Monterrey

Francisco Guzmán: Desafiando la inflación

¿Cómo reducir la incertidumbre en los consumidores durante escenarios de alta inflación?

La inflación es un fenómeno complejo que afecta varios aspectos de la economía de un país, incluido el comportamiento del consumidor y su poder adquisitivo. La inflación se define como un aumento en los precios en toda una economía y en 2023 ha surgido como una de las mayores amenazas para la prosperidad global.

Una inflación baja y estable, generalmente, se ha asociado con un crecimiento más rápido y empleo más estables, mientras que una inflación alta está relacionada con desafíos macroeconómicos y de política monetaria. Las implicaciones de la inflación en la economía pueden ser significativas y de amplio alcance, afectando diversos aspectos de la vida de las personas y el panorama económico en general.

La inflación disminuye el poder adquisitivo, lo que significa que los consumidores pueden comprar menos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero. Desde la perspectiva de los consumidores, la inflación influye significativamente en su poder adquisitivo, el costo de vida y la estabilidad financiera general. A medida que los precios aumentan, los consumidores enfrentan desafíos para mantener su nivel de vida, preservar sus ahorros y gestionar sus deudas.

¿Qué pueden hacer las empresas en el sector del retail? Comunicar de manera efectiva los precios durante la inflación es vital para que las empresas mantengan la confianza y lealtad de los consumidores. Al ser transparentes, enfocadas en el consumidor, las empresas pueden enfrentar los desafíos de la inflación y seguir brindando valor a sus clientes. Reconocer y recompensar a los clientes leales con descuentos exclusivos o beneficios puede ayudar a compensar cualquier sentimiento negativo que surja debido a los aumentos de precios.

La estrategia más básica es asegurarse de tener una política establecida sobre cuándo y cómo cambiar y comunicar los precios, y hacer todo lo posible para evitar que el consumidor se vea afectado y deje de hacer sus compras.

Se recomienda ampliamente diseñar promociones orientadas al valor y resaltar los beneficios de los productos o servicios y comunicar claramente cómo pueden ayudar a los clientes a ahorrar dinero o mejorar sus vidas a pesar del impacto de la inflación.

Además, es recomendable crear un sentido de urgencia mediante ofertas por tiempo limitado. Las ofertas de tiempo limitado animan a los clientes a tomar decisiones de compra más rápidas antes de que los precios aumenten aún más. Considerar el uso de estrategias de precios dinámicos también es una estrategia efectiva. Ajustar los precios en tiempo real según las condiciones del mercado y el comportamiento del cliente puede ayudar a optimizar los precios durante la fluctuación de la inflación.

Además, el uso de datos de clientes e historial de compras para ofrecer promociones personalizadas puede ayudar a aumentar las ventas. Adaptar las ofertas a las preferencias individuales ayuda a mejorar la participación y satisfacción del cliente.

En tiempos de inflación, las personas tienden a comprar en negocios que les ofrecen la mejor relación calidad-precio. Si una empresa puede proporcionar esto a través de un programa de lealtad, es más probable que los clientes sigan comprando allí, incluso cuando los precios suban.

En entrevistas con líderes de tiendas departamentales en México, nos mencionan que para enfrentar escenarios de alta inflación se deben agregar promociones orientadas al valor, principalmente en el área de financiamiento de precios, ya que es la principal barrera. Al mismo tiempo, los minoristas deben incluir suficiente inventario de productos, entregas rápidas y comunicación en redes sociales.

Además, señalan que la alta inflación tiene un impacto significativo, ya que los clientes tienden a dejar de gastar en productos no esenciales, por lo que necesitan promover de manera más agresiva los productos de temporada.

En conclusión, las empresas deben adaptar sus estrategias promocionales durante períodos de alta inflación para enfocarse en el valor, la personalización y la lealtad del consumidor. Al ofrecer promociones atractivas, adaptar las ofertas a las preferencias del cliente y brindarle un excelente soporte, las empresas pueden navegar de manera efectiva a través de períodos de alta inflación y mantener su ventaja competitiva.

El autor es profesor de Mercadotecnia en el Tecnológico de Monterrey campus Guadalajara, afiliado al Centro de Comercio Detallista. Actualmente es candidato a Doctor en Ciencias Administrativas por EGADE Business School.

COLUMNAS ANTERIORES

Sube 22% ventas y 40% flujo de Vitro en IV-2023
Aumenta Fibra Inn ingresos, pero disminuye su utilidad

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.