equipo de EU femenil que se enfrentó al equipo referente de Tigres, cuando se tomaba una selfie con él. Aunque existen ambas posibilidades de que se haya aprovechado o de que fue un mal acomodo al momento de tomarla, hoy existe un linchamiento por parte de la sociedad. Error o no, siempre existe la posibilidad de que se aclare, que se analice y que se resuelva de acuerdo a lo que la jugadora y las autoridades decidan.

Si la situación ya está siendo atendida ¿Por qué sigue la sociedad atacándole a él y a su familia? ¿Y si fue un simple error de movimiento solamente? ¿Hasta dónde estamos creando un infierno en las redes sociales? Ya no se trata solo de decidir si estuvo mal o no, sino de hasta dónde podemos como sociedad detener nuestro proceso de descarga emocional, que desvirtúa la realidad. No nos hemos dado cuenta que estamos ciclados en lo que vivimos y que todas las situaciones nos abren la puerta para mostrarnos quienes somos de acuerdo a como reaccionamos.

Como el caso del #SrDavid hay muchos otros que terminan acabando con familias enteras. Las autoridades terminan resolviendo la situación y la sociedad se queda con la experiencia vivida desde el juicio colectivo y en muchas ocasiones con muy poca información de lo que realmente sucedió. Todo esto nos va llenando de piedras la mochila que cargamos como sociedad y esto solo nos provoca distracción perdiéndonos de lo que está sucediendo en nuestras propias vidas.

Podemos aprender de cada situación cuando aprendamos a vernos a nosotros dentro de ella. Hacer consciencia de forma individual para ir sumando al colectivo será la mejor forma de hacer prosperar a México. No hay culpables, sino responsables. Desde ahí, podemos aprender a observarnos como parte de lo que nos muestra cada caso o experiencia vivida y detenernos antes de reaccionar inconscientemente de forma negativa. Dejemos de crear un infierno que no nos conviene a nadie y que al final nos terminará quemando a todos sin darnos cuenta. Dejemos que la justicia exista y que sea determinada por los que deben ejercerla.

Todos tenemos un tipo de #Lady o #Lord atrás de nuestras mascaras personales. Empecemos reconociéndonos en auto-referencia y preguntándonos en lo individual.

¿Qué máscaras uso para enjuiciar a los demás y tapar mis culpas?

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.