Monterrey

Rogelio Segovia: Corea del Sur, de la adversidad al éxito

En 1960 el PIB per cápita de Corea del Sur era de 944 dólares, para 2018 había crecido 28 veces para situarse en 26,761 dólares.

SEÚL.— Hubo una época en que Corea del Sur fue considerada como un caso perdido. Sus primeros años como nación independiente fueron militarmente complejos y turbulentos.

Después de que Corea consiguió su independencia de Japón al final de la Segunda Guerra Mundial, se encontró bajo disputa de las dos grandes potencias de aquella época, Estados Unidos y la Unión Soviética. Ante la falta de acuerdos para dirimir las diferencias ideológicas de estas dos naciones, dividieron el territorio en dos, la República Popular de Corea (Corea del Norte) y la República de Corea (Corea del Sur).

Tres años después, el 25 de junio de 1950, Corea del Norte lanzó un intento de invasión contra Corea del Sur, desencadenando así la llamada guerra de Corea, la cual llegó a su fin el 27 de julio de 1953. Durante esos años de hostilidades y encono, el Producto Interno Bruto (PIB) de Corea era comparable al de los países más pobres de África.

En 1960 el PIB per cápita de Corea del Sur era de 944 dólares, para 2018 había crecido 28 veces para situarse en 26,761 dólares. Para poner esto en contraste, México paso de un PIB per cápita de 3,907 a 10,385 dólares; un incremento de apenas 2.7 veces en el mismo periodo. En el año 2009 el PIB de Corea fue superior al de México.

Esto significa que un país con escasos recursos naturales, con la mitad de la población, con una de las economías más pobres de Asia (al nivel, como vimos, de los países pobres del continente Africano) consiguió sobrepasar a una de las naciones más prósperas en recursos naturales y con una gran cantidad de población en edad laboral.

¿A qué se debe que un país como Corea del Sur, sin desarrollo industrial y con una economía agrícola, se convirtiera en una de las principales economías del mundo? A una serie de decisiones económicas y políticas de largo aliento, como inversión en educación para incrementar el capital humano; impulso a ambiciosos programas destinados a promover la innovación y la creación de nuevas empresas; y un enfoque de exportación de bienes y servicios de alta tecnología y calidad.

Hoy en día Corea del Sur es un país moderno, globalizado y vibrante que sueña con el futuro. Tiene un fuerte apego a su cultura y a sus tradiciones, así como una gastronomía variada, saludable y rica en sabores. Su cultura, desde el K-pop y el K-beauty, hasta los K-dramas, se han ganado un pulso preponderante en nuestra cultura occidental.

Ganó el Premio Oscar por la película Parásitos, y BTS, la que es quizá la banda más famosa del mundo en este momento, genera al rededor de 3,670 millones de dólares por año para la economía de este país (por exportaciones, consumo y turismo) y se estima que ha creado casi 8,000 puestos de trabajo en esta nación.

En unas pocas décadas, Corea del Sur ha experimentado un crecimiento social, económico y cultural vertiginoso. Ha convertido su identidad cultural, industrial y tecnológica en bienes exportables, generando así una verdadera movilidad social para sus ciudadanos, sin importar la afiliación política de sus gobiernos.

¿Qué hemos dejado de hacer en México?

Epílogo.— Estos días ha estado circulando en la red social X un vídeo en donde una familia ingresa a un cine en México con bolsas de comida (pollo frito, pizza, y refrescos, entre otros), algo que va en contra de las normas de las empresas distribuidoras de cine. La gran mayoría de los comentarios al video han sido de celebración y orgullo por tomar ventaja frente a la empresa.

A partir de este video, me han surgido una serie de preguntas: ¿Es correcto o incorrecto lo que se muestra en el video? ¿Se trata simplemente de vencer al sistema? ¿Refleja esto la cultura del gandallismo? ¿Es este nivel de ética representativo de nuestra cultura?

El autor es Doctor en Filosofía, fundador de Human Leader, Socio-Director de Think Talent, y Profesor de Cátedra del ITESM.

Contacto: rogelio.segovia@thinktalent.mx

COLUMNAS ANTERIORES

José Gerardo Cantú: Que son los grandes modelos de lenguaje y como benefician al sector inmobiliario
Entre Líneas 05/20/2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.