Aldo Juárez: Family Business, la estrategia para proteger el negocio
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aldo Juárez: Family Business, la estrategia para proteger el negocio

COMPARTIR

···
menu-trigger

Aldo Juárez: Family Business, la estrategia para proteger el negocio

bullet Si buscas preservar tu patrimonio, la solución está en el diseño e implementación de un plan de sucesión familiar.

Opinión MTY Factor Clave Aldo Juárez
07/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Aldo Eliud Juárez Luna
Aldo Eliud Juárez LunaFuente: Cortesía

Estimado lector, en este inicio de año te invito a reflexionar con los siguientes cuestionamientos:

¿En tu empresa casi el 100 por ciento de las acciones están bajo miembros de la misma familia?

¿Los miembros de la familia trabajan en el negocio ocupando los más altos niveles en la administración?

¿El propósito de los accionistas es preservar, incrementar y transmitir su patrimonio empresarial a la presente y siguientes generaciones?

Si la respuesta a mis preguntas es afirmativa, entonces estás en una empresa familiar. Y si tú eres el líder, ahora te pregunto:

¿Qué pasará con tu negocio, cuando te retires?

¿Estas consiente de que tu retiro tendrá un impacto tanto para tus colaboradores internos (empleados, clientes) y externos (proveedores, acreedores) así como para la misma familia? Actualmente, en México y en el mundo la mayoría de las empresas son familiares como la tuya; pero desafortunadamente, tras la salida del líder de la familia el negocio tiende a desaparecer, ya sea que quiebre por carencia de competitividad o sean vendidas por las nuevas generaciones.

Como principal factor destaca la falta de previsión para llevar a cabo la sucesión del negocio; es decir, no se trabaja en atacar los siguientes retos:

Institucionalización de la empresa.

Reglas para la incorporación al trabajo de la segunda y tercer generación.

Diferencias de valores, edades, personalidades y prioridades de los miembros de la familia.

Cultura de planeación estratégica.

Incertidumbre en materia testamentaria y hereditaria.

Sin embargo no todo está perdido; si buscas preservar tu patrimonio, la solución está en el diseño e implementación de un plan de sucesión familiar, el cual consta de los siguientes principios básicos:

Valuación del negocio.- No podemos hablar de sucesión sin antes conocer el valor del negocio. Para optimizar la valuación se pueden utilizar estrategias como activos intangibles del cual ya les platiqué en el artículo “Creando Valor con Activos Intangibles”.

Protocolo familiar.- Se trata de un contrato privado que se realiza entre la familia, donde se establecen las reglas para cuidar la operación del negocio. En dichas reglas se guía a la empresa para la adopción de mejores prácticas corporativas; como por ejemplo: la creación de un gobierno corporativo.

Retribuciones familiares.- Consiste en la definición de las estrategias de las remuneraciones de los miembros de la familia en sus distintos roles: empleado, arrendador, inversionista, consejero, prestamista, dueño de marcas, etc. Se pueden completar los beneficios a través de esquemas como el seguro de hombre clave del cual también les compartí información en el artículo “La Protección Empresarial a través del Talento Clave”.

Acuerdos Legales.- Es muy importante y necesario establecer la seguridad jurídica creando testamentos y usando figuras como el fideicomiso para poner orden en los temas hereditarios.

Un factor clave es definir con tiempo la estrategia adecuada que nos permita:

Lograr la perpetuidad del negocio,

Garantizar tu retiro digno con un buen retorno de la inversión, y

Asegurar el bienestar de tus hijos, nietos y demás generaciones futuras.

Me permito poner a tu disposición la experiencia de nuestra firma en el tema de Family Business.

Opine usted: ajuarez@elizondocantu.mx

El autor es Socio de Innovación y Rentabilidad del Despacho Elizondo Cantú, SC.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.