Monterrey

Hugo René: Devolución de impuestos

¿Regalo prometido o auditoría de terror?

En principio, obtener un saldo a favor de impuestos suena como una buena noticia. Sin embargo, una vez iniciado el trámite de devolución, puede convertirse en un regalo prometido o en una auditoría de terror. La ruleta comenzó a girar, así como la cuenta regresiva. Por lo pronto, el balón está en la cancha de la autoridad, no queda más que esperar.

Si usted no ha tenido la “fortuna” de tener un saldo a favor y al leer el subtítulo de la columna pensó en Navidad y en Halloween, déjeme decirle que no es la primera persona que lo piensa. El trámite puede ser como aquel regalo tan deseado que Santa Claus le trajo o aquella visita a la casa del terror que no lo dejó dormir por un buen tiempo.

Los impuestos más comunes por los que se solicita devolución son el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Abordaremos brevemente los principales motivos que generan un saldo a favor, esto es importante porque la autoridad investigará que la coartada del contribuyente sea válida.

En el caso del IVA, se causa a flujo de efectivo, es decir la diferencia entre el IVA cobrado y el IVA pagado. Si sus pagos son mayores a sus cobros entonces tendrá un saldo a favor. Ya sea porque en ese periodo realizó más pagos a sus proveedores de lo que recibió de sus clientes o quizás realizó el pago de la maquinaría que le permitirá incrementar la producción. Otro motivo que genera saldo a favor de IVA es el manejar diferentes tasas de IVA. Por ejemplo, una empresa que exporta artesanías, las cuales compra a una empresa mexicana, en este caso al comprarlas paga 16% de IVA y al venderlas aplica la tasa del 0% de IVA, por ser exportación. El IVA que pagó en la compra le queda a favor.

Además del motivo que generó el saldo a favor, es importante demostrar la procedencia de los recursos para pagar a los proveedores. En el primer escenario se mencionó que se pagaba más IVA del que se cobraba, por lo que si en ese caso se utilizaron recursos de un tercero, por ejemplo un préstamo bancario o si el saldo de las cuentas de bancos al inicio del periodo era suficiente para justificar los pagos; entonces los estados de cuenta bancarios son el medio para demostrarlo.

Pasando al ISR, si una empresa obtiene saldo a favor de ISR se debe a que los pagos provisionales realizados durante el año a cuenta del impuesto anual fueron mayores al impuesto causado en el año. Las personas físicas obtienen saldo a favor de ISR por la aplicación de deducciones personales, porque el impuesto retenido durante el ejercicio fue mayor al impuesto anual o una combinación de ambos.

Una vez aclarados los principales motivos que generan un saldo a favor en los impuestos mencionados, retomaremos el trámite que iniciamos al principio de la columna. Nos quedamos en que el balón estaba en la cancha de la autoridad. Después, la autoridad puede requerir información o simplemente le realice el depósito del monto solicitado. Si la autoridad le requiere información la auditoría de terror, podría comenzar.

Con la finalidad de validar la procedencia y legitimidad del saldo a favor la autoridad podrá solicitarle lo que considere necesario para comprobar la razón de negocios y la materialidad de los gastos efectuados; para comprobar que las erogaciones no solo se hayan realizado, sino que los servicios o bienes relacionados con las mismas se hayan obtenido. En otras palabras, que no quiera picarle los ojos considerando erogaciones que no realizó o que no se relacionan con su actividad.

Una vez iniciada la auditoría de terror, todo puede pasar. Lo común es que soliciten: facturas, contratos, estados de cuenta bancarios, fotografías, entre otros. Pero no le sorprenda si le solicitan demuestre la procedencia de los recursos financieros utilizados, los datos del abogado que preparó el contrato que ampara la operación, el justificar porque decidió realizar operaciones con determinado proveedor.

No está por demás recordar que los contribuyentes han abusado, por eso para luchar contra ellos la autoridad solicita mucha información y muy específica. Sin embargo, esto ya se salió de control y lo que pide va más allá del objetivo original, comprobar el fondo y la forma de la erogación.

Estimado lector, si alguna vez le proponen alguna estrategia fiscal, coméntele al que se la expone que va a solicitar devolución de impuestos. Que le gustaría saber si el implementarla representa un impedimento para obtenerla. Si el sujeto en cuestión titubea o busca disuadirlo: “dígale no a esa persona, salga de ahí y cuénteselo a quien más confianza le tenga. Cuídese a si mismo y mucho ojo”. Tal y cual lo aconsejaban aquellos comerciales de televisión en los 90′s.

Antes de alguna operación relevante que le genere saldo a favor de IVA o ISR es importante no solo documentarla de forma adecuada, sino también ser minucioso y cuidar los detalles. Esto le permitirá afrontar la avalancha de información y documentos que solicitará la autoridad. Deseo que salga avante de esa aventura y no le pase lo que aquel concursante de un programa de televisión que por un pequeño detalle perdía y el conductor le decía: “¡Lás-ti-ma Mar-ga-ri-to!”

Contacto: huorsa@ortizgarza.com.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Marco Pérez Valtier: Pemex, la recibieron mal, la entregarán peor
Prevén resultados positivos en sector consumo en IV-2023

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.