Adiós a la compensación universal
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Adiós a la compensación universal

COMPARTIR

···
menu-trigger

Adiós a la compensación universal

bulletEn Nuevo León y zona Noreste afectará a empresas exportadoras, productores de alimentos, al sector maquilador, proveedores de maquinaria o insumos al sector agrícola, entre otras, que están sujetos a tasa cero en temas de IVA que es donde se generan mayormente los saldos a favor.

Opinión MTY Compartiendo experiencia Fidencio Pérez Acosta
22/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Fidencio Pérez AcostaFuente: Cortesía

Hasta el 31 de diciembre de 2018, los contribuyentes podíamos compensar las cantidades que tuvieran a su cargo de impuestos con las cantidades que tuviera a su favor, no importando que éstas fueran de distinta naturaleza; así las cosas, si alguien tenía Impuesto al Valor Agregado (IVA) a favor y debía pagar Impuesto Sobre la Renta (ISR), ya sea propio o del retenido a terceros, podía realizar una compensación, es decir, no tenía que pagar el ISR y solicitar el IVA en devolución, esta mecánica ayudaba mucho en el flujo de efectivo de cada contribuyente y con ello la operación se volvía más ágil.

Con la llegada del año, lo mencionado anteriormente ya no se podrá realizar, pues con la entrada en vigor de la Ley de Ingresos 2019 se elimina esta acción, ya que en la fracción VI del artículo 25 de dicha ley, se establece que los contribuyentes obligados a pagar mediante declaración únicamente podrán optar por compensar las cantidades que tengan a su favor contra las que estén obligadas a pagar por adeudo propio, siempre que ambas deriven de un mismo impuesto, incluyendo sus accesorios.

En Nuevo León y zona Noreste afectará a empresas exportadoras, productores de alimentos, al sector maquilador, proveedores de maquinaria o insumos al sector agrícola, entre otras, que están sujetos a tasa cero en temas de IVA que es donde se generan mayormente los saldos a favor. El efecto no es de un solo mes, es un efecto continuado en donde veremos que cada empresa, tendrá que recurrir a diversas fuentes de financiamiento o apalancamiento, recurriendo a líneas de crédito o apalancarse con sus proveedores o también a quizás a reducir sus ciclos operativos esperando recursos -que el gobierno tardará en devolver; algunos otros están pensando en realizar una impugnación a través de una demanda de amparo, aunque con pocas posibilidades de éxito.

A efectos de que las empresas tengan mayor rapidez en la recuperación de su flujo, debe ser empresas muy cumplidoras en sus obligaciones tributarias y, a su vez, establecer buenos controles a su cadena de proveedores, porque también deberán ser igual de cumplidores que la misma empresa, porque “papá gobierno” revisará que tengan un buen historial a efectos de liberar los recursos. Las distintas cámaras empresariales deben realizar presión o negociar para que esta disposición sea reversada o incluso permitir a ciertos sectores, bajo ciertos requisitos, la mencionada compensación universal.

Hasta ahora la autoridad a dado a conocer un anteproyecto de una regla, en donde establece que los saldos a favor generados hasta el 31 de diciembre de 2018 y sean declaradas de conformidad con las disposiciones fiscales, que no se hubieran compensado o solicitado su devolución, podrán optar por compensar dichas cantidades contra las que estén obligados a pagar por adeudo propio, sin importar que deriven de un mismo impuesto; este apoyo que pretende otorgar esta muy limitado ya que no se extiende a las cantidades a pagar por retención a terceros, esperemos que la autoridad se dé cuenta de esta omisión y corrija esta regla.

Se nota un panorama complicado, no obstante, nuestro estado, siempre ha sido un estado de gente triunfadora, somos artífices de nuestros triunfos o de nuestros fracasos, con el gobierno a favor o en contra, vamos siempre para adelante.

El autor es miembro de la Comisión de Investigación Fiscal y de la Comisión de Contabilidad y Medios Electrónicos, del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León.

Opine usted: fperez@perezacosta.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.