Monterrey

Marco Pérez: El abstencionismo triunfó el 2 de junio

Contrario a la afirmación de Claudia Sheinbaum, de que la mayoría de los mexicanos votaron por ella, la realidad es que la mayoría de los mexicanos NO salieron a votar, por lo que el gran ganador de la contienda electoral, fue el abstencionismo.

De tal suerte, si llega a materializarse la mala noticia que Morena va a tener mayoría calificada en el Congreso, aún quedaría como tabla de salvación, que despierte la mayoría de los mexicanos que no salieron a votar y cambien el rumbo que pretende tomar la 4T, de someter a todos los contrapesos legítimos y consolidar un poder político absoluto, en las próximas elecciones de diputados federales en 2027.

Confieso que los resultados de las elecciones me sorprendieron mucho, pues no esperaba que la mayoría de la gente de clase media, aprobara la continuidad de esta administración, a diferencia de la clase alta, como se pudo constatar, por ejemplo, en los resultados obtenidos en el municipio de San Pedro Garza García en Nuevo León, que por mucho, es el de mayor ingreso por habitante no solo en México, sino en América Latina, donde los ciudadanos salimos a votar de manera copiosa, en casi un 80%, y solo un 17% de los sufragios favorecieron al partido en el poder, ya que 3 de cada 4 sufragios favoreció a Xochitl, poniendo en claro que esta muestra representativa de la clase alta en el País, no aprueba que siga la 4T al frente del gobierno federal.

Y como escribí en mi artículo de la semana pasada, el resultado no fue del agrado de los mercados financieros, y no precisamente por el triunfo de la candidata de Morena, sino por la tendencia a conseguir la mayoría calificada en el Congreso, que le permitiría al inquilino de Palacio consolidar sus propuestas de reformas constitucionales, incluso antes de que termine su mandato, por lo que el nerviosismo en los mercados financieros no se hizo esperar, se cayó la Bolsa y el peso entró en una espiral devaluatoria que aún continúa.

Por otro lado, pensar que la mayoría de la gente de clase media sigue creyendo que los anteriores gobernantes fueron muy corruptos y que no merecen una nueva oportunidad, me es difícil de entender, toda vez que en esta administración se han dado muestras de una mayor corrupción, en completa impunidad, superando ampliamente a las administraciones pasadas, siendo incluso plenamente documentadas, como el caso de Segalmex, un robo de 4 veces lo desviado en la estafa maestra, EN SOLO CUATRO MESES, sin que su director haya sido consignado, sino al contrario, fue promovido.

En la pensión a adultos mayores, como bien lo denunció y documentó Carlos Urzúa, (poco antes de morir), hay un sobrecosto de $50 mil millones de pesos mensuales en el pago de esta prestación, es decir, UN ROBO de $600 mil millones de pesos al año!! y no pasa nada, ni se investiga, ni se sanciona este atraco a las arcas de la nación, ante la indolencia de esta clase media, que prefiere aceptar el plato de lentejas, sin entender que en economía, no hay “lonches gratis” y que finalmente, todos tendremos que pagar estas dadivas y prerrogativas con recursos públicos.

Me queda claro que no comprenden que si se empiezan a concretar estas reformas para eliminar contrapesos y órganos autónomos, nada bueno puede esperarse para la economía del País, y paulatinamente se irán complicando las cosas, lo que inexorablemente les va a repercutir no solo a ellos, sino a todos los mexicanos.

Una empresa a la que le cambian las reglas del juego, y no le respetan sus derechos en los tribunales, aún y que empiece a operar con pérdidas, no veremos que cierre de la noche a la mañana, (como quizás muchos piensan que lo hará) porque mientras cubra sus costos variables y parte de sus costos fijos, le es menos oneroso operar con pérdidas, que cerrar definitivamente, pero sin duda dejará de invertir, y su salida será ordenada, más no inmediata, dando una falsa impresión de que pueden seguir operando, a pesar de las nuevas condiciones adversas.

Sin una real independencia del poder judicial, el estado de derecho sería solo un discurso, y estaría en riesgo el patrimonio de los inversionistas, y me queda claro que la gente en situación de pobreza no entiende esto, porque tienen un bajo grado de estudios, pero que tampoco lo entienda la clase media, más educada y aspiracionista por naturaleza, simplemente es kafkiano.

Tampoco entienden que vamos a entrar a un proceso que matará, paulatina e inexorablemente a la gallina de los huevos de oro, y bien les vendría un buen ejercicio de auto reflexión, si votaron con el cerebro, o con las vísceras.

Sin duda, la paradoja de que se puede hervir a una rana, si de manera lenta se le va subiendo la temperatura al agua del recipiente donde cómodamente se aloja, pasará a ser una cruda y dolorosa realidad, si empiezan a aprobar las reformas constitucionales propuestas por la actual administración.

De conseguir eliminar los actuales contrapesos al poder ejecutivo federal, y los pocos órganos autónomos que aún quedan, serían los mercados financieros los únicos aliados que nos quedarían para reprobar este accionar, y quizás también los mecanismos de defensa de los inversionistas al amparo del Tratado Comercial, con riesgo de que ante esta eventualidad, piensen incluso en cancelarlo.

Y a quienes usan el argumento de que en este sexenio no nos transformamos en otra Venezuela, solo recuerden que gracias a la autonomía de la Corte, y a la falta de mayoría calificada en el Congreso, se pudo detener la serie de reformas que inició López, y que NO pudo concretar, pero que ya anuncia que va por ellas, a partir del 1 de Septiembre, a ver si siguen pensando igual.

Finalmente, es importante comentar que tener de vecinos a los Estados Unidos, de alguna manera va a funcionar como un “seguro” que nos proteja de la aplicación de políticas populistas extremas, que afecten la propiedad privada de todos nosotros, incluyendo la de inversionistas extranjeros, y tendrían que tomar cartas en el asunto, para evitar que se deteriore la situación en nuestro País, y la migración se extrapole.

Con una buena “barrida” al crimen organizado, y encarcelando a dos o tres peces gordos, sin duda sería una buena medicina para iniciar la recuperación necesaria.

Esperemos que no haya necesidad de usar este “seguro”.

Marco Pérez

Marco Pérez

Economista especialista en finanzas públicas, Socio Director de Econometría Aplicada SC, Conferencista y Catedrático a nivel doctorado.

COLUMNAS ANTERIORES

Entre Líneas 15/07/2024
Alicia Galindo: Casas circulares a prueba de huracanes

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.