Monterrey

Raúl Montalvo: Impulsando y transformando un presente y un futuro potenciado en la era digital

La analítica de datos y su influencia estratégica en la inteligencia de negocios ya son un común denominador en el ámbito social y de negocios.

Hoy es cada vez más común hablar y escuchar sobre cómo la Transformación Digital está embebida en nuestra vida diaria, desde el uso de tecnología en nuestras tareas cotidianas hasta en cómo se capitaliza la misma para la generación y aplicación de información derivada.

De aquí que, tanto las empresas como la sociedad (por supuesto el gobierno y en general todos) tenemos una importante coyuntura en la manera en que nos vemos impactados, pero también en cómo nos conducimos. Desde cómo tomamos decisiones interactuando con información procesada, así como con la influencia que ésta ejerce en nuestro actuar. La analítica de datos y su influencia estratégica en la inteligencia de negocios ya son un común denominador en el ámbito social y de negocios.

Esto da una concepción distinta al cómo y al qué en las empresas; por ejemplo, en un mundo de procesos donde el flujo de información es cada vez mayor, lo que sin duda hace evolucionar también procesos y resultados. Hoy, intersecciones entre minería de datos y uso de algoritmos avanzados generan un nuevo dimensionamiento en el espectro de toma de decisiones, tanto a nivel operativo como estratégico-táctico.

Dentro de este contexto, la Inteligencia Artificial, en sus muchas y distintas variantes, permite una clasificación y proyección de tendencias, correlacionamientos y detección de patrones que dan distinta y mayor profundidad a la toma de decisiones, con un potencial que a la capacidad humana a simple vista y acción, escapaban parcial o grandemente.

Hoy temas como la agilidad, la experiencia y el servicio al cliente, entre muchos otros, cobran otro nivel de relevancia en las organizaciones, y son parte de la planeación, enfoque, objetivos a implementar, mejorar y monitorear, traducidos en acciones concretas. Adicionalmente, al tener no solo más herramientas tecnológicas sino también mayor información y potencial de trabajar con la misma, todo ello se conjuga como un gran capital a favor de una más precisa y pertinente capacidad de acción.

Asimismo, el conocimiento y monitoreo del entorno es muy distinto en un contexto de mayor disponibilidad, rapidez y precisión, lo que lleva a la inteligencia de negocios a un nivel de mayor impacto, en prácticamente todos los ámbitos, desde operativos hasta financieros pasando por muchos otros con su respectivo impacto en la productividad, costos, etc.

Las capacidades están en constante evolución, desde conseguir proyecciones más precisas y con apego a escenarios, hasta automatizaciones con un cúmulo importante de información. Lo anterior propone un nuevo y potenciado quehacer en la toma de decisiones para generar un enfoque más estratégico en un mundo sin cuestionar, cada vez más volátil e incierto en varios aspectos. Para muchos, aún estamos en la punta del iceberg y sin duda viendo la evolución.

Por supuesto esto no es privativo de los individuos, las empresas o el gobierno, es inclusivo y permeable a toda la sociedad, por lo que hablar de cómo la evolución digital impacta a la economía y a la sociedad en su conjunto es una realidad, para algunos con efectos negativos en términos de reemplazos y reacomodos en el mundo laboral, para muchos otros emergiendo con un sin fin de oportunidades de generar nuevas alternativas de crecimiento mediante modelos de negocios, productos y servicios, así como mercados.

Sin duda, la afinidad de la Transformación Digital con la innovación y la creación de valor es incuestionable, en un momento en donde crecen los retos en materia de seguridad, privacidad, brecha e inclusión digital, entre otros, también las oportunidades siguen creciendo. Debemos anticiparnos con una visión integral en un momento y entorno altamente dinámico, donde la tecnología en sus diferentes concepciones, la analítica de datos, la inteligencia de negocios, etc. seguirán impulsado y transformando un presente y un futuro potenciado.

El autor es director de EGADE Business School, sede Guadalajara. Doctor en Economía por la Universidad de Essex, con un Post-doctoral Certificate Bridge en Business Analytics por la Universidad de Texas, San Antornio.

Contacto: rmontalvo@tec.mx

COLUMNAS ANTERIORES

José Gerardo Cantú: Que son los grandes modelos de lenguaje y como benefician al sector inmobiliario
Entre Líneas 05/20/2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.