Monterrey

Miguel Moreno Tripp: Riesgo económico

Hay costos que van de la mano con lo que los gobiernos podrían considerar niveles de deuda insostenibles.

De acuerdo con el International Guide to Cost of Capital 2021 - Summary Edition (Guía Internacional para el cálculo del Costo de Capital 2021- Resumen), “Los riesgos asociados con inversiones internacionales … son los financieros, económicos o políticos. Muchos de los riesgos internacionales son los asociados con invertir en general: incumplimiento de pagos de crédito, retrasos en pagos a proveedores, gasto adicional provocado por el costo de cumplir regulaciones desconocidas (u onerosas), aumentos inesperados en impuestos y tarifas, deficiencias en la disponibilidad de información y problemas de liquidez …

Sin embargo, algunos riesgos se asocian con las inversiones internacionales: riesgo cambiario, falta de información contable fidedigna, entramados legales poco desarrollados e incluso posibilidad de expropiación, inestabilidad política e incluso guerra.

Los riesgos pueden incluir la volatilidad de la economía de un país, reflejada en la tasa de inflación actual (y esperada), el saldo en cuenta corriente, regulación onerosa y reglas laborales adversas, entre otros.

El impacto de estos riesgos económicos parece ser más importante durante los períodos de crisis, cuando los inversionistas internacionales están más reacios al riesgo.

Por ejemplo, tomemos una fuente importante de riesgo económico después de la crisis financiera mundial de 2008-2009: la deuda pública como proporción del producto interno bruto (PIB) de un país. Un grupo de investigadores descubrió que el impacto de un cambio del 1.0% en el nivel de deuda pública en relación con el PIB en las estimaciones de las primas de riesgo país para los países emergentes, es muy diferente dependiendo de si el apetito por el riesgo global es acomodaticio (es decir, los inversionistas están menos reacios al riesgo) o no.

Según estos autores, se estima que las cuestiones relacionadas con el deterioro de indicadores macroeconómicos como el saldo en cuenta corriente, las reservas internacionales y el déficit fiscal; un aumento de la deuda denominada en moneda extranjera emitida por las empresas aumenta la prima de riesgo país con mayor impacto cuando el apetito por el riesgo global disminuye”.

Hay costos que van de la mano con lo que los gobiernos podrían considerar niveles de deuda insostenibles. La denominada inversión extranjera de cartera exigiría un mayor rendimiento esperado para compensar el riesgo adicional de incumplimiento … no solo se refiere a la deuda soberana, sino también a la deuda emitida por las empresas privadas del país”.

Si una persona gasta más de lo que recibe, tendrá que pedir prestado. Si dilapida, tarde que temprano le va a doler. Si un país se endeuda para infraestructura (productiva) está bien, pero si es para comprar votos, lo van a pagar los hijos y nietos.

Parece que hay gente a la que no le importa dejar deuda a sus herederos. ¿Cómo quiere que lo recuerden? ¿cómo el papá o abuelo que les heredó cosas buenas o el que les dejó problemas?

Ps. Se tiró a la basura el avance del aeropuerto que se pagaría por sí mismo; se desperdició dinero finiquitando contratos; se sigue pagando el financiamiento de lo que se tiró a la basura; más dinero tirado a la basura construyendo un aeropuerto que no opera en la práctica; se encarece el flete porque las empresas transportistas tienen mayores costos y riesgos al verse forzadas a usar ese aeropuerto; ahora se forzará a usarse por las aerolíneas comerciales y que se friegue la gente viajando de madrugada. Encima, se crea una línea aérea que vamos a subsidiar hasta que la cierren. Al ver la danza de mediocridad, hasta pareciera que están saboteándose a sí mismos a propósito ¿no se dan cuenta que así serán recordados por generaciones?

COLUMNAS ANTERIORES

Suben 13% ventas y 22% Ebitda de Kof en II-2024
Jorge Manjarrez: In memoriam

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.