Monterrey

Francis Peujio: Transformando el panorama financiero

El auge de las fintech y su impacto en la inclusión financiera en México.

En México, el sector financiero está experimentando una transformación significativa, impulsada por el crecimiento y la innovación de las fintech. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI, 2021) y el Banco de México (2022), ha habido un notable aumento en el número de usuarios del sistema financiero desde 2015, destacándose especialmente en aspectos como cuentas de ahorro, adopción de tarjetas de débito y la adquisición general de productos y servicios financieros.

Este ascenso refleja una tendencia hacia una mayor inclusión financiera. No obstante, la Asociación de Bancos de México (ABM) señala que el 53 % de los adultos en México no posee una cuenta bancaria y que siete de cada diez personas no tienen acceso al crédito, evidenciando una significativa oportunidad para que las fintech se enfoquen en los sectores desatendidos por las entidades financieras tradicionales (ABM, 2022).

La Asociación Fintech en México (2023) y NTT Data México (2023) destacan que las generaciones más jóvenes, en particular aquellos entre 15 y 25 años, que representan el 17 % de la población total del país, se destacan como un segmento clave para las fintech. Estos jóvenes muestran una mayor tendencia a utilizar servicios digitales y una desconfianza más grande en el sistema financiero tradicional, en gran parte debido a la falta de historial crediticio.

Las fintech, con sus productos financieros adecuados, tienen una oportunidad única para establecer vínculos de largo plazo con este grupo demográfico, ofreciendo soluciones que respondan a sus necesidades específicas y fomenten su inclusión financiera.

Una de las maneras en que las fintech están logrando conectar con la población no bancarizada es a través de soluciones de pagos digitales simples, rápidos y seguros. Estas soluciones no solo fomentan la disminución del uso de efectivo, sino que también dan paso al desarrollo y el aumento de la trazabilidad financiera. A pesar de que el número de transacciones digitales muestra una tendencia al alza, acelerada por la pandemia, persiste el desafío de cómo incentivar la recepción de dinero electrónico y su utilización en transacciones cotidianas sin convertirlo en efectivo.

En este contexto de creciente inclusión financiera y digitalización, es esencial comprender qué son las fintech. Las fintech, abreviatura de tecnología financiera, se refieren a las empresas emergentes y a las soluciones tecnológicas innovadoras diseñadas para competir con los métodos tradicionales en la entrega de servicios financieros.

Estas empresas utilizan tecnología para mejorar o automatizar los servicios financieros y procesos, abarcando desde plataformas de banca digital y pagos electrónicos hasta criptomonedas y tecnología blockchain. Su objetivo es hacer que los servicios financieros sean más accesibles, eficientes y seguros para el público general.

En el mercado mexicano, algunas fintech han logrado destacarse significativamente, marcando la pauta en términos de innovación y adopción por parte de los usuarios. Según Statista (2023), empresas como Konfío y Albo se encuentran entre las más reconocidas y mejor posicionadas. Konfío, por ejemplo, ofrece soluciones de crédito para pequeñas y medianas empresas, facilitando el acceso a financiamiento que a menudo es difícil de obtener a través de bancos tradicionales. Albo, por su parte, se presenta como un neobanco que ofrece una experiencia bancaria completamente digital, con servicios que incluyen cuentas de débito y herramientas de gestión financiera personal.

Además, Bitso se destaca como una de las plataformas líderes en el intercambio de criptomonedas en México, permitiendo a los usuarios comprar, vender e intercambiar criptoactivos de manera segura. La inclusión de Bitso en este contexto subraya la importancia de las criptomonedas y la tecnología blockchain como componentes clave de la innovación fintech en México.

La presencia y el éxito de Bitso, junto con Konfío y Albo, reflejan una tendencia hacia una mayor inclusión financiera y ofrecen alternativas innovadoras que responden a las necesidades y expectativas de una población cada vez más digitalizada.

Estas empresas no solo demuestran el potencial de las fintech para transformar el sector financiero en México, sino que también subrayan la creciente aceptación de soluciones financieras digitales entre los consumidores mexicanos.

La presencia y el éxito de estas fintech reflejan una tendencia hacia una mayor inclusión financiera, ofreciendo alternativas innovadoras que responden a las necesidades y expectativas de una población cada vez más digitalizada.

Mirando hacia el futuro, el panorama para los servicios financieros en México es altamente prometedor para las fintech. Con un 32.2 % de los adultos en México sin ningún producto financiero en 2021 y un crecimiento anual del 8.2 % en usuarios de banca en línea desde 2015 hasta 2021, el mercado está listo para ser transformado (INEGI, 2021; Banco de México, 2022).

Este entorno, combinado con el incremento en el número de cuentas de depósito promedio por persona bancarizada, refleja un movimiento hacia una inclusión financiera más amplia.

A nivel mundial, la revolución fintech está democratizando el acceso a los servicios financieros, cerrando la brecha para aproximadamente 1.7 mil millones de adultos globalmente excluidos del sistema financiero tradicional (Demirgüç-Kunt et al., 2018). Estas innovaciones tecnológicas están facilitando servicios financieros a aquellos previamente marginados, marcando un hito en la inclusión financiera global.

A pesar de los desafíos, incluida la necesidad de una inversión continua, México ha recibido una inversión significativa en el sector fintech, destacando la importancia de un entorno regulatorio y de inversión que fomente el crecimiento y la innovación. La Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, conocida como la Ley Fintech, es un paso adelante en la creación de un marco legal que promueve la innovación, mientras protege a los consumidores y asegura la estabilidad del sistema financiero (Diario Oficial de la Federación, 2018).

La educación financiera y la promoción de la inclusión digital son esenciales para maximizar el impacto de las fintech en la sociedad mexicana. Al educar a la población sobre los beneficios y el uso seguro de los servicios financieros digitales, y mejorar el acceso a internet y la tecnología en áreas subatendidas, se pueden superar barreras significativas hacia la inclusión financiera.

En conclusión, la revolución fintech en México ofrece la promesa de un futuro financiero más inclusivo y equitativo. Es crucial que todos los actores del ecosistema trabajen conjuntamente para superar los desafíos y aprovechar las oportunidades que estas tecnologías presentan. Solo así, México podrá aprovechar plenamente el potencial de las fintech para transformar la vida de millones y fortalecer el tejido económico de la nación.

El autor es profesor investigador de tiempo completo de la Escuela de Negocios de la UDEM. Cuenta con experiencia como consultor en el área de finanzas personales y corporativas. Es candidato al Sistema Nacional de Investigadores (SIN) del CONAHCyT.

COLUMNAS ANTERIORES

Estiman derrama económica mayor a 700 mdp por clásico regio
Espera a sector inmobiliario industrial 10 años de bonanza

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.