Monterrey

Aldo Juárez: Planeación estratégica empresarial y ¿personal?

El proceso en si es más importante que el resultado, pues es el puente entre la misión y visión para alcanzar propósitos u objetivos.

Estimados lectores, despedimos el año 2019 lleno de incertidumbre y de muchos cambios en el ámbito económico, político y hasta social; con un abrir y cerrar de ojos se nos han ido 365 oportunidades de hacer mejor las cosas. Y bien o mal así daremos la bienvenida al 2020, un año muy cabalístico por la repetición de sus dígitos y por ser año bisiesto, el cual nos traerá otras 366 oportunidades de cambiar el rumbo, y es que el futuro no es inevitable, es inventable; por eso el día de hoy aprovecho esta entrega y la fecha de fin de año para incitar a la reflexión de contar con una planeación estratégica tanto en las empresas como en lo personal.

Seguramente has escuchado la frase: "para quien no sabe a dónde quiere llegar, cualquier camino sirve". Pero si ya definimos a donde queremos llegar, debemos entonces realizar una planeación estratégica para establecer el camino adecuado y lograrlo.

Una planeación estratégica es un proceso sistemático de desarrollo e implementación de planes para alcanzar propósitos u objetivos. Y ese proceso de la planeación en si es más importante que el resultado, pues es el puente entre la misión y visión, en el entendido que la misión es la razón de ser del aquí y el ahora mientras que la visión es el donde queremos estar a futuro. Y es que el resultado de donde queremos estar quizás ya lo conocemos, pero el camino y las formas para lograrlo es lo que marca la diferencia entre el fracaso de no llegar a donde queríamos y el llegar triunfantes.

Entre las distintas metodologías de la planeación estratégica está el balanced scoredcard que es la herramienta que traduce la visión y estrategia de una organización en un arreglo comprensible de objetivos para los cuales define indicadores de desempeño, transformándolos en un marco de trabajo para un sistema de administración y medición estratégica.

Es imperativo que consideres que para realizar una planeación estratégica se debe recurrir a los expertos y no ha falsos profetas, pues según datos de encuestas en 2017 por la CANACO en Nuevo León el setenta por ciento de las estrategias fallan por una pobre implementación y sólo el diez por ciento de las organizaciones ejecutan su estrategia con éxito.

Las empresas que cuentan con una planeación estratégica pueden adaptarse más fácil a los cambios y aumentan el éxito de enfrentar los retos del nuevo año. Por eso, también las personas deben realizarla, el saber ¿quiénes son?, ¿dónde están? y ¿dónde quieren estar? es un factor clave, pues la planificación ayuda a no solo tomar buenas decisiones sino asegurar que éstas sean las mejores para alinear tu propósito de vida y cumplir tus metas en el 2020. En el norte del país existen organizaciones como "Líderes con Valor" que ayudan a las personas a encontrar su mejor versión y su propósito de vida con herramientas de planeación estratégica.

Cierro la última entrega de este año, no solo deseándoles el típico feliz y prospero año nuevo, sino con el consejo que tú eres el artista de tu vida y de tu empresa, así que toma el pincel y empieza tu planeación estratégica, es momento que redefinas tu camino hacia el éxito, recuerda que lo que crees lo creas y que somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Gracias por leernos y te invito a seguirnos el próximo año en Factor Clave para seguir hablando de negocios.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.