Monterrey

Jorge Moreno: La economía de los cuidados y la importancia de la familia

Un campo de estudio que se centra en analizar y comprender la producción, distribución y consumo de los servicios de cuidado.

Han pasado más de ocho años de mi primera colaboración en este espacio, y el tema de aquella entrega sigue siendo tan vigente entonces como hoy: la importancia de la familia como pilar institucional del desarrollo de nuestra sociedad. Sin embargo, con el paso del tiempo, los conceptos vinculados al estudio de esta intitución cambian, se refinan, y nos permite alcanzar nuevas direciones y matices de la importancia de esta intitución en el bienestar de la población.

En este espacio compartiré sobre uno de los temas más recientes del estudio de la familia, concentrándome específicamente en un tipo de servicio que tradicionalmente se proporciona dentro del núcleo del hogar, pero que crea un valor social único, insustituible o cuyo costo de mercado elevado si peste se proveer de manera privada: el cuidado de la población vulnerable.

La economía de los cuidados es un campo de estudio que se centra en analizar y comprender la producción, distribución y consumo de los servicios de cuidado, que incluyen actividades como la atención de niños, ancianos, enfermos y personas con discapacidades. Este enfoque reconoce que el trabajo de cuidado es una parte fundamental de la economía, aunque a menudo ha sido subestimado o ignorado en los análisis económicos tradicionales por realizarse fuera del mercado, y por tanto, no poder evaluarse de manera directa.

Algunos de los temas que aborda el estudio de la economía de los cuidados incluyen el r econocimiento del trabajo no remunerado, el impacto en la participación laboral, las oportunidades de empleo y las trayectorias profesionales, las políticas gubernamentales y sociales relacionadas con el cuidado, y finalmente las desigualdades de género asociadas con la distribución desigual del trabajo de cuidado.

El estudio de la economía de los cuidados es importante por razones de equidad, eficiencia, y diseño de política pública.

En primer lugar, gran parte del trabajo de cuidado, históricamente realizado en su mayoría por mujeres, tiende a ser invisible en las estadísticas económicas convencionales. Este trabajo no remunerado, que incluye el cuidado de niños, ancianos, enfermos y personas con discapacidades, es esencial para el bienestar de la sociedad y su falta de reconocimiento puede llevar a subestimar la contribución real de las personas al desarrollo económico.

Por otra parte, la economía de los cuidados pone de manifiesto las desigualdades de género asociadas con la distribución desigual del trabajo de cuidado hacia dentro de un hogar. El reconocimiento y valorización de este trabajo son fundamentales para abordar la brecha de género y avanzar hacia sociedades más equitativas.

De la mano de los puntos anteriores, las responsabilidades de cuidado a menudo influyen en las decisiones laborales, especialmente para las mujeres. El estudio de la economía de los cuidados ayuda a entender cómo estas responsabilidades pueden afectar la participación en el mercado laboral, las oportunidades de empleo y las trayectorias profesionales.

Desde un punto de vista de diseño de políticas públicas efectivas, el análisis de la economía de los cuidados es esencial para informar y diseñar políticas públicas que aborden las necesidades de cuidado de la sociedad. Esto incluye políticas relacionadas con el permiso parental, el cuidado infantil, el cuidado de personas mayores y discapacitadas, entre otras áreas.

En términos del estudio del trabajo de cuidado, éste tiene implicaciones económicas significativas en términos de productividad laboral, crecimiento económico y distribución de ingresos. Comprender estas dinámicas es esencial para una visión más completa de la economía en su conjunto.

Finalmente, el cuidado adecuado contribuye a una mejor calidad de vida para las personas y comunidades. El estudio de la economía de los cuidados ayuda a identificar cómo las políticas y prácticas pueden mejorar la calidad de vida al abordar las necesidades de cuidado.

De esta forma, el estudio de la economía de los cuidados y su funcionamiento dentro y fuera de la familia, es crucial para una comprensión más completa y precisa de la relación indivisible entre economía y la sociedad, y es fundamental para identificar y diseñar políticas que promuevan la equidad de género, la participación laboral y el bienestar general de la población.

COLUMNAS ANTERIORES

Víctor Romero: Reutilización de tecnología
ENTRE LÍNEAS 22/07/2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.